Antes de comenzar el llamado "Juego de la muerte" seguro que al chaval al que asfixian le han dicho que no pasa nada y que es muy divertido.

Pero en realidad su cerebro se ha quedado sin oxígeno y se ha jugado la vida. Los médicos alertan de que esta barbaridad puede provocar peligrosos desmayos, ictus, infartos o incluso la muerte.

La Policía de Granada ha utilizado unas imágenes de internet para denunciar los vídeos que varios menores de un instituto habían grabado y estaban difundiendo.

En concreto dos, uno en el gimnasio del centro y otro en las proximidades. Los agentes, viendo que los chavales no eran conscientes del riesgo, han alertado a todos los padres para que revisen los móviles de sus hijos.

La Fiscalía de Menores investiga un caso, no un juego. Una especie de ruleta rusa sin ninguna gracia y en la que por suerte no ha pasado nada.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios