Los más supersticiosos no podrán creer lo que ha llevado a cabo una mujer brasileña: organizar su propio velatorio en vida. Lucía Vera, como así se llama esta 'muerta viviente' originaria de la costa oeste de Ceará, pudo cumplir el sueño que llevaba rondando por su cabeza 14 años. “El marido no quería, pero la familia se rindió”, asegura Paulo Araújo, el propietario de la funeraria donde se realizó la 'despedida'.

La propia funeraria también denegó el permiso a Lucía durante muchos años pero, tras la insistencia inagotable de la mujer, terminaron accediendo a cumplir su sueño. Maquillaje mortuorio, flores y ataúd no faltaron en la puesta en escena que el pasado miércoles recibió a amigos y familiares de la 'fallecida' durante nueve horas. “Un amigo incluso lloró y me pidió que me levantara”, recuerda Lucía, que también pidió que cerraran el ataúd y la portaran a hombros durante dos minutos.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios