le atribuye 26 delitos e implica a su mujer e hijos

La jueza imputa al líder de los Miguelianos por prácticas sexuales “monstruosas”

El auto de la jueza, dictado este martes, atribuye a Miguel Rosendo hasta 26 delitos de índole sexual, todos ellos por agresión o abusos sexuales

Foto: Feliciano Miguel Rosendo da Silva, líder de la presunta secta de Oia (Pontevedra). (EFE)
Feliciano Miguel Rosendo da Silva, líder de la presunta secta de Oia (Pontevedra). (EFE)

Lo que ocurría intramuros de las denominadas Murallas de Jerusalén, la gran mansión de Oia (Pontevedra) donde se asentaba la secta de los Miguelianos, era terror puro. Así lo describe el sumario instruido por la titular del juzgado de número 1 de Tui, que acaba de dictar un auto por el que procesa al gurú del grupo, Miguel Rosendo, por hasta 26 delitos sexuales, junto a otros de asociación ilícita, contra la integridad moral, contra la Hacienda pública y blanqueo de capitales. Otros 16 colaboradores de Rosendo figuran en la lista de procesados, entre ellos su mujer, dos hijos y cinco falsos religiosos: dos sacerdotes y tres monjas que vestían hábitos sin haber sido ordenadas.

El auto describe “hechos monstruosos con todo tipo de prácticas sexuales”, asegura la abogada de las víctimas, Ana Reguera, que destaca que la jueza ha asumido punto por punto el testimonio declarado por los afectados durante la instrucción del sumario. Son relatos que hablan de la “purificación” a través del semen, de vejaciones, de sexo en grupo y de parejas formadas por el propio Rosendo. “Auténticas aberraciones”, en palabras de Reguera, realizadas únicamente para satisfacer los deseos sexuales del líder de la secta y bajo la enorme influencia que este ejercía sobre sus fieles, ante los que se presentaba como la reencarnación de San Miguel Arcángel.

La abogada Ana Reguera (d), que representa a supuestas víctimas de los Miguelianos. (EFE)
La abogada Ana Reguera (d), que representa a supuestas víctimas de los Miguelianos. (EFE)

Primero en una pequeña herboristería de Vigo y después desde las Murallas de Jerusalén, Rosendo fue forjando una comunidad que llegó a alcanzar los 400 fieles, a los que manipulaba con sus artimañas. Ajeno a la auténtica finalidad de la autodenominada Orden y Mandato de San Miguel Arcángel, el obispado de Tui-Vigo la autorizó como asociación privada de fieles y después la promovió a asociación pública de derecho diocesano, pero todo saltó por los aires en 2014, después de que una de las víctimas lograra escapar del terror. El colectivo fue desautorizado por el obispado de Tui-Vigo meses antes de la detención de su gurú en diciembre de 2014, cuando se cumplía una década de actividad presuntamente ilícita.

El auto de la jueza, dictado este martes, atribuye a Miguel Rosendo hasta 26 delitos de índole sexual, todos ellos por agresión o abusos sexuales. La titular del juzgado le tomó declaración por última vez la semana pasada por videoconferencia, para acordar la prórroga de su estancia en prisión por la gravedad de los hechos investigados, las elevadas penas que conllevan y el riesgo de fuga del imputado.

Junto a Rosendo, también se imputan distintos delitos a otras 16 personas relacionadas con la Orden de San Miguel Arcángel. Entre ellas, se encuentran la mujer y los dos hijos del principal acusado, a los que se considera autores de los delitos de asociación ilícita, blanqueo de dinero y delito fiscal.

Las acusaciones relacionadas con delitos fiscales se basan en un informe económico incorporado al sumario, en el que se avala la intervención judicial de los bienes familiares, valorados en dos millones de euros, y que según los autores del documento fueron reunidos por Miguel Rosendo con las donaciones de sus fieles. Entre los bienes embargados por el juzgado, aparecen tres chalés: el de Oia, también conocido como 'casa madre', otro en la provincia de Pontevedra, donde vivía la hija de Miguel Rosendo con su familia, y un tercero en Collado-Villalba (Madrid), al que Rosendo trató de trasladar su actividad cuando empezó a verse en problemas. La fortuna de este pensionista que cobraba una pensión de apenas 500 euros incluye dos coches y un bajo comercial.

Aunque el número de supuestas víctimas del gurú de la secta asciende a 10, solo cinco de ellas reconocieron los hechos ante la jueza. Entre las cinco que los negaron se encuentran las dos falsas monjas, denominadas 'bastones' en la jerga de la organización, que comparten la condición de víctimas e investigadas, y que acompañaban a Rosendo en sus apariciones litúrgicas. También figuran en la lista de imputados dos falsos sacerdotes que eran así considerados en la secta, aunque aún no habían sido ordenados.

El auto decreta la prisión comunicada y sin fianza para Miguel Rosendo, al que se imponen asimismo una serie de fianzas para garantizar las responsabilidades pecuniarias que pudieran derivarse en caso de sentencia en contra. Entre responsabilidad civil, multa y costas, a Rosendo le corresponde una fianza de forma conjunta y solidaria con otros tres acusados de 979.537 euros; otra en solitario de 583.000, y una tercera junto a 12 procesados por 625.000 euros.

La jueza establece también en su resolución la responsabilidad civil subsidiaria del obispado de Tui-Vigo, que fundamenta en que la asociación que regía Rosendo “estaba amparada” y “ actuaba al servicio y bajo la dependencia” de la citada jurisdicción del obispo. “Es evidente la existencia de un vínculo necesario entre los sujetos activos del delito y las personas o entidades subsidiariamente responsables”, señala el auto.

Junto a Rosendo, también se imputan distintos delitos a otras 16 personas relacionadas con la Orden de San Miguel Arcángel, entre ellas su mujer y sus dos hijos

La resolución de la jueza será notificada los próximos 21 y 22 de diciembre a los 17 procesados. Antes de ser juzgados ante la Audiencia Provincial de Pontevedra, tanto la Fiscalía como la acusación particular y los abogados deberán presentar sus escritos de acusación o defensa. La abogada de la acusación, Ana Reguera, se mostró muy satisfecha por un auto que consideró “muy duro” pero “perfectamente fundamentado”.

El caso de la orden de los Miguelianos se destapó con un demoledor informe de un despacho de detectives, realizado tras la salida de la secta de una de sus víctimas, que detalló los abusos sexuales, físicos y psicológicos que ejercía el gurú con sus seguidores. Según esas averiguaciones, “a algunas de las mujeres con las que mantenía relaciones [Rosendo] les ordenaba tomarse todos los días una pastilla, sin desvelar su composición ni finalidad. Y en ocasiones usaba la fuerza, tirando al suelo a algunos miembros de la orden o cogiendo de los pelos a una de sus colaboradoras, arrastrándola por el suelo entre rosales, causándole heridas sangrantes en la espalda”.

Entre las víctimas de los supuestos abusos del líder de la secta se encuentra la exactriz Olalla Oliveros, que en 2010 dejó su prometedora carrera como modelo y actriz para ingresar en la orden y convertirse en la hermana Olalla del Sí de María. No fue la única cara conocida que cayó bajo la influencia de Rosendo. Poco antes que ella, una de las hijas de Isabel Presleyr, Tamara Falcó, realizó un retiro espiritual de un fin de semana en su centro de Oia, y se confesaba como una católica renacida que escapaba de un mundo de frivolidades.

Galicia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios