¿Me ves o no me ves? Veinte ejemplos brillantes de camuflaje animal

  • Pantalla completa
A ver si me encuentras
1 de 21
Comparte la fotografía

A ver si me encuentras

En el tronco del árbol se distingue un búho de de plumaje pardo.

A ver si me encuentras
2 de 21
Comparte la fotografía

A ver si me encuentras

Un halcón posado sobre las rocas apenas se distingue de los colores y moteados que le rodean.
A ver si me encuentras
3 de 21
Comparte la fotografía

A ver si me encuentras

Estirada como un tronco, la jirafa se confunde con un árbol.
A ver si me encuentras
4 de 21
Comparte la fotografía

A ver si me encuentras

Esta es difícil, pero el animal está ahí. Si llega a ser un lobo te come...
A ver si me encuentras
5 de 21
Comparte la fotografía

A ver si me encuentras

Un antílope se esconde entre el follaje para no ser visto por los depredadores.
A ver si me encuentras
6 de 21
Comparte la fotografía

A ver si me encuentras

Esta era fácil, pero hay que dar puntos al elefante por intentar esconderse con semejante tamaño.
A ver si me encuentras
7 de 21
Comparte la fotografía

A ver si me encuentras

Esta en cambio es especialmente difícil. En la parte inferior derecha, escondido entre la hierba seca, hay un leopardo mirando fijamente.
A ver si me encuentras
8 de 21
Comparte la fotografía

A ver si me encuentras

Una ardilla es un animal pequeño y difícil de distinguir, pero si además es del mismo color que la roca en la que está parada, es más complicado todavía.
A ver si me encuentras
9 de 21
Comparte la fotografía

A ver si me encuentras

Esos puntitos blancos sobre pelo marrón delatan al ciervo que se esconde entre el follaje.
A ver si me encuentras
10 de 21
Comparte la fotografía

A ver si me encuentras

Casi en el bode izquierdo, a media altura, una cotorra pasa desapercibida porque su color y forma la hacen parecer una hoja más entre la vegetación.
A ver si me encuentras
11 de 21
Comparte la fotografía

A ver si me encuentras

Solo un ojo, fijo y amenazante, hace intuir el cocodrilo que navega entre las plantas acuáticas.
A ver si me encuentras
12 de 21
Comparte la fotografía

A ver si me encuentras

Una perdiz de las nieves aprovecha su color para pasar desapercibida.
A ver si me encuentras
13 de 21
Comparte la fotografía

A ver si me encuentras

Esta también es fácil, pero las rayas del tigre le ayudan a disimular su presencia y acercarse a sus presas.
A ver si me encuentras
14 de 21
Comparte la fotografía

A ver si me encuentras

Imagina el susto si te apoyas en un árbol durante un paseo y al mirar hacia arriba te encuentras con este gecko, apenas perceptible desde otro ángulo.
A ver si me encuentras
15 de 21
Comparte la fotografía

A ver si me encuentras

Una de las ramas de este coral no es en realidad un coral, sino un caballito de mar perfectamente disfrazado de rama de coral.
A ver si me encuentras
16 de 21
Comparte la fotografía

A ver si me encuentras

Entre granos de arena, si afinamos bien la vista, encontramos una araña.
A ver si me encuentras
17 de 21
Comparte la fotografía

A ver si me encuentras

Simple pero eficaz: un bicho palo.
A ver si me encuentras
18 de 21
Comparte la fotografía

A ver si me encuentras

Apoyada sobre el palo hay una rana que es exactamente del mismo color que el tronco del árbol tras ella.
A ver si me encuentras
19 de 21
Comparte la fotografía

A ver si me encuentras

No es exactamente camuflaje, pero no nos hemos podido resistir a incluirlo: un erizo entre cactus.
A ver si me encuentras
20 de 21
Comparte la fotografía

A ver si me encuentras

Esta es de premio por lo difícil que resulta distinguir a la rana que se esconde entre las hojas secas. A la izquierda del palo vertical, mirando hacia el propio palo, de la mitad hacia arriba de la foto, se esconde una pequeña rana de color marrón claro, ¿la ven?

Si no eres temible, rápido o venenoso... mejor ser invisible. Muchos animales han hecho de ello su ventaja evolutiva, llevando sus habilidades para camuflarse a la categoría de arte. Algunos lo hacen tan bien que podríamos pasar a su lado y no darnos cuenta de que están allí. El fotógrafo de naturalza Art Wolfe hizo una serie retratando a estos maestros del disfraz, llamada Vanishing Act, que fue completando a lo largo de su carrera. 

Aquí están algunas de sus fotografías. Desafíamos al lector a intentar encontrar a los animales ocultos en ellas. Les damos las soluciones en el pie de foto, pero traten de encontrarlos sin hacer trampas. Unas son relativamente sencilas. Otras... bien, les deseamos suerte, vista aguda y paciencia. 

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios