La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

SEGÚN ANTONIO BAÑOS, "ESTA ES UNA NUEVA EDAD MEDIA"

"La economía se ha convertido en teología y sus expertos en sacerdotes"

¿Qué tienen en común el capitalismo financiero actual y el feudalismo? Para Antonio Baños existe una conexión directa entre ambas sociedades, aparentemente, tan alejadas en tiempo
Foto: "La economía se ha convertido en teología y sus expertos en sacerdotes"
"La economía se ha convertido en teología y sus expertos en sacerdotes"
Autor
Tags
    Tiempo de lectura6 min

    ¿Qué tienen en común el capitalismo financiero actual y el feudalismo? Para Antonio Baños existe una conexión directa entre ambas sociedades, aparentemente, tan alejadas en tiempo y forma. “Primero están las élites políticoeconómicas que se autorreproducen a sí mismas, como hacía la nobleza en la Edad Media en sus cerrados círculos. Luego se encuentran las clases medias, que casi han desaparecido convirtiéndose en un ‘precariado’ que transita de un lugar a otro trabajando para distintos ‘señores feudales’ y, finalmente, quedan los esclavos, representados actualmente en las poblaciones del Tercer Mundo”. Esta es la provocadora tesis de la que parte Posteconomía (Libros del Lince), el segundo "libelo" de Baño. En este vuelve a remover en lo más hondo de las conciencias para desmitificar la que considera la pseudociencia más universal: la economía.

    La Nueva Edad Media (NEM), según la jocosa terminología acuñada por Baños para referirse al actual momento histórico, se funda sobre la base ideológica de los think tanks, cuyo papel se equipararía al de los antiguos monasterios, y sobre la organización privada del espacio: “La gente se recluye en lugares cerrados como las urbanizaciones, con su propia seguridad y vigilancia privada, algo así como los castillos feudales”.Todo lo que se haga o se diga debe enfocarse hacia la rentabilidad

    El discurso antisistémico de este escritor y periodista catalán está a medio camino entre el situacionismo de Guy Debord, el sarcasmo de Groucho Marx y las mitologías de Roland Barthes. Su lectura es transversal, incluyendo vastas referencias a los pensadores clásicos y modernos, pero clara y directa. En ningún momento esconde que su principal objetivo es desmontar la “gran mentira en la que vivimos”, y es que se coja el libro por donde se coja no deja de ser una mirada existencialista hacia la deriva actual de la sociedad. Pero ¿cómo hemos llegado a este callejón sin salida? “Desde el momento en el que la economía deja de ser descriptiva para comenzar a ser prescriptiva, es decir, que te dice cómo tienes que vivir y cómo debe ser la organización social en función a unos determinados valores, perdemos la libertad para dársela a la escuela económica de turno”.

    La revolución de los de arriba

    Baños bucea en las antípodas de este sistema, que se sitúan en los años 80, con Ronald Reagan y Margaret Thatcher como “revolucionarios” primigenios. "Las élites políticas y económicas han impuesto su visión del mundo con una fuerza casi revolucionaria apoyándose en la globalización de las redes comunicativas, para unificar los mercados, y acompañándose de mecanismos de adoctrinamiento muy potentes". Sin embargo, lamenta Baños con su ácido humor, “nos pilló desprevenidos porque la gente se pasó de la resistencia a la gastronomía y el buen vino”.

    La socialdemocracia, continúa Baños, también ha sido cómplice del establecimiento de la Nueva Edad Media (NEM). “Al comenzar a decirnos que todo iba bien y que lo más importante era ver cómo crecía el PIB del país, nos convirtieron en personas pasivas. De este modo, asistimos impasibles a la guerra que los de arriba libraban con los de abajo”. Simulando una especie de rebelión de las élites, los economistas “reaccionaron contra el género humano imponiendo el darwinismo social sobre la generosidad o la bondad”. Finalmente, las pantallas hicieron el resto: “Si miramos tanto la televisión no puedes ver al mismo tiempo las injusticias sociales”. Las élites económicas han impuesto su visión del mundo con una fuerza casi revolucionaria

    Esta invertida lucha de clases se gestó primero en secreto: “El foro de Davos era algo desconocido, pero con el tiempo se ha convertido en un show porque en la medida en que van ganando terreno y poder se ven obligados a hacerlo visible para afianzarlo todavía más”.

    La fe incuestionable en las predicaciones de los gurús de la economía ha calado en todos los aspectos de la vida de las personas. Baños, que defiende llamar a las cosas por su nombre, define esta situación como una "teología" que gestiona "desde el amor y el afecto, hasta el lenguaje o los estudios”. Nada se escapa a la praxis empresarial, “todo lo que se haga, se piense o se diga debe tener como fin la rentabilidad”, apunta el autor.

    Paren las máquinas, llega el decrecimiento

    La financiarización de la economía coincide con el fin de la historia proclamado por Fukuyama. Como explica Baños, “desde que identificamos lo material con el bienestar social creímos que no debíamos pensar más en política”. Con el tiempo, la gente común fue alejándose más de los “palabros de la casta sacerdotal económica”, pero entonces llegó la crisis y todo dio un vuelco. “Tenemos la percepción de que la crisis es ininteligible, pero cuanto menos la entendamos más respuestas buscaremos”. Así lo piensa Baños, que por primera vez intenta transmitir un halo de optimismo: "Se va a generar una conciencia ciudadana que será directamente proporcional al desconocimiento previo”.Desde que identificamos lo material con el bienestar social creímos que no debíamos pensar más en política

    El autor de Posteconomía tiene claro que “cuánto más se sepa, más se organizará la gente para cambiar la situación”, aunque se mantiene escéptico sobre si este “levantamiento” conducirá a la sociedad hacia una alternativa razonable. Aunque prefiere no dar soluciones cerradas, sí apunta hacia las teorías del decrecimiento como una salida a la NEM. “El decrecimiento nos plantea reflexiones muy necesarias sobre la propiedad privada, el procomún, los bienes culturales –si realmente tienen dueño o hay que pagar por ellos– o la gestión de los recursos”. Todas estas ideas tienen un nexo común: la dimensión moral de la economía.

    Como colofón a su segundo ensayo, Baños se atreve a plantear una estrategia contra el capitalismo de la Nueva Edad Media aparentemente sencilla: no participar. Con esta aseveración no se refiere al anticapitalismo automarginal relacionado con una vida hippie al margen del mundo, sino a la vida acorde con la moral propia y no con la impuesta. Es decir, “no machacar al próximo, hacer bien tu trabajo sin tener que arrasar con la competencia y, en definitiva, moderar el lucro hacia lo razonable sin intentar cargarse la vida de los demás”.  

    #4
    Comparar la situacion actual con la Edad Media tiene narices, se parecen lo que un huevo a una castaña, pero en fin, eso es lo que hay.

    A mi me sorprende del articulo el nivel de chorradas que la mente humana puede generar, habria que estudiar la influencia de la tontuna humana en las crisis, tengo claro la incidencia del desmelene financiero pero me gustaria que se pusiese negro sobre blanco todo el artificio doctrinal y de necedad intelectual que posibilitaron la situacion actual.

    Poco mas se puede decir, solo que todo rezuma un tufillo neocomunista cuyos existos en la liberacion del ser humano son conocidos.

    Hombre, puestos asi, quizas Corea del Norte o Cuba si tienen un cierto aire medieval, con su sr feudal dueño y señor de vidas y haciendas de masas de poblacion depauperadas.

    Termino, no tiene sentido debatir sobre necedades.
    Ampliar comentario
    #3
    1 Los Césares, nuestros políticos, tratan de continuar con una política de pan y circo [gasto y déficit público en el presente], pero al final resulta insostenible. Estamos ahora mismo en ese punto.
    El futuro? En Roma consiguieron sortear la crisis unos pocos años más, pero la evolución en la depreciación económica y social fue imparable. Al final la gente huyó de las ciudades, ya que a ellas ya no llegaba la comida, y recurre al campo, propiedad de las élites. Estas necesitan gente que lo trabaje para obtener alimento, pero ya no hay esclavitud oficialmente. Así, se crea un contrato social, denominado feudalismo, donde se fija a la gente a la tierra, de manera que no puedan huir y librarse de la carga, que es dar todo lo que producen a las élites, quedándose con lo mínimo necesario para subsistir.

    ¿Os suena esto último? La carga es la deuda pública que tenemos y que seguiremos teniendo e incrementando, y para pagarla tendremos que aceptar tal cantidad de recortes que al final curraremos mucho y sólo para no morirnos de hambre. Adiós lujos. Aún tenemos la ventaja de huir a otros países donde se está mejor. El día que nos limiten esto último habremos entrado en la Nueva E.Media
    Ampliar comentario
    #2
    No estoy del todo de acuerdo. Aunque podemos estar en fase de transición hacia una nueva edad media, no es como lo cuenta.
    Me voy a permitir, como aficionado a la historia, exponer lo que yo pienso. Antes de la Edad Media estaba la Antigüedad, esto es, Roma básicamente. En Roma, sobre todo en su época de más esplendor, estaban los más ricos, los patricios, pero además una importante clase media que no vivía mal, y una multitud de esclavos. Esto es lo que aún ocurre en nuestra sociedad actual, aunque ya hayamos iniciado la fase de transición. Hay unas élites, una clase media muy importante, que se puede decir que es casi todo el primer mundo, y unos esclavos, que son el Tercer mundo, que producen y expoliamos a precio puta.
    Pero en Roma se inició la crisis del S.III, cuando la ciudadanía romana se fue extendiendo y la esclavitud menguando, por razones que no vienen al caso. La principal fuerza productiva disminuye y se encarece. Es lo que ha sucedido con la globalización: Cada vez más países del Tercer mundo crecen y se hacen más ricos [BRIC] y reducen la riqueza de las clases medias, pero no de las altas, que ante la crisis, aumentan sus propiedades y se protegen mejor. [sigue...
    Ampliar comentario
    #1
    No estoy del todo de acuerdo. Aunque podemos estar en fase de transición hacia una nueva edad media, no es como lo cuenta.
    Me voy a permitir, como aficionado a la historia, exponer lo que yo pienso. Antes de la Edad Media estaba la Antigüedad, esto es, Roma básicamente. En Roma, sobre todo en su época de más esplendor, estaban los más ricos, los patricios, pero además una importante clase media que no vivía mal, y una multitud de esclavos. Esto es lo que aún ocurre en nuestra sociedad actual, aunque ya hayamos iniciado la fase de transición. Hay unas élites, una clase media muy importante, que se puede decir que es casi todo el primer mundo, y unos esclavos, que son el Tercer mundo, que producen y expoliamos a precio puta.
    Pero en Roma se inició la crisis del S.III, cuando la ciudadanía romana se fue extendiendo y la esclavitud menguando, por razones que no vienen al caso. La principal fuerza productiva disminuye y se encarece. Es lo que ha sucedido con la globalización: Cada vez más países del Tercer mundo crecen y se hacen más ricos [BRIC] y reducen la riqueza de las clases medias, pero no de las altas, que ante la crisis, aumentan sus propiedades y se protegen mejor. [sigue...
    Ampliar comentario