Cómo deciden las aves migratorias dónde parar a 'repostar'
  1. Tecnología
suelen hacerlo a la entrada de los bosques

Cómo deciden las aves migratorias dónde parar a 'repostar'

Detenerse en un 'área de servicio' para comer es obligatorio para estos pájaros, que recorren miles de kilómetros cada año. La clave es escoger un sitio protegido de depredadores pero con mucho alimento

Foto: Estorninos en plena migración. (Reuters)
Estorninos en plena migración. (Reuters)

No es fácil ser un pájaro, y menos a una especie migratoria. Estos desplazamientos anuales de, en ocasiones, miles de kilómetros, son la prueba más dura a la que se enfrentan estos animales. Cansancio, falta de comida, adversidades climáticas, depredadores… muchos no sobreviven. Un estudio publicado esta semana desvela cómo las aves migratorias paran a repostar a la vez que evitan a los predadores.

¿Comer con menos frecuencia y arriesgarse a sucumbir al cansancio, o parar más en boxes y caer presa de un depredador? Es la duda existencial a la que se enfrentan estas especies. El estudio, publicado en The Auk: Ortnithological Advances, muestra que en el equilibrio reside la virtud: las aves repostan de la forma más eficaz posible, deteniéndose en lugares de vegetación densa donde puedan esconderse de otros animales como los halcones.

Esta prudencia inicial se disipa si la especie se enfrenta a una larga migración. En estos casos las aves son mucho más propensas a correr riesgos si con ello obtienen alimentos más energéticos. Al final todo se reduce a una carrera en la que seguridad, alimentación y velocidad deben combinarse en justo equilibrio. El objetivo, llegar a las zonas donde pasarán el invierno. Y vuelta a empezar.

Los estudios previos se centraron en cómo una especie concreta se enfrenta a la dificultad de alimentarse durante las migraciones sin ser devorada por un depredador, pero el objetivo de este trabajo era encontrar pautas globales a todos pájaros frutícolas de la zona. Para conseguir los datos necesarios, los investigadores controlaron seis localizaciones costeras del estado de Maine (EEUU) entre 2011 y 2012. Durante estos dos años recopilaron información de casi 10.000 aves de 28 especies.

Cómo saber dónde parar

No todos los lugares de repostaje son idénticos. En algunos es posible obtener alimentos y protección al mismo tiempo, sin conflictos ni tener que escoger una de las dos opciones. En otros, los mejores recursos sólo están disponibles en campo abierto, mucho más peligroso. Los resultados mostraron que la presencia de aves migratorias es mucho más elevada en los primeros, y los investigadores consideran que los pájaros son capaces de evaluar rápidamente la productividad y seguridad del sitio y cambiarse si alguna de las dos necesidades flaquea.

Estas conclusiones permiten detectar y controlar aquellos lugares donde es más probable que las aves migratorias se detengan a comer. Las implicaciones no son pequeñas, pues sería posible proteger también estas áreas de servicio para pájaros. La protección de estas especies no debería estar limitada, por lo tanto, al cuidado de los lugares de invernada y cría, sino también a las zonas de descanso.

Proteger estos sitios puede ser un reto mayor de lo que aparenta. Mientras que las áreas de invernada se encuentran en el corazón de bosques frondosos, las zonas de parada que presentan las condiciones óptimas de seguridad y alimentos suelen estar justo a la salida de los bosques, mucho más frágiles en cuanto a su conservación.

Aves
El redactor recomienda