Una tormenta impidió ayer a los danzadores de Anguiano realizar la primera bajada por la cuesta empinada. Los danzadores, que deben bajar la cuesta subidos a unos zancos de madera de 45 centímetros mientras bailan y giran sobre sí mismos, tuvieron que posponer esta tradición riojana en honor a la Virgen de la Magdalena, Patrona de Anguiano. La danza de los zancudos se repetirá tanto hoy como mañana.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios