ángela vallina, del grupo GUE-NGL

El escándalo asturiano que lo tenía todo: una eurodiputada, alcohol y un tobillo roto

El abogado de la política asturiana niega los detalles de la polémica y sólo confirma que "hubo una diferencia sobre el estacionamiento del vehículo que trasladó a Vallina al hospital"
Foto: Ángela Vallina durante su campaña al Parlamento Europeo por IU. (EFE)
Ángela Vallina durante su campaña al Parlamento Europeo por IU. (EFE)

Después de la tormenta, la eurodiputada asturiana de IU Ángela Vallina está sedada y convaleciente. En las últimas 72 horas, quien fuera la alcaldesa de Castrillón en dos períodos, entre 2003 y 2004 y de 2007 a 2014, se rompió el tobillo al resbalar el viernes, llegó con su marido a las urgencias del Hospital San Agustín de Avilés en estado de embriaguez -según los testigos de La Nueva España-, exigió ser atendida rápidamente y se negó a retirar el coche que impedía la circulación de una enferma grave en una camilla. 

Un enfermero explicó algunos detalles de la bronca: "le pedí al conductor del coche (el marido de Ángela Vallina) que lo apartase un poco para poder pasar con la camilla y se negó". En respuesta, "esa persona empezó a gritar (en bable) 'lo urgente es lo mío'". Entretanto, los camilleros cambiaron su ruta con la mujer que se encontraba grave y Vallina y su marido les acusaron de haber arañado el coche. La bronca estaba armada. "Me puse a hacer una foto con el móvil para tener una prueba de la falsedad de su acusación y en ese momento las increpaciones y la bronca subieron de tono", continuó el enfermero, que acabó llamando a la policía de Avilés.

Visita de los entonces príncipes de Asturias a Castrillón cuando Vallina era alcaldesa. (EFE)
Visita de los entonces príncipes de Asturias a Castrillón cuando Vallina era alcaldesa. (EFE)

El periódico asturiano cita una fuente que acredita además que el matrimonio estaba bajo los efectos del alcohol. "Tanto es así que Vallina, en ese momento sentada en el asiento del copiloto, le dijo con voz pastosa a una médica que pasaba por allí: 'Oye, cari, ¡ábreme la puerta!'".

Consecuencias políticas

Este es el relato recogido de más de una decena de testigos que, no obstante, han sido desacreditados por el abogado de la representante en en Parlamento Europeo del Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica (GUE-NGL). El letrado Francisco Jiménez ha sido el único portavoz de este asunto que ya le está costando a Vallina alguna que otra petición de dimisión.

Manos Limpias ha sido el primero. El presidente de este sindicato en Asturias, José Alfredo García Fernández-Del Viso solicitó su dimisión por el escándalo en el que a su juicio "hizo gala de una actitud chulesca, bajo los efectos de bebidas alcohólicas según indican varias fuentes e intimidando a profesionales sanitarios como si de un toro miura se tratara". 

Por su parte, la Corriente Sindical de Izquierda (CSI), acusada junto con Podemos de acoger la ideología del sanitario con el que se encaró Vallina, prefieren no entrar en la polémica porque tiene "otros problemas que resolver".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
29 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC