La Federación Española de Triatlón (FETRI) vive sus horas más bajas. Lo ocurrido el pasado sábado durante la celebración de la final de clubes, cuando se agruparon 80 triatletas para pedir la dimisión del presidente José Hidalgo, es un reflejo de lo que viene ocurriendo en el organismo nacional en los últimos meses, donde la situación se ha convertido en insostenible. La nefasta gestión económica, la deuda en 2012 se cifra en 290.000 euros, una élite denostada y unas carreras populares cada vez menos accesibles son las señas de identidad de la FETRI.

Los triatletas han estallado este sábado después de que muchos de ellos en sus páginas webs  y por otros medios, como la plataforma ‘Iniciativa por el Futuro del Triatlón’ liderada por dos deportistas insignia de esta disciplina deportiva como Javier Gómez Noya e Iván Raña, y que luchaba por diversos cambios dentro de la Federación, ya mostraran su malestar por cómo se están haciendo las cosas dentro de la FETRI. José Hidalgo salió reelegido como presidente del organismo el pasado mes de enero a través de un sistema de votación donde un voto no equivale a una persona, sino que dependiendo de quién vote tiene mayor o menor peso. Los triatletas poco pueden hacer en estas votaciones. Una de sus primeras medidas que adoptó fue doblarse el sueldo pasando a cobrar 66.000 euros anuales, más dietas.

La final de clubes, escenario de polémica

La FETRI tiene cada vez más faltas en su haber. Las últimas han sido celebrar una final de clubes a finales de octubre, cuando, según su propia normativa, tienen que hacerlo entre mayo y julio. El triatleta internacional Antón Ruanova, en conversación con El Confidencial, explicó lo que ocurrió el pasado sábado: “Era una sentada para hacer algo lo más leve posible y que todos se unieran a la causa. Lo que ocurrió es que los equipos tienen que estar en la cámara de salida 8 o 10 minutos antes de que empiece la prueba. Cuando nos llamaron, los equipos nos sentamos y empezamos a leer un comunicado (imagen) para mostrar nuestro malestar. La normativa de la FETRI, repito, de la FETRI, indica que si no vas a la cámara de llamadas cuando te llaman, pierdes el sitio en la salida, en la arena para tirarte al agua y colocarte lo mejor posible. En ningún caso habla de descalificación, que es lo que nos hicieron a nosotros”.

La final de clubes se disputa entre los diez mejores de España de Primera división. En total, participan 100 triatletas, 10 por equipo, en carreras individuales donde cada miembro del equipo logra una puntuación, de mayor a menor en función de la entrada en meta. El club con más puntos resulta el ganador. Ruanova pertenece al Arcade Inforhouse Santiago, equipo que resultó ganador después de que fueran readmitidos: “Al final nos dejaron correr porque por normativa tienen que dejar hacerlo. Después de la carrera, estuvimos esperando a las clasificaciones un buen rato y cuando salieron sólo estaban Ecosport y Diablillos, los dos equipos que no apoyaron el comunicado. Casualidad o no, el presidente del Ecosport tiene un cargo en la Federación”.

Antón Ruanova explicó a este diario cómo había surgido la : “Nos pusimos de acuerdo por Facebook varios clubes y surgió la iniciativa”. El gallego es triatleta internacional desde 2005. Desde entonces, su relación con la Federación es prácticamente nula. Casualmente, en los últimos días, José Hidalgo se puso en contacto personalmente con Ruanova para explicarle que todo iba a cambiar. El de Santiago lo explica así: “Después de la llamada, ya reflexionando, me di cuenta de que Hidalgo no quería arreglar los problemas, quería apagar el incendio. De repente, me dijo que mi opinión era importante cuando nunca me ha llamado para preguntarme si necesitaba algo o qué tal me iba. Nunca me han dado ninguna beca. Quedé subcampeón de España en 2010 y 2013. Y en 2010, me dieron 500 euros a repartir en 3 trimestres presentando facturas. Me pareció tan indignante que no los cobré y este año, por supuesto, tampoco he visto ni un euro”, reconoce el gallego.

La situación de Ruanova, un reflejo de la realidad

Ruanova es triatleta internacional, pero nunca ha participado en pruebas de primer nivel. Esta temporada, la Federación lo llevó a algunas carreras de la Copa del Mundo, de Europa… Las pruebas del campeonato del mundo, las World Triathlon Series donde Javier Gómez Noya se proclamó campeón mundial, nunca las ha corrido. Esta temporada, para la carrera de Kitzbuehel (Austria), España tenía cinco plazas, pero sólo iban cuatro y, por tanto, quedaba una libre. El triatleta gallego explica los logros que hizo para poder acudir a la cita austríaca: “Para poder correr allí, fui a la Copa del Mundo de Huatulco, México. Me pagué el viaje, la inscripción, hotel… y quedé sexto. Además del dinero que logré, con el que cuadré un poco los gastos que había tenido, subí en la clasificación ITU con los puntos logrados”.

Con los puntos necesarios en la clasificación mundial, Ruanova escribió a la FETRI para que tramitara su inscripción. Cumplía con el ranking, se lo iba a pagar todo y sobraba una plaza. Ruanova analiza lo que ocurrió después: “Me denegaron la inscripción porque no cumplía sus criterios. Para la FETRI, había que cumplir el haber participado en algunas pruebas de la Copa de Europa, como la de Quarteira, donde no pude ir porque estaba con fiebre, o la Banyoles, donde participé pero no en la Copa de Europa, sino en la prueba de B Dream, donde hay menos nivel y podía acceder a un premio económico más fácilmente y así costearme el viaje a México. Como estaba entrenando a tope para llegar a la Copa del Mundo de México lo mejor posible pues me decanté por el B Dream. En la FETRI no se quisieron dar cuenta de que la Copa del Mundo es mucho más importante, allí quedé sexto y ascendí en el ranking ITU para poder ir a Austria”, asegura. 

B Dream, una empresa que no paga a los triatletas

José Hidalgo, presidente de la Federación Española de Triatlón (FETRI)José Hidalgo, presidente de la Federación Española de Triatlón (FETRI)

La empresa B Dream es una empresa internacional de organización de eventos deportivos que mantiene un contrato con la FETRI hasta 2016. La ITU, B Dream y la FETRI lanzaron un proyecto financiero justo cuando José Hidalgo salió reelegido en la presidencia en enero de 2013. La citada compañía prometió 550.000 euros en premios cuando su capital social era de 3.000. La FETRI anunció de manera oficiosa que avalaba los premios de B Dream. Por su parte, la ITU adelantó el dinero a B Dream de las pruebas internacionales de Copas del Mundo, de Europa o WTS. Como ejemplo, la prueba de Banyoles, que tuvo prueba B Dream y Copa de Europa. La empresa sería la encargada de los pagos. En total, unos 275.000 euros que la compañía debe a la ITU (que se lo había adelantado) y que forman parte de los 550.000 euros en premios. El calendario de pagos incluye el año 2014 y una rescisión unilateral del contrato con la FETRI liberaría a B Dream de pagar. Por su parte, la Federación, como aval, tendría que hacerse responsable de los pagos.

La empresa internacional ya ha suspendido pruebas, como las de Sevilla, Cádiz, Oporto, Lisboa  o Gijón, e incluso Alicante, sólo dos días antes de la prueba con lo que eso acarrea para los participantes. Además, sólo ha abonado los premios de la primera prueba, Banyoles y eso, bajo presión: “Estamos esperando a que nos paguen Madrid, Palamós… A mí me deben algo más de 3.000 euros. Ahí tengo los cheques en casa, muy bonitos y sin poder cobrarlos. Ni los cobraré, claro. Ahora la FETRI se justifica diciendo que les dejaron tirados, pero no es nuestro problema que hayan contratado a esta empresa sin aval ni nada”, reconoce Ruanova.

 

 

Juan Rodríguez y la publicidad del mono, otros de los problemas

Además de los impagos, al FETRI también tiene más polémicas con los triatletas. Una de ellas es la publicidad que se le permite llevar a los deportistas en su indumentaria: “Antes la Federación pagaba los viajes a muchas pruebas. Como te llevaban, pues llevabas sus patrocinadores. Te dejaban un hueco para tus propios sponsors, pero tenías que justificar que ese patrocinador te suponía 6.000 euros y que te los daban en metálico y no en material deportivo. Ahora ha cambiado todo. Nosotros nos pagamos viaje, inscripciones y alojamientos y en los monos no podemos incluir publicidad propia”, reconoce Ruanova.

Por último, la dirección técnica es otro de los temas que preocupa a los triatletas. Juan Rodríguez, exdirector técnico de la FETRI, ya se ha desvinculado de la Federación, porque hasta la fecha, aunque ya no era director técnico todavía seguía formando parte de la Federación. Casualmente era el hermano de la Tesorera de la FETRI. Juan Rodríguez y José Hidalgo tuvieron una reunión hace poco más de tres semanas en la que ambos intercambiaron pareceres y donde Juan quedó totalmente desvinculado de la Federación.

Acto seguido, el ya exdirector técnico eliminó todo el contenido de su trabajo en la FETRI durante los años que había trabajado allí que albergaba la página Web www.ac.triatlon.org y que ya está en desuso. Ahora, Iñaki Arenal, nuevo director técnico, elabora a contrarreloj unos nuevos criterios olímpicos que deben estar listos antes de final de año para que los triatletas españoles puedan participar en los Juegos Olímpicos de 2016. Esta es la realidad de una Federación que cuenta con los mejores deportistas del panorama mundial, pero que están, en gran parte de las situaciones, desamparados.