Cansado de las bebidas tradicionales, este chico decidió probar algo nuevo. Haciendo caso al barman, se decantó por el cóctel de fuego. Una bebida que se toma desde una pipa de agua conocida como ‘bong’ y que también se suele utilizar para fumar marihuana.

Convenientemente, el camarero indica las instrucciones adecuadas para su consumo sin riesgo. Una y otra vez repite al cliente “sorba, no sople, hay que sorber, no soplar”. Y cuando todo parecía estar entendido, procedió a encender la espectacular mezcla.

Pero, sin tiempo para reaccionar, una llamarada de fuego sale del Bong quemando la cara, el pelo y parte de la ropa del cliente que desoyendo las indicaciones previas, no tuvo mejor idea que soplar. No hay noticias de su estado de salud, pero a buen seguro, tras este espectacular accidente y cuando se recupere, no volverá a innovar con la bebida cuando salga de fiesta.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios