Diecisiete comunidades y más de 120 oficinas en el mundo. 34 sólo de Cataluña. Es para contrarrestar esta situación que el Ministerio de Exteriores ha planteado una ley (la Ley de Acción Exterior) que intenta agrupar las oficinas regionales en las dependencias de las nacionales ya existentes. Oficinas comerciales y diplomáticas de cada región son “invitadas” a incorporar sus estructuras a las correspondientes instituciones españolas.

Desde abril de 2012, el Ejecutivo está alcanzando acuerdos de cooperación con varias comunidades. Todas han firmado, menos País Vasco y Cataluña, que apuestan por la ‘marca regional’ en el extranjero, y Asturias y Navarra: ambas cuentan con un modelo más modesto de expansión internacional.

Se trata de un proceso de incorporación todavía en curso que deja el mapamundi de la presencia regional como en el siguiente mapa interactivo. La información con la que se ha elaborado procede de los departamentos de acción exterior de las comunidades y del Ministerio de Economía y Hacienda.

Coloque el ratón sobre los puntos azules para conocer los detalles de cada oficina. Desplácese por el mapa manteniendo presionado el cursor en un punto cualquiera.  

Cataluña es, con diferencia, la que más oficinas tiene en el extranjero. Sólo para mantener e incentivar la actividad de las de acción comercial (dentro del programa 'Acció'), esta comunidad invirtió, en 2012, 168 millones de euros, según consta en el documento presupuestario regional. La cantidad no incluye el mantenimiento de las cinco delegaciones del Gobierno catalán en cinco importantes ciudades extranjeras: Londres, París, Bruselas, Berlín y Nueva York.

Esta inversión no es casual: “Seguiremos apostando, con voluntad de colaboración y de información, por nuestro propio modelo de acción exterior, porque creemos que es un modelo de éxito que sitúa a Cataluña en el mundo”, explicó en abril de este año el consejero de Empresa y Empleo de la Generalitat, Felip Puig.

El sangrante caso de Sao Paulo: 11 representaciones

La segunda comunidad con mayor representación ‘independiente’ en el extranjero es Andalucía. El mantenimiento de oficinas comerciales autónomas y a cargo de la comunidad es una de las decisiones tomadas por la Junta, que ha “concedido” la integración sólo para tres de sus sedes: Londres, México D.F. y Tokio. Por el momento, el Gobierno andaluz no ha querido ir más allá.

“No se trata tanto de que sobren recursos para nuestro sector exterior, sino de que no se produzcan casos fuera del sentido presupuestario común”, explica un portavoz del Ministerio de Economía, desde donde se está pilotando esta reorganización, así como la integración de las seis comunidades más exportadoras al consejo de orientación estratégica del Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX).

La reforma en curso, explican desde este ministerio, apunta sobre todo a evitar que ocurran situaciones como las de Sao Paulo. Hasta hace escasos años, en esta ciudad brasileña se encontraban once oficinas: una del Estado y diez de las diferentes comunidades autónomas.

Diplomacia regional

Lo que según el Gobierno es una "optimización" ha sido leído como un "intento de prevaricación" por parte de grupos nacionalistas y de la oposición. La realidad actual es que, en cuanto a representaciones diplomáticas, la mayoría de las regiones apuestan hoy por incorporarse a las embajadas nacionales: el personal sigue a cargo de la comunidad, pero “es diferente pagar por una sede o por unos metros cuadrados dentro del espacio de la sede nacional”, defienden desde el Ministerio.

En este ámbito es donde resalta el papel que las comunidades quieren jugar ante Europa: con excepción de Canarias y Castilla y León, todas cuentan con una oficina de representación en Bruselas. Cabe recordar que las instituciones comunitarias son las que distribuyen, cada año, los mayores fondos para el desarrollo regional.

Por su parte, las fuerzas nacionalistas en el Congreso aseguran que se trata de una “invasión ilegítima” de las competencias de las comunidades autónomas. Así se expresó Convergència i Unió durante el debate parlamentario previo a la votación de la ley, en la misma línea del Partido Nacionalista Vasco (PNV): el Gobierno central debe ejercer una “acción de coordinación” y no “de vigilancia”, según este grupo.

También el BNG calificó de “innecesario” el compartir espacio y tiempo con el Estado. En el caso gallego, la plataforma de expansión empresarial se lleva a cabo de la mano de la Asociación de Empresarios de Galicia. La Xunta dedicó, en 2012, 18 millones de euros a mantener sus sedes empresariales en el extranjero, y en junio de ese año empezó el proceso para integrarlas en las dependencias nacionales. Desde la plataforma que reúne estas oficinas detallan que "se está estudiando" la posible reorganización de las mismas. 

Algunas comunidades, para optimizar recursos, prefieren optar por una red de colaboradores, sobre todo en lo comercial. Es el caso de la Comunidad de Navarra, que, preguntada por este diario, ha explicado tener contratadas a 77 personas en varios países para facilitar el asesoramiento y la asistencia a empresas locales que quieran externalizarse.

En la misma línea se mueve Asturex, el departamento de promoción exterior del Principado de Asturias: no tienen oficinas, pero sí colaboradores freelance con el objetivo de ayudar las empresas locales a instalarse o a invertir en el país de destino.