Vuelve la Liga. Esta temporada, la competición doméstica arranca más pronto que nunca, un 17 de agosto. Hoy, tres partidos abrirán la primera jornada, Real Sociedad-Getafe, Valladolid-Athletic y Valencia-Málaga. Los equipos están preparados para vivir 38 jornadas de competición y, a falta de algún fichaje de última hora, todo está listo para que el balón empiece a rodar. Barcelona y Real Madrid centrarán todos los focos de atención y, si sucede como en las últimas campañas, serán los dominadores natos del campeonato. La Liga más descapitalizada de los últimos años está lista, horarios cuanto menos polémicos, unos precios desorbitados, en muchos casos, en los abonos y entradas y nuevas normas. Entre ellas, las ocho grandes novedades que los árbitros tendrán que tener en cuenta en los partidos de esta temporada entre las que destaca la revisión minuciosa de las salas de dopaje en todos los estadios. Sólo falta escuchar el pitido inicial para que todo eche a andar.

La Liga se caracterizó en los últimos años por contar con el mejor cartel. Equipos con buenos presupuestos que tenían en sus filas a los mejores jugadores del panorama mundial. Las últimas temporadas esta tendencia va a menos y la próxima campaña, a excepción de Barcelona y Real Madrid, los equipos echaran en falta a muchos de sus mejores futbolistas como Falcao, Negredo, Navas, Soldado, Iagos Aspas… son nombres que no se verán ya en los campos españoles.

Los problemas económicos de los equipos han llevado a emigrar a muchos jugadores a las ligas extranjeras. Falcao ha dejado el Atlético de Madrid para marcharse al Mónaco, Negredo y Navas se han ido al Manchester City, Soldado al Tottenham y Iagos Apas ha dejado Vigo para marcharse a Liverpool. Son algunas de las ausencias más notables que tendrá el campeonato liguero durante la temporada. El endeudamiento de los equipos ha provocado que muchos jugadores tomen otro rumbo y la Liga pierda nivel y emoción.

Tampoco ayuda a mejorar esta situación los horarios que la LFP y las televisiones han acordado y el precio de los abonos y las entradas que han impuesto los equipos. Al menos en las tres primeras jornadas de Liga habrá partidos a las once de la noche, entre ellos los dos primeros domingos. Una situación que genera polémica para una afición que saldrá del partido casi a la una de la madrugada y, en muchos casos, cuando los medios de transporte públicos ya no están operativos. Además, el elevado precio de los abonos de los equipos y de las entradas son más impedimentos que hacen que esta Liga pierda encanto.

Nuevas normas para la próxima temporada

Las novedades en el reglamento impuestas por el Comité Nacional de Árbitros tendrán que tenerlas en cuentas todos los colegiados durante los partidos que dirijan durante la temporada. En total, ocho nuevas normas. La más destacada será la de realizar una revisión minuciosa de las salas antidopaje en todos los estadios para asegurar que cumple todos los requisitos, en caso de no ser así se anotará en el acta del partido. Además, los árbitros podrán imponer su moda, es decir los futbolistas podrán vestir mallas térmicas pero si son del mismo color que el pantalón del equipo y también camisetas interiores de manga larga siempre que sean del color predominante de las mangas de la equipación. No se permitirán las ‘bragas’ del cuello.

Entre otras novedades estarán también la de expulsar al entrenador en caso de que haya problemas con los lanzamientos de balones y el colegiado no sepa quién lanzó el esférico desde el banquillo. Además, en caso de que un auxiliar sea expulsado se marchará al vestuario, no podrá quedarse en la grada. Si el expulsado es un ATS o un fisioterapeuta, podrán permanecer en las inmediaciones del terreno de juego por si tienen que atender una lesión grave en el campo. Las últimas dos novedades tendrán que ver con el balón y con hacer mano. Si el esférico explota o se deteriora en el lanzamiento de un penalti antes de que lo toque el portero, el palo o el larguero, se repite el lanzamiento. Las manos voluntarias que corten un pase o tengan la intención de sacar beneficio serán siempre tarjeta amarilla o roja. Los árbitros deberán así evitar los mayores errores posibles para intentar que la Liga no se desluzca aún más.