A los 35 años, el 40% de los embriones son ya defectuosos
  1. Alma, Corazón, Vida

A los 35 años, el 40% de los embriones son ya defectuosos

La proporción de embriones anómalos crece “considerablemente” con la edad materna, de forma que a los 35 años se sitúa en un 40%, a los 38

Foto: A los 35 años, el 40% de los embriones son ya defectuosos
A los 35 años, el 40% de los embriones son ya defectuosos

La proporción de embriones anómalos crece “considerablemente” con la edad materna, de forma que a los 35 años se sitúa en un 40%, a los 38 en un 65% y a los 41 en un 80%, según datos del Centro de Medicina Embrionaria (CME). Así lo indicó la doctora Esther Velilla, directora de esta iniciativa, que imparte en Madrid un curso sobre diagnóstico genético preimplantacional a biólogos procedentes de Europa y países extracomunitarios como India, Egipto, México y Venezuela.

La experta recordó que la mujer nace con una dotación ya establecida de ovocitos que progresivamente van desapareciendo, de forma que al llegar a la pubertad quedan aproximadamente unos 300.000 en los ovarios. Explicó que en cada ciclo menstrual se desarrolla un ovocito y unos mil se pierden y adujo que, de esta forma, a los 35 años a una mujer “le quedan aproximadamente el 10% de los óvulos”.

“Cuantos menos ovocitos quedan peor es su calidad”, comentó la profesora, quien sostuvo que es frecuente que una mujer de entre 38 y 40 años ya haya agotado la reserva de óvulos capaces de dar lugar a un niño sano.

Velilla hizo hincapié en que conseguir un embarazo "no siempre es fácil ni rápido" y esgrimió que "a menudo, la causa invisible de muchos fallos es una anomalía en los cromosomas del embrión que impide que el embarazo evolucione". Agregó que esto ocurre a veces sin que la mujer llegue a enterarse, o bien provocando un aborto o dando un resultado negativo cuando se realiza un ciclo de Fecundación In Vitro.

La doctora subrayó que técnicas como el Diagnóstico Genético Preimplantacional, que ya cubre el sistema público en Andalucía, Castilla La Mancha, Murcia y Canarias, permiten detectar estas anomalías en los tratamientos de fecundación y facilitar así el camino del embarazo. "Aunque las anomalías en los cromosomas aumentan con la edad materna, también en parejas jóvenes sin problemas de esterilidad hay un alto porcentaje de embriones anómalos que explica que, pasados seis meses, menos de la mitad de las parejas que buscan un embarazo lo consigan", abundó.

Según datos del CME, cuando se analizan embriones procedentes de jóvenes donantes de óvulos y semen, el 45% de ellos presentan alteraciones cromosómicas.

La doctora Marisa López-Teijón, asesora del centro, adujo que con el diagnóstico genético preimplantacional se puede averiguar la causa de los fallos en los tratamientos de Fecundación In Vitro y transferir a la mujer únicamente los embriones que cuentan con un número correcto de cromosomas. De esta forma, prosiguió, se consiguen más embarazos evolutivos, reduciendo el número de abortos espontáneos, se evita la gestación de niños afectados por alteraciones cromosómicas y también el aborto terapéutico tras la amniocentesis "por el que muchos padres se deciden al enterarse de que existe anomalía cromosómica".

Juan Álvarez, catedrático de Medicina Reproductiva de la Universidad de Harvard, indicó que el análisis genético permite además reducir los embarazos múltiples puesto que, al analizar los embriones y saber los que están sanos, "habitualmente sólo es necesario transferir uno o dos". "El futuro está en transferir menos embriones y más sanos", concluyó el experto, que imparte uno de los cursos del CME, una iniciativa integrada por diez centros de reproducción asistida para impulsar en España la medicina embrionaria.

Embarazo