Es noticia
Menú
Laura Teruel (Periodismo Político): "La Sexta es un ejemplo de éxito político en televisión"
  1. Televisión
  2. Programas TV
ENTREVISTA EXCLUSIVA

Laura Teruel (Periodismo Político): "La Sexta es un ejemplo de éxito político en televisión"

Abordamos con una experta en periodismo político el impacto de la política en televisión, así como su tratamiento en los diferentes programas y tertulias de la pequeña pantalla

Foto: Laura Teruel, en la Universidad de Málaga. (Foto personal)
Laura Teruel, en la Universidad de Málaga. (Foto personal)

La política está ligada a la televisión desde primera hora de la mañana, y en muchos casos hasta el final de la jornada, pero, ¿llega bien al telespectador? ¿Ejerce de sesgo o refuerza los pensamientos de los ciudadanos dependiendo qué contenido televisivo escojan? Abordamos y analizamos todas estas cuestiones con Laura Teruel, profesora titular de Periodismo en la Universidad de Málaga y coordinadora de Periodismo Político y Económico en la misma Facultad malagueña, además de asidua colaboradora en medios de comunicación, como Cadena Ser, Canal Sur, RNE o 7TV.

PREGUNTA. ¿Cuál crees que es el impacto que tiene para los telespectadores la política en televisión?

RESPUESTA. En España la gente se informa fundamentalmente por televisión y esto no pasa así en todos los países. Por eso la televisión es fundamental para movilizar en elecciones a los votantes, y el resto del año para estar informados. No solo es importante que se hable de política en televisión, y por supuesto en los informativos, sino que los políticos se han dado cuenta que tienen que saltar al resto de la parrilla. Empezaron por las tertulias, pero también saltaron al ‘politaiment’. Ya pasaba en Inglaterra y aquí desde el año 2015, cuando empezaron a surgir nuevos partidos, lo empezaron a hacer sin ninguna dificultad, y ya es impensable que cualquier candidato que se presente a unas elecciones autonómicas o generales no pase por algún programa de info-entretenimiento.

"En los programas de televisión se quedan en el espectáculo político y no tanto en el mensaje"

P. ¿Es más fácil manipular al ciudadano a través de las pantallas frente a otros formatos como el papel, el digital o la radio?

R. Cuando la gente lee un periódico en cualquier soporte tiene que estar atento, analizando e interiorizando los argumentos. Consumir televisión, tradicionalmente se hace de manera más relajada, dejándote llevar, es más distendido, y los políticos ven este lado fácil y son buenos comunicadores, que es parte de su trabajo, transmitir un mensaje accesible.

placeholder Isabel Díaz Ayuso y Susanna Griso en 'Espejo público. (Atresmedia Televisión)
Isabel Díaz Ayuso y Susanna Griso en 'Espejo público. (Atresmedia Televisión)

Han saltado a muchos espacios que llegan a mucha más gente que en otros medios. Participar en un programa de una audiencia decente es impensable llegar a ellas con un mitin o a través de las redes sociales, porque tienen un público muy polarizado. En televisión si participas en un programa como el de Susanna Griso o Ana Rosa Quintana tienes un público más transversal y con ventajas más grandes, la capacidad de comunicar pesa más y llegas a un público que no es el que te lee en un periódico. Les resulta rentable participar aquí en términos de captación de votos.

P. ¿Es un peligro entonces si el mensaje del político no llega al telespectador? ¿Por qué crees que suele ocurrir esto?

R. El efecto que causa la televisión en la política es la mediatización de la democracia, que se juzga a través de los medios. Es negativo porque, puedes hacer un debate sobre el estado de la Nación que dura dos días y como presidente estar dos horas argumentando sobre la economía, la inflación o las pensiones, y eso es imposible reducirlo a un telediario en una pieza de cinco minutos, ya ni te digo en un programa de entretenimiento donde se dedican 30 segundos. En estos programas se quedan en el espectáculo, en el político que sale con una camiseta reivindicativa en el escaño o con la frase más estridente que se suelta en el Congreso.

P. ¿Es el tertuliano político una figura acertada en la pequeña pantalla o ejerce más de distorsión de la realidad a favor de su ideología?

R. No es correcto que en una misma mesa, en igualdad de roles, se sienten políticos y periodistas, o expolíticos. Por ejemplo, Celia Villalobos siempre va a defender todo lo que haga el Partido Popular y va como delegada del PP a una mesa. Pero si la sientas en una mesa con periodistas extraordinarios de política que hay en España, van a defender cosas de un partido y del otro y dan claves para que los telespectadores se formen su opinión, aunque muchas veces también dan la suya.

"En 'Todo es mentira' mezclan la política con un humor que acaba siendo una demonización de muchas cosas"

En el caso de ‘Todo es mentira’, cuando sientas a políticos retirados, como Celia Villalobos y Susana Diaz, está claro que van a defender los intereses de los partidos de los que vienen, no cabe duda. Es un programa interesante de analizar, porque, aunque hacen política, lo hacen con un tono muy ligero, muy amarillista, lo mezclan con un humor que acaba siendo una demonización de muchas cosas. Meten muchos temas en el debate, pero con los testimonios que seleccionan, basta con verlo para darse cuenta que hay gente que tiene que estar absolutamente en contra de un tema, no van a coger a alguien que diga algo bueno.

placeholder Celia Villalobos, en 'Todo es mentira'. (Cuatro)
Celia Villalobos, en 'Todo es mentira'. (Cuatro)

Cuando se mete el humor hay que cuidar de que no simplifique el mensaje. Cuando mezclas a políticos con humoristas, al final es un enfrentamiento entre dos partidos muy tradicionales que en España conocemos muy bien, que se adereza con humor para que sea un formato más dinámico y menos convencional, pero no sé hasta que punto la gente que lo ve no sabe ya, si le quita el sonido a televisión, qué punto de vista van a defender cada una de ellas. Mientras que si hay una serie de periodistas, lo interesante es escuchar sus posturas.

P. ¿Les resta entonces credibilidad a expolíticos que ahora se han convertido en tertulianos de televisión?

R. Puede ser interesante, pero, claro, el caso de Cristina Cifuentes, que obtuvo un máster de aquella manera, y la ves diciendo algo de la pulcritud de la política, etcétera, para mí no tiene credibilidad. Pero sí hay otros que aportan, porque hacen reflexiones y como votante de, quiero que me refuercen mi opinión o me den argumentos.

"El espectáculo que trae audiencia a veces puede ser perjudicial para entender la política de verdad"

P. ¿Qué estrategia televisiva se debería seguir en nuestro país para que el ciudadano se interese por nuestra política?

R. La Sexta dedica una media de seis horas diarias a políticas, o incluso más, con informativos y ‘Más vale tarde’. Dedica especiales a cualquier acontecimiento político de horas y horas. Creo que eso es un ejemplo de éxito de espacio televisivo político.

placeholder Antonio Ferreras, en 'Al rojo vivo'. (Atresmedia)
Antonio Ferreras, en 'Al rojo vivo'. (Atresmedia)

Nos gusta lo inmediato, los titulares y lo que está pasando y la pantalla partida, y eso La Sexta lo explota. Es la política del minuto y resultado, lo pones y siempre está pasando algo urgente, cuando a lo mejor es simplemente una votación en el Congreso que ya se saben los votos de antes. Crea esa ansiedad informativa, esa urgencia en el telespectador de que está pasando algo siempre. Es bueno para ellos, porque les ha generado mucha audiencia, pero también es contraproducente en tanto en cuanto a que la política es más lenta, es pactar, es ceder entre unos partidos y otros, etcétera. El espectáculo que trae audiencia a veces puede ser perjudicial para entender la política de verdad.

P. ¿Existe la neutralidad política en los informativos de toda nuestra televisión? ¿Cuál te parece el más y menos neutral de todos?

R. Yo animaría a hacer el ejercicio de ir cambiando de cadena y ver el tiempo que se le dedica en cada una a cada tema. Por ejemplo, creo que tenemos unos informativos públicos de una calidad extraordinaria. Carlos Franganillo les ha dado una dimensión narrativa estupenda, como hizo en la pandemia o en diversos acontecimientos como el volcán o la guerra de Ucrania. Para mí TVE es el referente, porque es la que tiene más medios, la que pagamos todos y la que más tiempo le dedica a lo internacional.

En la parte del espectáculo, hay informativos que, aunque tengan mucho éxito de audiencias, a partir del minuto 15 son informaciones que no aportan nada a nadie ni a la democracia, pero dan audiencia. Hay una espectacularización tipo: ‘¡Atentos a este avión que se descarrila…!’, que no aporta nada. Algunas cadenas apuestan más por la audiencia que por la calidad del contenido.

"El éxito de 'Antena 3 Noticias' es por ser un informativo de autor. Confían en la capacidad de interpretación de quien le cuenta la noticia"

Con respecto al sesgo, basta ver una misma noticia en varios informativos para verlo. Antena 3 tiene un tono más conservador en la selección temática, de los testimonios y en el propio enfoque de los periodistas, que le dan una audiencia estupenda porque la gente quiere personalidad, quiere a Vicente Vallés porque gusta su estilo informativo. No le quitan calidad a la noticia porque saben que están viendo un informativo más conservador. La que menos sesgo tiene es Televisión Española, suele ser más aséptica y la que más tiempo dedica a cualquier reportaje, y da más espacio a que salgan más testimonios de un lado y de otro.

P. Según el último informe de audiencias de Barlovento Comunicación, del Top 20 de las emisiones más vistas del mes de julio, ‘Antena 3 Noticias’ aparece hasta en 15 ocasiones, algo que se suele repetir mes a mes en los últimos dos años ¿por qué crees entonces que lidera y llega mejor al telespectador la estrategia que sigue Antena 3 con sus informativos?

R. Tienen un estilo narrativo muy consolidad, es un informativo de autor y a la gente le gusta esa personalización a la hora de contar la noticia, reconocer a la cara que hay y confían en la capacidad de la interpretación de esa persona. Ellos saben que quienes los ven buscan una personalidad, que quien cuenta la noticia les señale si esa medida del Gobierno les va a venir bien o mal. Antena 3 siempre mete la espectacularización que siempre vende, con vídeos virales, por ejemplo.

placeholder Vicente Vallés, en 'Antena 3 noticias'. (Antena 3)
Vicente Vallés, en 'Antena 3 noticias'. (Antena 3)

P. Según el estudio GECA, Telecinco, que tiene una reputación de ‘show’ y espectáculo, es la que dedica el mismo tiempo a todos los políticos, en torno al 18%, desde Pedro Sánchez a Santiago Abascal. ¿Esto es signo de neutralidad?

R. La LOREG, que es la ley que obliga a decir cómo se tiene que llevar una campaña en términos de publicidad institucional o en los medios públicos, dice que la cobertura se haga por tiempos tasados según los resultados obtenidos. En TVE respetan los tiempos que les imponen, pero el consejo de informativos reivindica el valor del informativo y no la imposición de tiempos. Lo cuantitativo me parece perfecto, pero tiene que ir acompasado con un tratamiento riguroso y basado en criterios periodísticos y la importancia que tiene para el ciudadano.

P. ¿El medio público, autonómico o nacional, se abraza a la ideología del Gobierno?

R. Considero que Televisión Española ha sabido sacudirse mucho mejor de la influencia partidista que las autonómicas. El informativo y las tertulias son mucho más plurales. En Canal Sur me consta que hay un esfuerzo en que sean más plurales, pero, no solo ahora, también antes con el PSOE, consta que el presidente de la Junta sale infinitamente más que sus adversarios y eso hace que la gente los conozca más. Creo que hay una tendencia a representar más al partido que está gobernando.

"Solo tienen éxito los programas en los que te gusta la forma de moderar"

P. ¿Es positivo o negativo para el telespectador que los presentadores de estos espacios televisivos en los que prima la política estén posicionados ideológicamente?

R. Solo tienen éxito los programas en los que te gusta la forma de moderar, que a veces más que moderas, lideras y protagonizas. La tertulia de Televisión Española de Javier Ruiz, ‘Las claves del Siglo XXI’, me parece interesantísimo, porque él intenta ser muy moderado y reflexivo y hay muchos expertos, no es tan crispado. En ‘Al rojo vivo’ con Antonio García Ferreras el telespectador sabe que tiene ese tempo de minuto y resultado, de urgencia y mete la cuñita cuando puede, y si no te gusta no lo ves.

placeholder Marta Flich, en 'Todo es mentira'. (Mediaset)
Marta Flich, en 'Todo es mentira'. (Mediaset)

No tienen que ser objetivos, porque es imposible cuando se hace información. Están analizando y haciendo un programa de entretenimiento. Los de uno y otro lado siempre van a pensar que es más duro con su partido, y eso creo que es porque lo está haciendo bien. En el caso de las tertulias, quien las ve sabe la línea editorial que tienen y te decantas por el estilo que más te gusta.

P. Según este mismo informe, los contenido que más minutos dedicaron las principales televisiones fueron al volcán Cumbre Vieja, la guerra de Ucrania, y el Covid-19, mientras que la Reforma Laboral o la crisis de la luz aparecen en quinto y sexto lugar, respectivamente, ¿es un fracaso desde el punto de vista político o no interesan realmente tanto los problemas económicos del país?

R. Llevamos una legislatura de una intensidad inédita. La pandemia es una cosa sin parangón. El volcán era una cosa espectacular, que no solo afectaba a una isla, era inédito y tenía algo peligroso, porque era fascinante verlo y las televisiones no se resistían a estar en cualquier programa con una ventanita del volcán, porque era un espectáculo visualmente invencible, brutal. Eso es muy difícil vencerlo.

Era inevitable no darle más peso a este tipo de temas, pero sí aplaudo a las cadenas que lo han hecho mejor, que han contado con geólogos y expertos en el tema. Otras, sin embargo, lo que han hecho ha sido abusar de la gente que lo han perdido todo o que tenían miedo. A nivel humano te enriquece, pero a nivel social menos. En cuanto a la guerra, es que tiene unas consecuencias brutales en tu día a día. No creo que sea un fracaso no darle más tiempo a otros temas, sino que son acontecimientos de una magnitud tan grande que es imprescindible informar de ello. Pero, distingo a los que informan del volcán con rigor y a los que se centran en la tragedia.

P. El formato político del debate electoral sigue sin reunir buenos titulares entre la crítica de los telespectadores, algo que ha ocurrido en las dos últimas legislaturas, ¿no interesa a la audiencia o falla la estrategia del careo entre los principales candidatos? ¿Cuál sería un modelo acertado para televisión?

R. Los acontecimientos que más llaman la atención en redes sociales en España cada año siempre son el debate electoral, la Champions y Eurovisión, y a lo mejor la final del ‘reality’ más puntero. El debate es un formato de éxito que a la gente le interesa, pero ya suele llegar con un voto decidido.

Hay varios factores que hacen que el debate pueda modificar la opinión de la gente, y no siempre se dan. Por ejemplo, la incertidumbre sobre los resultados, cuando no esté claro quién va a ganar hace más interesante el debate. La cercanía de los partidos, si hay varios partidos ideológicamente cercanos que te gustan, pero no sabes a cuál votar, en ese debate podrías decantarte por uno. Cuando esto no pasa, la gente lo ve para confirmar lo que pensaba. No sirve tanto para movilizar el voto, salvo en los casos anteriores, sino para reforzar la opinión que ya tenemos. No lo hace menos interesante, porque cualquier ciudadano que vea el debate lo hace porque te va a gobernar, para saber qué ofrecen o porque te gusta la política.

placeholder SEVILLA , 06 06 2022.- Los candidatos presidenciales posan durante el primer debate electoral de cara a las elecciones legislativas andaluzas que tiene lugar este lunes en Sevilla. EFE  José Manuel Vidal
SEVILLA , 06 06 2022.- Los candidatos presidenciales posan durante el primer debate electoral de cara a las elecciones legislativas andaluzas que tiene lugar este lunes en Sevilla. EFE José Manuel Vidal

Muchos políticos durante años se han negado a debatir, ahora ningún candidato se negaría a debatir. El formato de ahora es más divertido que los de entonces, con Felipe González y José María Aznar, o Rubalcaba y Rajoy, que eran como estancos y monótonos. Ahora son más interesantes, se puede debatir y cambiar de tema, y eso gusta mucho más.

P. ¿Por qué los políticos se han acostumbrado a participar en espacios de entretenimiento como ‘El Hormiguero’?

R. Los políticos de antes se negaban a ir a ‘El Hormiguero’, pero llegó la generación de políticos como Pablo Iglesias o Albert Rivera, donde ya era normal acudir a este tipo de programas, como ocurría en Inglaterra o Francia, y proliferó esto y todos acabaron yendo, hasta Mariano Rajoy, que no quería ir e incluso en una ocasión mandó a Soraya Sáenz de Santamaría. Vieron que mostrar su lado humano pudo mover algo de votos en la juventud. No suelen quedar mal cuando acuden a este tipo de programas, ganan más de lo que pueden perder, porque se muestran de una forma que normalmente no se ven.

placeholder Pablo Motos y José Luis Martínez-Almeida, en 'El Hormiguero'. (Atresmedia)
Pablo Motos y José Luis Martínez-Almeida, en 'El Hormiguero'. (Atresmedia)

P. Según el último informe de GECA, los informativos de La Sexta ha sido la cadena de televisión en la que más tiempo han intervenido los políticos principales de nuestro país, siendo Isabel Díaz Ayuso la que más minutos acumula y Santiago Abascal el que menos, ¿este tiempo no debería darse más en Televisión Española que una cadena privada?

R. Dedicarle mucho tiempo a un político en muchos casos sirve para dar a conocer a ese político, porque en el caso de Ayuso, no creo que sea la política que más represente la línea editorial de La Sexta. Si sale mucho es por ser punto de partida para cuestionarla en sus debates, no creo que la estén respaldando. Salir mucho no es que se le apoye. En TVE se podría dar, pero me parece más interesante lo que se dice de cada uno de ellos y el tipo de cobertura que se le dedica.

P. ¿Por qué nunca lidera un debate político o de actualidad, como ‘La Sexta Noche’, frente a ‘Deluxe’, una película u otro programa de entretenimiento, en un enfrentamiento de programación?

R. La Sexta mantiene ese programa porque es su buque insignia. La Sexta es una cadena que se basa en el contenido político y progresista, y eso la sitúa frente a Antena 3 y Telecinco. ‘La Sexta Noche’ se mantiene porque le conviene para proyectar su imagen, no es un programa caro frente a otros, como ‘Tu cara me suena’.

Gana Telecinco porque la gente que el sábado por la noche que ve la tele, por perfil, no es la misma que está interesada por la política. Ese público tradicionalmente ve una película o ha salido de casa. En cambio, el perfil del público de Telecinco, es de clase más baja, que tiene menos alternativa de ocio, o gente mayor, y es un público muy fiel.

La política está ligada a la televisión desde primera hora de la mañana, y en muchos casos hasta el final de la jornada, pero, ¿llega bien al telespectador? ¿Ejerce de sesgo o refuerza los pensamientos de los ciudadanos dependiendo qué contenido televisivo escojan? Abordamos y analizamos todas estas cuestiones con Laura Teruel, profesora titular de Periodismo en la Universidad de Málaga y coordinadora de Periodismo Político y Económico en la misma Facultad malagueña, además de asidua colaboradora en medios de comunicación, como Cadena Ser, Canal Sur, RNE o 7TV.

LaSexta Antena 3 Telecinco RTVE
El redactor recomienda