su cuota de mercado no ha dejado de crecer

Cómo Bing se ha convertido en un auténtico rival para Google a base de firmar acuerdos

En 2011 el buscador de Microsoft era una sangría de dinero. Ahora, Bing es uno de sus productos con mayor proyección. Pero que no se relajen: Google está dispuesta a recuperar el terreno perdido

Foto:  (Manuel Iglesias | Flickr)
(Manuel Iglesias | Flickr)

Hasta ahora era un pozo sin fondo, pero por fin ha traído buenas noticias para Microsoft. Desde que la firma ahora liderada por Satya Nadella lo lanzase allá por junio del 2009, Bing no había dado más que quebraderos de cabeza. Millones y millones de dólares se esfumaron por sacar a flote un proyecto al que nadie daba opción alguna de plantar cara a Google.

Contra (casi) todo pronóstico, la situación se ha revertido. Durante los últimos 26 trimestres, el buscador de la firma fundada por Bill Gates ha crecido en cuota de mercado y, por primera vez, ha conseguido ser rentable. Tal ha sido su remontada que en la firma de la gran G se han visto obligados a tomar medidas.

De 2011 a esta parte, los inversores de Microsoft no entendían los motivos de seguir financiado un producto que no iba a ningún sitio y solo daba pérdidas. Ahora miran a Bing de forma muy distinta. Cinco años atrás, cada trimestre, la compañía destinaba al buscador más de 1.000 millones de dólares (algo más de 917 millones de euros) y su cuota de mercado estaba totalmente estancada. Este año, sin embargo, el motor de búsqueda ha contribuido a la caja de la compañía con la cantidad que antes se esfumaba de forma infructuosa.

Antes, cada trimestre, la compañía destinaba al buscador más de 1.000 millones de dólares y su cuota de mercado estaba totalmente estancada

Son distintos los factores que explican este cambio de rumbo en la marcha de Bing. Aunque todavía es amplia la distancia que le separa de Google, que sigue acaparando un 63,9 % de las búsquedas que se realizan en Estados Unidos según el último dato de comScore, el porcentaje del buscador de Microsoft no ha parado de crecer a lo largo de 2015. Desde el 19,7 % con el que finalizó 2014 hasta el 20,9 % que logró en noviembre del pasado año.

Los expertos señalan que la llegada de Windows 10 explica gran parte de este avance. Desde que fuera presentado en julio, más de 200 millones de usuarios de todo el mundo han instalado en sus ordenadores el nuevo sistema operativo de Microsoft. Si bien se espera que para 2019 sean más de 1.000 millones de personas las que utilicen este software, los que ya lo tienen se encuentran con Edge, el navegador predeterminado (sucesor de Internet Explorer), que utiliza Bing por defecto. Una ventaja, sin duda, a la hora de dar protagonismo al buscador de la firma.

(DobaKung | Flickr)
(DobaKung | Flickr)

No obstante, la gran baza que ha jugado Microsoft para impulsar su buscador han sido los acuerdos con otros gigantes tecnológicos. La alianza más rentable para los intereses de la firma comandada por Satya Nadella está siendo la que alcanzaron en abril de 2015 con Yahoo. La compañía de Marissa Mayer, que no cuenta con un motor de búsqueda propio, encontró en Bing una oportunidad para ofrecer a sus usuarios un servicio tan básico e imprescindible.

Desde entonces, si accedemos a Yahoo y realizamos una búsqueda, la gran mayoría de lo que vemos está suministrado por Microsoft. Incluso si la estética no recuerda a Bing, su tecnología está detrás. Y por esto, obviamente, los de Mayer tienen que pagar.

Cuando solo utilizan los resultados de las búsquedas, Microsoft les cobra un precio fijo (algo que sucede en el 49 % de los casos). Si además se muestran los anuncios de Bing (51 % de las veces), las ganancias se reparten: Yahoo se queda con el 93 % (tras pagar a los afiliados) y tiene que dar a los de Redmond lo restante. En cualquier caso, y aunque la última renegociación del acuerdo mejoró los términos para los de Mayer, Microsoft está ganando dinero. De ahí que Bing, con el paso de los años, se haya convertido al fin en un producto rentable.

Si hacemos una búsqueda en Yahoo, la mayoría de lo que vemos está suministrado por Microsoft. Aunque la estética no recuerde a Bing, su tecnología está ahí

Por medio de este acuerdo, además, Microsoft ha pegado un muerdo al pedazo de pastel que antes se comía Google. En noviembre de 2014, Mozilla y Yahoo sellaron una alianza para que el primero pudiera deshacerse en el mercado estadounidense del buscador más popular del planeta, que hasta entonces se mostraba por defecto. En su lugar, Firefox utiliza ahora el de la compañía dirigida por Marissa Mayer que, como hemos explicado, aprovecha la tecnología de Bing.

A esto hay que sumar que Microsoft también ha logrando rentabilizar la enorme inversión destinada durante años a perfeccionar su buscador a través del acuerdo alcanzado con Apple. La firma de la manzana mordida, que no cuenta con un motor de búsqueda propio, ha implementado la tecnología de Bing en su asistente personal Siri. Y esto no solo podría beneficiar económicamente a la firma de Redmond, sino que también podría permitirle acaparar un mayor volumen de búsquedas y, así, recortar distancias con Google.

Google contraataca

Claro que los de Mountain View no han dicho aún su última palabra. Visto lo visto, la firma de la gran G ha decidido tomar cartas en el asunto para tratar de impedir que Microsoft le siga comiendo la tostada. Tanto es así que, recientemente, ha firmado un acuerdo con Yahoo (como ya hicieran a principios de siglo), para tratar de arrebatar protagonismo a Bing.

A expensas de que se pronuncie el Departamento de Justicia de los Estados Unidos y sin que el acuerdo se haya materializado en Europa, precisamente para evitar que se enciendan las alarmas antimonopolio, Yahoo volverá a utilizar el motor de búsqueda de Google en ciertos casos, suministrando tanto los resultados de las búsquedas como los anuncios.

La compañía de Marissa Mayer no quiere desligarse del acuerdo que mantiene con Microsoft, o eso dice, sino reforzar su negocio de búsquedas y aumentar los beneficios. “En Yahoo creemos firmemente en las búsquedas - es un área de inversión, oportunidad y crecimiento para nosotros”, ha afirmado Mayer.

Ya en el año 2000, Yahoo y Google se aliaron mientras la primera de estas compañías trataba de desarrollar su propio motor de búsqueda. Cuatro años después, lograron lanzar su propia tecnología y su propia plataforma de publicidad, por lo que el acuerdo se deshizo. Ahora, más de una década después, ambas compañías han vuelto a sellar un pacto que permitirá a Yahoo mejorar sus búsquedas y a Google impedir que Bing siga robando pedazos de su apetitoso pastel.

Buena parte de los adeptos que ha sumado en los últimos años no se los ha birlado a los de Larry Page, sino precisamente a Yahoo, su socio y aliado

Aunque buena parte de los adeptos que ha sumado en los últimos años no se los ha birlado a los de Larry Page, sino precisamente a Yahoo, su socio y aliado, lo cierto es que el crecimiento de Bing se ha producido al mismo tiempo que caía (aunque levemente) el volumen de búsquedas de Google. No sabemos quién ganará la partida, pero al menos vuelve a haber dos jugadores.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios