Es noticia
Menú
El español deshonrado que puso en jaque la libertad de expresión de Google
  1. Tecnología
EN JUEGO SI EL BUSCADOR PUEDE 'INDEXAR' DATOS PERSONALES SENSIBLES

El español deshonrado que puso en jaque la libertad de expresión de Google

Google acumula en España 180 procesos abiertos de personas que han denunciado al buscador por ‘indexar’ información sensible que hace referencia a su vida privada. Uno

Foto: El español deshonrado que puso en jaque la libertad de expresión de Google
El español deshonrado que puso en jaque la libertad de expresión de Google

Google acumula en España 180 procesos abiertos de personas que han denunciado al buscador por ‘indexar’ información sensible que hace referencia a su vida privada. Uno de ellos, el caso de Mario Costeja González, es ya histórico. En un proceso sin precedentes en Europa, este español ha logrado llevar al gigante tecnológico hasta el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), en Luxemburgo, donde este martes se celebró una vista en que las partes del conflicto han expuesto sus argumentos.

En juego está la preeminencia del derecho a la protección y cancelación de datos y el llamado derecho al olvido de las personas físicas; o al contrario, el triunfo del derecho de libertad de expresión de Google a la hora de recopilar la información ya publicada en la red, de la que la compañía se considera un mero intermediario. De momento, no se ha retirado ningún enlace del buscador. La sentencia europea, que creará jurisprudencia, se hará esperar hasta finales de este año; pero el 25 de junio se emitirán las primeras recomendaciones judiciales, en este caso no vinculantes.

"Se cambió su apellido en las tarjetas de visita"

El origen de la odisea de Mario Costeja se sitúa en 1998, cuando el diario La Vanguardia publicó, en su edición en papel, y a instancias del Ministerio de Trabajo, una relación de subastas judiciales públicas derivadas de distintos embargos, entre las que figuraba el nombre de Mario Costeja González. "Cuando La Vanguardia digitalizó su hemeroteca comenzaron a aparecer el nombre y los apellidos de nuestro cliente en el buscador", explica a Teknautas el abogado de Costeja, Joaquín Muñoz.

"Cada vez que se busca su nombre en Google le causa un perjuicio, hasta tal punto que se cambió su apellido en las tarjetas de visita para evitar que le relacionasen con esta información”, apunta el letrado. "La Agencia Española de Protección de Datos ha dicho que el contenido de La Vanguardia está publicado lícitamente, y considera que no hace falta eliminarlo. Sin embargo, el buscador sí tiene responsabilidad".

"Por un lado, el editor realiza el tratamiento de una información, y eso es lícito. Pero Google recoge esa información, la organiza y la muestra. Ese tratamiento es lo que está en duda que sea lícito. El objetivo es que salga la información en La Vanguardia, pero no en otros sitios. Reclamamos un derecho de cancelación de datos, porque toda persona tiene derecho a decidir dónde aparecen sus datos”, añade Muñoz.

Según el abogado, "Google dice que no trata los datos que recibe y sólo ofrece la información. Además, la compañía dice que no le es aplicable la ley europea porque tienen sede en EEUU y no utilizan medios en Europa. Sólo reciben información y la exhiben sin hacer tratamiento de ella".

El gigante tecnológico se muestra firme en su postura, considerando que lo único que hace el buscador es hacerse eco de la información que se publica en internet. En ese sentido, traslada la responsabilidad a los editores de los medios de comunicación, y critica las decisiones de la Agencia Española de Protección de Datos, cuyas resoluciones ha recurrido.

"Hablamos de información lícita. Lo que ha hecho la Agencia de Protección de Datos es permitir que el periódico siga publicando ese dato, es decir, avala que es correcto; pero en cambio prohíbe a Google, como buscador, que 'indexe' esa información, pidiéndole que retire el 'link'", explican a Teknautas desde el departamento legal de Google en España.

En referencia al caso concreto de Mario Costeja, apuntan que "él pide que se retire el enlace porque le dejan en evidencia por un impago de deudas de la Seguridad Social. Sobre este caso decidirá el Tribunal Europeo de Justicia, que creará jurisprudencia; y la Audiencia Nacional decidirá sobre el resto".

Sobre el total de 180 peticiones de retirar 'links' del buscador, el equipo legal de Google afirma que se trata de un conflicto que "sólo pasa en España", y confirma que el buscador "no ha retirado ningún enlace".

"La mayoría de periódicos están implementando medidas no para retirar la información de sus páginas, sino para que no aparezca 'indexada' en Google. El editor tiene control sobre lo que aparece 'indexado' en el buscador. Un editor puede ordenar qué se rastrea y qué no", añaden.

En general, las peticiones de retirada de 'links' tienen que ver con entradas del Boletín Oficial del Estado (BOE) donde a alguien se le impone una multa o sanción; u otros casos, como el de Costeja, en los que aparecen 'indexadas' noticias publicadas en medios de comunicación donde se hacen referencias negativas a una persona, con el consiguiente escarnio público.

Google acumula en España 180 procesos abiertos de personas que han denunciado al buscador por ‘indexar’ información sensible que hace referencia a su vida privada. Uno de ellos, el caso de Mario Costeja González, es ya histórico. En un proceso sin precedentes en Europa, este español ha logrado llevar al gigante tecnológico hasta el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), en Luxemburgo, donde este martes se celebró una vista en que las partes del conflicto han expuesto sus argumentos.