Cuando las enfermeras se convierten en detectives
  1. Alma, Corazón, Vida

Cuando las enfermeras se convierten en detectives

Cuanto menos son sorprendentes. O extraños. O incluso demoledores. Los resultados del proyecto piloto de formación a enfermeros en violencia sexista, desarrollado en el hospital universitario

Cuanto menos son sorprendentes. O extraños. O incluso demoledores. Los resultados del proyecto piloto de formación a enfermeros en violencia sexista, desarrollado en el hospital universitario de Getafe, radiografían como pocos la realidad.

Después de chequeos, estos profesionales sanitarios han detectado nada menos que 60 casos de maltrato, cuatro veces más que todos los descubiertos en todo el año anterior. Esta experiencia quieren trasladarla a Galicia los responsables del Consello Gallego de Enfermería, que agrupa a 13.000 profesionales. Máximo González Jurado, presidente de la Organización Colegial de Enfermería, afirmó en las jornadas Violencia de Género que la intención "de la enfermería española es reducir a cero la cantidad de víctimas de la violencia de género que pasan actualmente desapercibidas para los profesionales de la sanidad a la hora de tratar a pacientes que estén sufriendo este grave problema social".

Afirmó asimismo que el proyecto formativo puesto en marcha "ha demostrado su eficacia de una manera incontestable", por lo que debería aplicarse a los 240.000 enfermeros que hay en España. El curso dura menos de una semana, y puede desarrollarse en el propio centro de trabajo y durante el horario laboral cuando se le explica a estos profesionales cuestiones como la detección precoz de los malos tratos, la forma de aislar a las posibles víctimas, "porque generalmente la mujer viene acompañada del presunto agresor", aprender a conservar pruebas que luego pueden ser muy valiosas o informarle a la afectada de las vías que tiene para salir de esta situación.

No son las únicas razones del éxito. Porque los enfermeros están al lado del paciente a lo largo de las 24 horas del día. Es más, el 81% de estos sanitarios son mujeres. Unos 4.000 enfermeros de toda España disponen ya de este protocolo. La conselleira de Sanidade, María José Rubio se ha comprometido incluso a estudiar el apoyo de su departamento a este plan de formación. Menos mal. Porque son ya 1.359 las denuncias presentadas en Galicia por mujeres a causa de los malos tratos en lo que va de año, lo que sitúa a la comunidad gallega es una de las que registra menos denuncias en toda España.

Ilustración de Julio Cebrián.