La huella del Banco de Valencia en la sede social de la nueva CaixaBank

  • Pantalla completa
Fachada circular del acceso al edificio del Banco de Valencia con el nombre grabado. (Archivo Fundación Goerlich)
1 de 6
Comparte la fotografía

Fachada circular del acceso al edificio del Banco de Valencia con el nombre grabado. (Archivo Fundación Goerlich)

(Pinche para ampliar las fotos)

Detalla con las iniciales del Banco de Valencia grabadas en la parte superior de la fachada protegida. (Archivo Fundación Goerlich)
2 de 6
Comparte la fotografía

Detalla con las iniciales del Banco de Valencia grabadas en la parte superior de la fachada protegida. (Archivo Fundación Goerlich)

CaixaBank eliminó la letras superiores con el nombre del Banco de Valencia cuando lo abosorbió. (Archivo Fundación Goerlich)
3 de 6
Comparte la fotografía

CaixaBank eliminó la letras superiores con el nombre del Banco de Valencia cuando lo abosorbió. (Archivo Fundación Goerlich)

Detalle del diseño más recargado o regionalista de la fachada del Banco de Valencia. (Archivo Fundación Goerlich)
4 de 6
Comparte la fotografía

Detalle del diseño más recargado o regionalista de la fachada del Banco de Valencia. (Archivo Fundación Goerlich)

La fachada de la sede de CaixaBank tiene un nivel de protección dos que impide modificar o eliminar sus elementos originales. (Archivo Fundación Goerlich)
5 de 6
Comparte la fotografía

La fachada de la sede de CaixaBank tiene un nivel de protección dos que impide modificar o eliminar sus elementos originales. (Archivo Fundación Goerlich)

(Pinche para ampliar las fotos del archivo de la Fundación Goerlich)

CaixaBank se adjudicó en 2012 el Banco de Valencia, filial de Bancaja, por un solo euro dentro del proceso de consolidación derivado de la crisis del ladrillo de 2008. En 2017, el edificio central del la entidad valenciana se convirtió en sede social de la catalana tras la mudanza provocada por el conflicto soberanista de octubre de ese año. La fundación que vela por el legado del arquitecto que diseñó el edificio, Javier Goerlich, paralizó en el Ayuntamiento la retirada de la fachada de las letras grabadas con el nombre del histórico banco fundado en 1900 por familias de la burguesía valenciana. CaixaBank eliminó las referencias a la marca al poco de absorberlo, como hará ahora con Bankia cuando complete la fusión.  

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios