IMPACTO EN EL MERCADO DE LOCALES

Valencia y Madrid cerrarán más oficinas que Cataluña en la fusión de CaixaBank y Bankia

El impacto de la fusión en términos de reducción de costes por cierre de oficinas no será igual en toda España. Los solapamientos son mayores en los territorios históricos de Bankia

Foto: Sucursal de CaixaBank en el centro de Madrid. (EFE)
Sucursal de CaixaBank en el centro de Madrid. (EFE)
Adelantado en

La operación de consolidación de CaixaBank y Bankia dará lugar a la mayor entidad financiera en España por la concentración de su negocio. La fusión (probablemente mediante la absorción de la segunda por la primera) la justifican sus gestores por la necesidad de elevar sus ratios de rentabilidad y solvencia en un escenario presente y futuro de muy bajos tipos de interés y, por tanto, de márgenes bancarios. La productividad y la eficiencia se pretende lograr por la vía de un aprovechamiento de las sinergias entre los dos bancos que, inevitablemente, implicará importantes ajustes de costes. Y en la incipiente era de la banca digital, todo conduce a un importante recorte de sucursales físicas, sumando el negocio de las distintas áreas geográficas y rebajando el número de oficinas.

Los analistas del banco británico Barclays han estimado un posible recorte de un 23% de las oficinas de ambas entidades, por el solapamiento de redes. Esto representa algo más de 1.400 sucursales. Habrá que ver además si la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) no obliga a la nueva entidad a desprenderse de parte del negocio, que puede alcanzar niveles de cuotas de mercado superiores al 35% en Cataluña, Madrid o Comunidad Valenciana si se analiza tomando como referencia la extensión de sucursales.

Con todo, el impacto de los hipotéticos cierres no sería igual en toda España. Y, a la vista del análisis comparativo de la implantación territorial de CaixaBank y Bankia, tampoco afectaría igual a las dos entidades, que no ofrecen información oficial ni pistas sobre cómo sería ese posible adelgazamiento atendiendo a que la posible fusión está todavía en fase de negociación.

La superposición territorial de las dos redes de sucursales refleja que los solapamientos son mayores en los territorios en los que las cajas ahorros que dieron nacimiento a Bankia —principalmente Caja Madrid y Bancaja— tenían históricamente más presencia. En Cataluña, pese a ser la autonomía que suma más sucursales conjuntas en términos absolutos (1.189, según los datos del anuario de la CECA de 2019), la duplicidad es bastante menor. La explicación de esto es que la penetración del banco que preside José Ignacio Goirigolzarri ha sido inferior en las provincias catalanas. Cataluña, sede operativa de CaixaBank, es de hecho el tercer territorio de España con menos duplicidades estadísticamente, con una relación de 88,4%-11,6% en favor del banco de origen catalán en reparto porcentual de sucursales sobre el total —1.054 para Caixa frente a apenas 135 de Bankia—.

Siguiendo este criterio, el de la proporción de sucursales de una entidad sobre la otra, el pódium en solapamientos lo lidera Baleares, con casi una oficina de una entidad por cada una de la otra (156-146). No obstante, por volumen de locales, las mayores candidatas a sufrir un importante recorte de ventanillas abiertas al público son la Comunidad Valenciana —con una proporción de 54%-46% sobre 740 sucursales en total— y Madrid, donde el ratio es menor —60,3%-39,7% a favor de Bankia— pero se superan el millar de sucursales entre los dos bancos. También Andalucía sufrirá el impacto en su nómina de oficinas —y por tanto en empleo— con mayor intensidad que otras regiones. Es la segunda autonomía de España, por detrás de Cataluña, que suma mayor número de locales de atención al público (1.065), con un ratio de solapamiento de 69,9%-30,1% en favor de CaixaBank.

El abandono de establecimientos tendrá inevitables consecuencias en el mercado inmobiliario. Agentes del sector consultados por El Confidencial admiten que, en caso de completarse la fusión los cierres, elevarán la oferta de locales comerciales en las ciudades españolas con el consiguiente efecto sobre los precios. Señalan que en ciudades como Valencia la comercialización de estos inmuebles se sumará a la búsqueda de inquilinos o compradores para otros locales comerciales que hayan tenido que echar el cierre como consecuencia de los efectos económicos del covid. Es decir, podría darse la doble circunstancia de que el mercado se encuentre con mucha nueva oferta disponible por la pandemia y por la fusión bancaria en un entorno de demanda limitada.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios