podría servir para crear insulina más rápida

El caracol más venenoso del mundo servirá para ayudar a los diabéticos

Este gasterópodo podría matar a un ser humano adulto en cuestión de minutos, pero su mayor arma también servirá para ayudar a personas con diabetes

Foto: El caracol cono, conocido como 'caracol cigarrillo', es el más venenoso del mundo.
El caracol cono, conocido como 'caracol cigarrillo', es el más venenoso del mundo.
Autor
Tiempo de lectura2 min

El caracol cono recibe el sobrenombre de 'caracol cigarrillo' porque, en caso de picadura, la víctima solo tendría tiempo de fumarse un último cigarrillo antes de morir. Los gasterópodos del género 'Conus' inyectan una cantidad mortal de insulina a sus presas, a quienes provoca un letal choque hipoglucémico. Pero esta peculiar arma también podría facilitar la vida de las personas con diabetes.

Para regular los niveles de glucosa en sangre, los diabéticos deben tener siempre a mano una dosis de insulina, hormona encargada de su regulación. Las más rápidas disponibles en el mercado actúan en unos 15 minutos, pero una sintetizada a partir del veneno del caracol más venenoso del mundo podría hacer efecto en solo cinco.

"Puedes tener nuevas ideas a partir de venenos animales. Miras cómo afectan a la fisiología de sus presas y usas eso como punto de partida"

El descubrimiento, llevado a cabo por los mismos investigadores que desentrañaron el arma del caracol cono el año pasado, ha sido publicado hoy en la revista 'Nature Structural & Molecular Biology'. La aplicación de este veneno como medicina permitiría desarrollar una insulina tres veces más rápida de lo normal.

Inspiración animal

"Puedes tener nuevas ideas a partir de venenos animales. Miras cómo afectan a la fisiología de sus presas y usas eso como punto de partida", explica la investigadora de la Universidad de Utah y coautora del estudio, Helena Safavi. La clave es aprovechar un arma 'inventada' por la evolución en beneficio propio.

El caracol cono.
El caracol cono.

Las moléculas de insulina están formadas por dos regiones, A y B. Esta última parte permite que seis moléculas se unan y almacenen en el páncreas; esta limitación logística hace que la insulina tarde en actuar hasta media hora, pues primero debe volver a separarse. Gracias a que la insulina del caracol carece de la parte B, puede actuar en solo cinco minutos.

"Tiene sentido [evolutivamente] porque los caracoles deben inducir un choque de insulina en su presa muy rápidamente", comenta Safavi. El estudio de la estructura del arma de este gasterópodo servirá para comprobar si es posible sintetizar una insulina humana que funcione a gran velocidad. "La gente cree que es fácil hacer nuevos fármacos, pero ¿por dónde empiezas?", pregunta Safavi. En este caso, dentro de la concha de uno de los animales más venenosos del mundo.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios