El café, un antídoto contra la cirrosis
  1. Alma, Corazón, Vida

El café, un antídoto contra la cirrosis

La revista médica norteamericana Archives of Internal Medicine ha hecho público en su último número un dato que ha dejado asombrado a más de un alcohólico.

placeholder Foto: El café, un antídoto contra la cirrosis
El café, un antídoto contra la cirrosis

La revista médica norteamericana Archives of Internal Medicine ha hecho público en su último número un dato que ha dejado asombrado a más de un alcohólico. El café, ese remedio casero para bajar la borrachera, es, al parecer, una eficaz herramienta en la lucha contra la cirrosis.

Los participantes en el estudio, 125.580 individuos que no tenían enfermedad hepática alguna al comienzo del estudio, al serles realizados los exámenes iniciales, fueron un 22% menos propensos a desarrollar cirrosis, de acuerdo con los datos publicados en el artículo Coffee, cirrhosis, and Transaminase Encimes, publicado en el más reciente número de la publicación estadounidense.

Esta enfermedad destruye progresivamente el tejido sano del hígado y lo va sustituyendo por tejido cicatrizado. Determinados virus, como el de la hepatitis C, pueden ser causantes de la enfermedad hepática, pero el motivo más común de cirrosis se encuentra en la ingesta excesiva de alcohol, sobre todo en los países desarrollados.

El consumo de alcohol tampoco lleva indefectiblemente a la cirrosis: otros factores genéticos o nutricionales, el consumo de tabaco o la interacción del alcohol con otras toxinas que dañan el hígado pueden ser causa directa de esta grave enfermedad.

Los pacientes del estudio estadounidense completaron, antes de comenzar el ensayo clínico, fichas en las que se les cuestionaba acerca de su consumo diario de alcohol, café y té durante el año anterior al comienzo de la investigación. Algunos de los voluntarios también fueron sometidos a análisis de sangre para estudiar los niveles de ciertas enzimas liberadas al flujo sanguíneo cuando el hígado se encuentra enfermo o dañado.

El café, mejor que el té

Una vez finalizado el estudio, se descubrió que un total de 330 participantes habían recibido diagnóstico de cirrosis, de los que 199 habían sido diagnosticados de cirrosis alcohólica. Por cada taza de café que tomaron al día, los participantes fueron un 22% menos propensos a desarrollar la enfermedad relacionada con el consumo de alcohol.

Entre aquellos cuya sangre fue analizada, los niveles enzimáticos del hígado fueron superiores entre los que habían consumido alcohol, pero los que combinaban la ingesta de bebidas espiritosas con el café tenían menores niveles que los que sólo consumían alcohol.

Otras infusiones no resultan tan beneficiosas. Así, el té no sirvió para reducir los riesgos de cirrosis o cirrosis alcohólica. El estudio concluye que hay algún ingrediente del café sin descubrir que previene la enfermedad hepática en cualquiera de sus dos vertientes.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más