Si hay un elemento peligroso para los motoristas en la carretera son los guardarraíles. Son una trampa mortal en caso de una caída, los postes actúan como guillotinas. En algunos tramos de carretera se pusieron quitamiedos con una doble bionda, pero una colisión violenta provoca el efecto rebote de la persona hacia la carretera. Para reducir todos esos daños ayer se presentó en La Rioja un sistema pionero para mayor protección de los que vayan sobre dos ruedas. Se trata de una banda de rodillos que impide que el motorista o el ciclista accidentado sea despedido al centro de la calzada como consecuencia de la colisión. Con los rodillos se reducirían las abrasiones porque el motociclista se desplazaría sobre ellos, evitando las posibles amputaciones o lesiones medulares que se pueden sufrir, ya que está adaptado y acoplado a los guardarraíles de la carreteras para garantizar que ninguna parte del cuerpo se golpee con los postes o se introduzca por algún hueco. Un sistema en prueba más seguro y sostenible. En los 1.000 metros que se han instalado en toda La Rioja se han utilizado 4 toneladas de neumáticos reciclados. Todo para reducir la siniestralidad de los motoristas.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios