Los 7 parecidos razonables entre 'Juego de tronos' y 'Sálvame'
  1. Televisión
ficción vS. ENTRETENIMIENTO

Los 7 parecidos razonables entre 'Juego de tronos' y 'Sálvame'

Horas después de que termine la séptima temporada de 'Juego de tronos' podemos decir que en la mítica serie, igual que en 'Sálvame', nadie es imprescindible

Foto: Belén Esteban, la Khaleesi española.
Belén Esteban, la Khaleesi española.

'Juego de tronos' es una de las series más seguidas, imitadas y populares dentro y fuera de nuestras fronteras, y aunque de una forma mucho más casera y humilde, 'Sálvame' también está haciendo lo propio en nuestro país. Cada uno en su estilo y salvando las distancias, desde EL CONFI TV hemos encontrado unas cuantas similitudes entre ambas producciones de éxito.

Desde abril de 2009, ya son ocho las temporadas en las que día a día el equipo del programa de Telecinco ha ido entreteniendo a un gran número fiel de espectadores. Los seguidores de la ficción americana también han demostrado capítulo a capítulo durante estas siete temporadas que el enganche con las tramas y los personajes es máximo, algo fundamental en su continuidad en el tiempo.

A pesar de que 'Juego de tronos' es una de las mejores series de la historia y que 'Sálvame' es uno de los formatos más vapuleados y criticados, existen varias similitudes entre los dos productos que, en su esencia, han logrado romper tabúes y cruzar límites con valentía y paso firme dentro de sus respectivos géneros.

placeholder Imagen del tercer capítulo de la séptima temporada con Tyrion Lannister como Mano de la Reina.
Imagen del tercer capítulo de la séptima temporada con Tyrion Lannister como Mano de la Reina.

Un líder de gran inteligencia

Jorge Javier Vázquez es el alma máter del programa estrella de La Fábrica de la Tele. Es una persona muy inteligente y con grandes dotes comunicativas, que sabe sacar de cada uno de sus compañeros o invitados lo mejor y lo peor. A pesar del paso de los años, él ha resistido como nadie conservando su trono y a pesar de que le rondan varios presentadores, como Paz Padilla, Carlota Corredera, Kiko Hernández, María Patiño o el propio director David Valledeperas, sigue siendo el indiscutible actor principal.

El catalán comparte algunas de sus grandes dotes con el personaje de Peter Dinklage, el famosísimo Tyrion Lannister, quien en algunos momentos se convierte en el líder de la serie y en muchos otros sabe quedarse en un intencionado segundo plano desde el que ejercer su poder con sabiduría. Con su palabrería e inteligencia, Tyrion logra salir siempre indemne de los no pocos fregados en los que se mete, algo que comparte con JJ.

placeholder Rosa Benito no era imprescindible en 'Sálvame'. (Gtres)
Rosa Benito no era imprescindible en 'Sálvame'. (Gtres)

Nadie es imprescindible

Por el programa, que está a punto de comenzar su novena temporada, ha pasado muchísima gente. Invitados y colaboradores grandiosos que se encontraban en el momento más puntero de la actualidad y otros que se han ido quedando por el camino sin que se sepa nada más de ellos.

El formato es una auténtica máquina de crear personajes, como la serie. Pero tanto los entrevistados como los propios trabajadores de 'Sálvame' han podido ver que una vez que lo han abandonado, han dejado de existir para el foco mediático. El caso de Rosa Benito, Raquel Bollo o Karmele Marchante, que ya no trabajan en Telecinco, es un claro ejemplo de que su desaparición no ha afectado lo más mínimo a las audiencias y que como en las grandes muertes de 'Juego de tronos', todo ha continuado igual o incluso mejor.

En 'Juego de tronos' no hay nadie imprescindible y en 'Sálvame', como se ha demostrado tras las diferentes bajas y ausencias, tampoco. Ambos espacios ejemplifican a la perfección el legendario 'Show must go on'. Con o sin sus protagonistas.

placeholder Belén Esteban a su salida de una fiesta.
Belén Esteban a su salida de una fiesta.

El gran poder de los dos en redes

Ambos productos coinciden también en que tienen una gran fuerza mediática, un poder indiscutible en redes sociales. Incluso cuando Belén Esteban bromeó con presentarse a las elecciones con algún partido político, llegaron a temblar los cimientos de algún que otro despacho.

Durante cuatro horas diarias a lo largo de los ocho años que lleva en emisión, se puede decir que 'Sálvame' ha generado, con intención o sin ella, mucha opinión en temas comprometidos como el de los menores, los toros o la política, un caso similar a los debates que ha promovido la serie sobre feminismo, clases sociales y poder.

placeholder Imagen del sexto capítulo de la séptima temporada con Daenerys como protagonista.
Imagen del sexto capítulo de la séptima temporada con Daenerys como protagonista.

La mala, la Khaleesi patria y el titiritero

Los paralelismos van tan lejos que algunos de los personajes de 'Juego de tronos' pueden tener su reencarnación en las colaboradores del programa de Telecinco. La mala, ese personaje que debe existir en todo formato y en 'Sálvame' encarna como nadie Mila Ximénez, es Cersei. La malagueña es tan directa y visceral que no le importa decir todo según le viene a la cabeza, y le pese a quien le pese, convirtiéndose en un gran azote para compañeros como Lydia Lozano, Terelu Campos o Rosa Benito. Una suerte de implacable Cersei a la que nada teme y capaz de enfrentarse a quien sea por pelear por los suyos.

La ficción cuenta con la (aspirante a) reina Khaleesi y 'Sálvame' con su propia princesa, del pueblo también en este caso, Belén Esteban. Ambas son queridas y admiradas por las clases bajas, elevadas a lo más alto en volandas por los más desfavorecidos, a quienes hacen partícipes de sus luchas. ¿No es capaz, además, Belén de incendiar el plató con una sola palabra, cual Daenerys se tratase? No tiene la sonoridad del 'dracarys', pero su 'pá-ga-me' resulta igual de efectivo.

No son estos los únicos personajes entre los que hay similitudes, ya que Varys tiene su homólogo en España. Sabe manejar como nadie la información y es un auténtico titiritero de unos y de otros moviéndolos a su antojo, algo que más de una vez hemos visto en Kiko Matamoros, dentro y fuera del 'eje del mal' junto a Hernández y Ximénez.

Un ritmo frenético

En plena recta final de 'Juego de tronos', lo que al principio se contaba en dos temporadas ahora queda liquidado en dos capítulos. Todo pasa muy deprisa, sin tiempo a digerir cada paso, cada movimiento. Y esto no solo se produce en los sesenta minutos de duración de cada capítulo de la serie, ya que es algo que sucede también en las cuatro horas del programa, en el que pasa absolutamente de todo cada tarde.

placeholder Imagen del sexto capítulo de la séptima temporada de 'Juego de tronos'.
Imagen del sexto capítulo de la séptima temporada de 'Juego de tronos'.

Emociones a flor de piel

En la ficción hay grandes combates, numerosas batallas y muchos cara a cara, como los que libran los colaboradores de 'Sálvame' en su día a día. Los enfrentamientos entre unos y otros están a la orden del día y los que hoy se llevan a matar, mañana pueden ser grandes aliados. Traiciones y nuevas alianzas están a la orden del día en ambos espacios, enriqueciendo enormemente su consumo por parte del espectador.

placeholder Jorge Javier Vázquez y Belén Esteban posan en el plató de 'Sálvame'.
Jorge Javier Vázquez y Belén Esteban posan en el plató de 'Sálvame'.

La lucha definitiva por el trono

La trama fundamental de la ficción, la lucha por el Trono de Hierro, es lo que da sentido a toda la historia, algo similar a lo que sucede en 'Sálvame' por las codiciadas sillas del programa. Este asiento lleva a los colaboradores a hacer las locuras más disparatadas o a pelear de la forma más ferviente por mantenerse en la cresta de la fama y así poder continuar en su particular trono. Alcanzar el trono es el fin último de los protagonistas de ambas producciones.

Por si todos estos aspectos fueran pocos, hay un último nexo de unión entre 'Juego de tronos' y 'Sálvame' que se ha revelado en la última temporada de la producción de HBO: frente común contra el enemigo externo. Porque pese a todas las batallas internas, las luchas fratricidas y los problemas que muchas veces los separan, en ambos son capaces de dejar sus diferencias a un lado cuando se trata de hacer frente a un enemigo común, ya sea este un Caminante Blanco o el Defensor del Menor.

El redactor recomienda