ADEMÁS DE LOS 12.000 ANUNCIADOS AYER POR MONTORO

Los defraudadores regularizan otros 20.000 millones sin pagar a Hacienda

La cifra de dinero negro aflorada por la amnistía fiscal es mucho mayor que los 12.000 millones hechos públicos ayer por el ministro de Hacienda, Cristóbal
Foto: Los defraudadores regularizan otros 20.000 millones sin pagar a Hacienda
Los defraudadores regularizan otros 20.000 millones sin pagar a Hacienda
La cifra de dinero negro aflorada por la amnistía fiscal es mucho mayor que los 12.000 millones hechos públicos ayer por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Según distintas estimaciones de fuentes cercanas al departamento, el patrimonio atraído por la regularización sería de al menos otros 20.000 millones y correspondería al dinero originado con anterioridad a 2008, que ha prescrito y no tiene que pagar ni siquiera el recargo del 10%, y a las regularizaciones tradicionales atraídas por este proceso y por el endurecimiento de las medidas antifraude a partir de ahora. Hacienda tiene intención de hacer pública la cifra definitiva en cuanto tenga todos los datos.

El propio Ministerio aseguraba ayer en un comunicado que "en la medida en que la Agencia Tributaria pueda disponer de información más detallada sobre el volumen de bienes y derechos aflorados como consecuencia del proceso de regularización extraordinaria que concluyó el pasado 30 de noviembre, se podrá ofrecer un balance más completo sobre los capitales aflorados, así como de los ingresos relacionados con dicho proceso. Todo ello, una vez analizadas las DTE y declaraciones complementarias ya presentadas, y las extemporáneas que se puedan seguir presentando por IRPF, Impuesto sobre Sociedades, Impuesto sobre el Patrimonio e IVA".

Según las fuentes consultadas, el importe de capitales aflorados será notablemente superior a los 12.000 millones y puede alcanzar perfectamente otros 20.000, es decir, un total de 32.000 millones como mínimo. Como ya adelantó El Confidencial en septiembre, la amnistía ha atraído a un patrimonio muy elevado pero ha recaudado muy poco (menos de la mitad de los 2.500 millones previstos) porque el recargo del 10% no se ha aplicado sobre todo el patrimonio regularizado, tal como se pretendía inicialmente, sino sólo sobre el generado a partir de 2008; el anterior se considera prescrito y no ha tenido que pagar un euro por regularizarse.

Es más, tal como informó este diario la semana pasada, se han dado numerosos casos en los que el defraudador no sólo no tiene que pagar nada por regularizar el dinero negro, sino que incluso le sale 'a devolver', es decir, genera una base imponible negativa que puede reducir su factura fiscal 'regular'. Si los activos ocultos son anteriores a 2008, sólo debe pagar por la rentabilidad que ha generado en los últimos años; y si ésta es negativa porque ha sufrido pérdidas, genera una minusvalía. Eso sí, para apuntársela debía ir por la vía de la regularización ordinaria tradicional, no por la excepcional de la amnistía.

Los inspectores de Hacienda pusieron ayer de manifiesto esta situación en un comunicado: "Una de las razones que explica la reducida recaudación estriba en la generosa interpretación de la Dirección General de Tributos hizo aplicando la institución de la prescripción a esta medida, cuando la propia ley extraordinaria no la regula. Ello provoca que una parte importante de los activos aflorados se hallen prescritos".

Éxito más allá de la recaudación

A pesar de la escasa recaudación, la amnistía fiscal tendrá dos importantes efectos. El primero es que las rentabilidades que obtengan esos 32.000 millones tributarán en España a partir del próximo año, cuando hasta ahora estaban ocultas al fisco. Un cálculo grueso arrojaría que una rentabilidad media del 5% (1.600 millones) puede generar una recaudación al tipo medio del 30% de unos 500 millones anuales. El segundo es que ese dinero entra en la economía formal, con lo que puede invertir en distintos activos (empresas, deuda pública, nuevos negocios) y generar efectos beneficiosos que contribuyan a la salida de la recesión.

En todo caso, numerosas fuentes del sector aseguran que el proceso ha sido un éxito más allá de la recaudación, porque ha generalizado la idea de que estábamos ante la gran oportunidad para regularizar el dinero negro y muchísimos defraudadores la han aprovechado. "Ha sido importante el endurecimiento de las medidas antifraude, en especial la obligación de declarar los bienes en el extranjero y el fin de la prescripción de las rentas ocultas", afirma un experto fiscalista.

A partir de ahora, Hacienda tendrá que calcular los patrimonios prescritos regularizados, que se incluyeron como anexos a la declaración especial (el modelo 750) ya que en el cuerpo de dicha declaración sólo hay que incluir aquel patrimonio por el que sí se paga. Asimismo, tendrá que contabilizar las declaraciones complementarias (regularizaciones tradicionales) que han presentado masivamente -según confirman varios despachos fiscalistas- y pueden seguir presentando los defraudadores a los que esta opción les salga mejor que la especial. Estas complementarias, aunque en algunos casos salen 'a devolver', pueden suponer un incremento de la recaudación asociada con el proceso de regularización.
Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
46 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

La importancia de la tecnología y la innovación en CEPSA
Introducing Amazon Go and the world’s most advanced shopping technology
Fifth Harmony - Work from Home ft. Ty Dolla $ign

ºC

ºC