ES EL PEOR ARRANQUE DEL EQUIPO EN 38 AÑOS

La encrucijada de Honda: Marc Márquez o la intrascendencia

El español se encuentra recuperándose tras su recáida y está descartado para la próxima carrera. La marca japonesa, impotente sin su concurso

Foto: Marc Márquez, durante el transcurso de un Gran Premio. (REUTERS)
Marc Márquez, durante el transcurso de un Gran Premio. (REUTERS)

Rodaba tercero y forzaba al límite para tratar de dar caza a Maverick Viñales. Segundos atrás ya había conseguido adelantar a Andrea Dovicioso y a Jack Miller y su Honda volaba sobre el circuito Ángel Nieto. En su todo o nada en el que está acostumbrado a correr tocó lo segundo, cuando Marc Márquez perdió el control de la moto precipitándose al suelo. 10 vueltas sobre sí mismo en apenas tres segundos, tratando de rodar lo máximo posible para evitar cualquier golpe de peligro real. Nada más estabilizarse, conocedor de los límites de su cuerpo, el vigente campeón de Moto GP se quedó mirando su brazo derecho inmóvil. El piloto ya sabía que esa violenta caída había afectado seriamente a su hombro, en concreto su húmero, con una fractura que tuvo que ser arreglada a través de 12 clavos.

Bradl y Àlex Márquez corren durante la última carrera. (EFE)
Bradl y Àlex Márquez corren durante la última carrera. (EFE)

Todo ello sucedió en el Gran Premio inaugural de la temporada, poniendo aún más difícil el reto del deportista español. Las intenciones de correr apenas dos semanas después en el circuito de Jerez abrían optimismo en Repsol Honda, pero todo quedó en un espejismo y el propio Márquez decidió que era demasiado arriesgado correr. El paso de los días acabaría por dar la razón a este paso atrás, porque que un simple gesto de hogar por parte del piloto provocó una nueva visita al quirófano. “Un mal gesto doméstico, en su casa, al abrir una ventana muy grande, fue el causante del problema. De repente sintió un dolor agudo y se comprobó que había roto la placa de titanio”, explicó Alberto Puig, el jefe del equipo.

Mientras tanto, Fabio Quartararo de Yamaha ha sido el encargado de aprovecharse de la ausencia casi milagrosa de Márquez para el resto de pilotos. El español lleva a sus espaldas 6 mundiales de Moto GP en 7 temporadas, el único fallo de su palmarés es un tercer puesto en la 2015 que acabó con Jorge Lorenzo como campeón por delante de Valentino Rossi. Marc tiene complicado pelear por el mundial mientras que Honda ha confirmado que será baja al menos para la primera cita de Austria en el circuito Red Bull Ring.

Stefan Bradl volverá a sustituir al vigente campeón por segunda vez. El alemán no pudo ni siquiera puntuar en Jerez, mientras que Àlex Márquez tan solo se llevó un punto. “No podemos estar contentos con los resultados. Tenemos que aceptarlo y esperar un mejor fin de semana”, se disculpó Alberto Puig. La lesión de Marc ha obligado al equipo a recurrir a Bradl, probador habitual, cuyo único título es en Moto2 y se remonta al 2011, y que apenas ha disputado carreras en las últimas temporadas. Àlex, hermano menor de la familia, desempeña un papel de debutante y es un fichaje de futuro. “Nuestro objetivo para el fin de semana es seguir entendiendo la categoría de Moto GP e ir reduciendo las diferencias con los de delante", asegura el piloto de cara a Austria.

La escudería japonesa tiene a Yamaha, KTM y Ducati por delante en el Mundial de equipos, habiendo sumando tan solo 27 puntos y con un cuarto puesto como mejor clasificación de sus pilotos. Se trata del peor registro de Honda desde 1982, año en el que volvieron a 500cc, ya que ninguno de sus pilotos ha logrado subirse al podio transcurridas las primeras tres carreras del campeonato. La lesión de Marc Márquez ha trastocado los planes de Repsol Honda justo en el año en el que se apuesta por Àlex como segundo de su hermano, de cara a mejorar poco a poco para ser un sólido equipo en próximas temporadas. Dani Pedrosa garantizó al equipo posiciones finales de la tabla de entre el sexto y segundo puesto en los mundiales de pilotos, a excepción de la temporada 2018, su última antes de la retirada, en la que acabó undécimo. Jorge Lorenzo quedó décimo noveno en su única aventura junto a Márquez.

Marc Márquez, durante el inicio de la temporada. (REUTERS)
Marc Márquez, durante el inicio de la temporada. (REUTERS)

Márquez mira a la segunda oportunidad de Austria

Red Bull Ring acogerá dos fechas del campeonato consecutivas. Marc Márquez tiene oficialmente descartada para competir la del próximo 16 de agosto. 7 días después Austria volverá a acoger una nueva cita del mundial y todas las miradas son para el español. Desde su última recaída el de Cervera se ha alejado de las redes sociales, evitando dar pistas de cómo es su estado físico. De la mano de su fisioterapeuta de confianza, Carlos J. García, quien parecía lograr el milagro de Jerez, Márquez continúa con su rehabilitación en silencio, pendiente de los resultados de sus rivales. La lógica señala el 13 de septiembre, con el Gran Premio de San Marino como telón de fondo, la fecha óptima para su regreso. Pero nadie niega en rotundo una vuelta prematura.

Fabio Quartararo podía, prácticamente, haber finiquitado el mundial tras dos victorias consecutivas en territorio español. Pero su pinchazo en República Checa puso patas arriba la competición. El francés solo logró 9 puntos gracias a su séptimo puesto mientras veía como Brad Binder, con una KTM, se imponía con la primera victoria de su carrera en Moto GP, en su año de debutante. Quedan 250 puntos en juego y Quartararo posee 59 de ventaja, sin olvidarse de los 42 de Maverick Viñales. La pelota está sobre el tejado del francés, puesto que la mirada de Márquez no se separará del televisor. Los resultados de la próxima carrera darán argumentos para la decisión del español, arriesgar o ceder. Honda espera con máxima paciencia la respuesta del físico de su estrella, a sabiendas que la otra opción es la intrascendencia.

Motociclismo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios