La Fundación Oso Pardo, organización que se encarga de la protección de estos animales en la Cordillera Cantábrica, ha denunciado ante la Guardia Civil a un conductor que el pasado viernes persiguió y grabó a un ejemplar en la carretera que une San Pedro de los Burros y Villanueva, en Asturias. "El hombre siguió al oso por la carretera durante unos 30 segundos y, según terminó de grabar el vídeo, lo subió a las redes sociales, estimulando así que otros hagan lo mismo al encontrarse en una situación como esa", explica a este diario Guillermo Palomero, presidente de la fundación.

Según la Ley del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, el conductor podría enfrentarse ahora a una sanción de entre 3.001 euros y 200.000, y es que la captura o persecución de los osos pardos se considera una infracción grave en España. "Hace unos años los humanos rara vez se encontraban de bruces con estos animales, pero ahora que la Cordillera Cantábrica está llena de carreteras se han vuelto más habituales este tipo de situaciones", comenta Palomero. Aunque desde la fundación explican que su labor se centra en recordar cómo se debe actuar a la hora de toparse como un oso, al mismo tiempo advierten de que denunciarán aquellos casos que consideren inadmisibles.

"Lo que tienen que hacer los conductores que se encuentran con un oso es reducir la velocidad y, si pueden, aparcar el coche para facilitar así su salida de la carretera. Perseguirle y deslumbrarle con las luces no hace más que complicar la situación", señala Palomero. De hecho, el presidente advierte de que, más allá del riesgo que conlleva una persecución para el propio animal, el conductor también se enfrenta a la posibilidad de que el oso se sienta agredido y ataque.  "No podemos consentir que se vuelva habitual perseguir con el coche a los osos para grabarlos y subir así vídeos a las redes sociales", sentencia. 

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios