Cuando uno acude a una fiesta de disfraces siempre quiere ser el más original. En Halloween, las capas de vampiro, los gorros de bruja o la sangre de zombie son elementos de lo más recurrido y resulta complicado salirse de los tópicos. ¿O no?

La duda ha quedado resuelta: basta echar imaginación al asunto para dar con la clave y ser el alma de la fiesta. Si no, que se lo pregunten a Zoey Hutain, una niña californiana cuyo padre diseñó un disfraz de 'Princesa Cúmulu' simulando una tormentosa nube. 

Con luces LED, el interior del disfraz se iluminaba simulando unos rayos de lo más terrorífico. Después de publicar su invento, han sido muchos los padres que se han preguntado cuánto tiempo y esfuerzo requiere el diseño. Lamentablemente, aunque lo repliquen, ya no serán tan originales como Zoey.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios