El pasado 5 de septiembre, el río Daldykan, en Rusia, apareció teñido de color rojo intenso. Un fuerte tono bermellón pintaba las aguas de su caudal ante la mirada de los lugareños, que habían visto en ocasiones anteriores un espectáculo similar. Después de varios días de incertidumbre, el misterio de por qué este río de la ciudad ártica de Norlisk había cambiado su apariencia se ha resuelto.

[El misterioso agujero del lago portugués Conchos: por él 'desaparecen' miles de litros]

Al parecer, el agua se coloreó de color rojo por la contaminación derivada de una fábrica de níquel llamada Norilsk Nickel, que es la mayor productora de este material en el mundo. “Después de las fuertes lluvias anormales se produjo el desbordamiento de uno de los diques y el agua llegó al río Daldykan, afirmó uno de los responsables de la compañía.

Las investigaciones del Ministerio de Recursos Naturales y Medio Ambiente de Rusia sospecha de que el tinte rojo puede proceder de un “producto químico no identificado” de la planta. Los vecinos de la zona están acostumbrados a ver escenas de este tipo, pues en la zona existen varias empresas mineras que disponen de depósitos de níquel, paladio y cobre.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios