"todos vestidos de luto"

La oposición venezolana boicotea el 20-M de Podemos: a la misma hora y a 500 metros

Grupos antichavistas, que ya han protagonizado protestas contra Podemos, difunden una convocatoria en la Puerta del Sol coincidiendo con la manifestación por la moción de censura

Foto: Carteles de las manifestaciones, ambas convocando en la Puerta del Sol.
Carteles de las manifestaciones, ambas convocando en la Puerta del Sol.

Misma hora, pero finalmente distinta ubicación. La oposición venezolana se manifestará este sábado a 500 metros de la Puerta del Sol, después de que la Delegación del Gobierno obligase a los organizadores a buscar un lugar alternativo porque la céntrica plaza ya había sido solicitada previamente por Podemos para celebrar una concentración en apoyo a las mociones de censura contra el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la presidenta regional, Cristina Cifuentes.

La formación liderada por Pablo Iglesias ha convocado a las 18:00 de este sábado, mientras que los opositores al chavismo, quienes ya han celebrado en la capital concentraciones de repulsa a Podemos, se congregarán entre las 16:30 y las 20:30 en la cercana plaza de Isabel II. Sin embargo, los grupos opositores siguen difundiendo los carteles que convocan a "todos vestidos de luto" en la Puerta del Sol, pues fueron diseñados y distribuidos antes de lograr la autorización en la Delegación del Gobierno. En la tarde de este jueves ya se mezclaban con otros que señalaban la nueva ubicación.

La coincidencia ha generado inquietud en las filas de Podemos e IU. Sin descartar la posibilidad de que se produzcan hostilidades entre los asistentes a una y otra manifestación, existe también el temor a que su puesta en escena de la "moción ciudadana" quede enturbiada a nivel informativo o se intente boicotear.

Un dirigente de IU ya denunció la pasada semana que había sido bloqueado en el centro cultural Venezuela Diversidad Cultural de Madrid, junto al embajador venezolano y otros asistentes a un acto, al no poder abandonar el edificio por la protesta de un grupo de 200 opositores al presidente venezolano, Nicolás Maduro. Posteriormente, la coalición de izquierdas exigió “la inmediata dimisión de Dancausa [delegada del Gobierno] por permitir durante horas el cerco violento de centenares de manifestantes contra asistentes a un acto en un local de la embajada de Venezuela”.

El embajador venezolano, Mario Isea, afirmó posteriormente que la "turba" de personas que participaron en la cacerolada frente al edificio mantuvieron una "actitud violenta y desafiante" y algunos de ellos habrían golpeado, siempre según la versión del diplomático, a tres asistentes a su entrada al acto. El propio presidente venezolano, Nicolás Maduro, se refirió a este suceso como una “agresión” a través del canal público de televisión y pidió al rey de España, Felipe VI, investigar lo sucedido.

En junio del pasado año ya se produjo una bronca entre opositores venezolanos y miembros del círculo de mayores de Podemos, aunque ni siquiera fue necesaria la intervención policial que vigilaba la situación. El cruce de reproches se produjo en la Puerta del Sol, donde los antichavistas habían instalado una carpa a escasos metros de la mesa informativa en la que los simpatizantes de la formación morada recogían firmas contra la denominada Ley Mordaza.

Cada manifestación contará con su propio dispositivo policial, en función de las previsiones de asistencia trasladadas por los organizadores

Cada manifestación contará con su propio dispositivo policial, en función de las previsiones de asistencia trasladadas por los organizadores. Podemos ha calculado que movilizará en torno a 20.000 personas, mientras que en la caso de la oposición venezolana la previsión es de medio millar. A pesar de todo, las fuerzas de seguridad cuentan con agentes movilizados en caso de que tengan que reforzar los dispositivos asignados. La Puerta del Sol es además un lugar por el que transita un elevado número de personas. La presencia policial será en todo caso “adecuada y proporcionada”, según fuentes de la delegación del Gobierno, para garantizar la seguridad de manifestantes y transeúntes.

El objetivo de Podemos, IU y las confluencias es mostrar músculo en la calle y recoger entre la ciudadanía los apoyos que no han conseguido en el Congreso para sacar adelante la moción de censura. Esto es, fiar una buena parte de su capital político a la movilización social para intentar transmitir el mensaje de que la calle está del lado de una moción de censura contra el PP a la que no se han sumado ni PSOE ni Ciudadanos. De ahí el temor a que cualquier imprevisto acabe desviando el mensaje central que pretende traslada la formación.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
32 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios