Así es el Su-57, el caza ruso más potente y futurista

  • Pantalla completa
 Prueba de fuego
1 de 8
Comparte la fotografía

Prueba de fuego

El Su-57 llega a Siria con la misión de demostrar que el dineral y el tiempo que han gastado en su fabricación ha merecido la pena

Maniobras y velocidad
2 de 8
Comparte la fotografía

Maniobras y velocidad

Las dos caracterísitcas que definen a esta aeronave son su velocidad y su capacidad para moverse en cualquier situación con total ligereza

 Muchas dudas
3 de 8
Comparte la fotografía

Muchas dudas

El problema que arrastra este Su-57 ruso no es otro que el alto coste de su fabricación y el retraso en su entrega. ¿Las razones principales para estos problemas? Sus motores

 Rival del F-22 Raptor
4 de 8
Comparte la fotografía

Rival del F-22 Raptor

Este avión de quinta generación, el primero del ejército ruso, medirá sus fuerzas con el F-22 Raptor de fabricación estadounidense

Un símbolo de Rusia
5 de 8
Comparte la fotografía

Un símbolo de Rusia

Tras años navegando entre el fracaso y la excelencia, llega a los cielos para convertirse en un símbolo de la nueva fuerza aérea rusa. 

¿Futuro nuclear?
6 de 8
Comparte la fotografía

¿Futuro nuclear?

Según apuntan los expertos, si la actuación del Su-57 es lo suficientemente buena en estas primeras misiones no sería de extrañar que Rusia lo rediseñara para convertirlo en un caza nuclear

Así es el Su-57 en acción
7 de 8
Comparte la fotografía

Así es el Su-57 en acción

Después de meses de preparación, y de asombrar a medio mundo, el avión más avanzado de la fuerza aérea de Rusia se estrenará en zona de conflicto. Lo hará en Siria como una muestra más de la escalada militar que vive la zona en los últimos meses. 

Este caza, fabricado por la compañía Sukhoi, es el primero de quinta generación del ejército de Rusia, compite directamente con el F-22 Raptor estadounidense y tiene como objetivo convertirse en el avión furtivo más completo del mundo. ¿Su principal problema? Los motores.

En Siria, el Su-57 (también conocido como T-50 o PAK FA) deberá demostrar que el enorme coste de su creación y los retrasos que ha tenido en su lanzamiento (debía estar listo en 2016, tras 7 años de desarrollo), han merecido la pena. La aeronave, que tiene sus puntos fuertes en la velocidad y la capacidad de maniobra, probará en el campo de batalla si de verdad es un arma tan temible para cualquier ejército del mundo.

Eso sí, Rusia también se arriesga con este movimiento a perder uno de sus iconos en una guerra en la que los drones cada vez tienen más protagonismo.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios