Ancelotti pierde crédito dentro del Real Madrid por su show en el Camp Nou
  1. Deportes
  2. Fútbol
EL FANTASMA PELLEGRINI LE PERSIGUE

Ancelotti pierde crédito dentro del Real Madrid por su show en el Camp Nou

Ni la desafortunada actuación de Undiano Mallenco salva a Carlo Ancelotti de las críticas y de colocarse de nuevo en el punto de mira. Los seis puntos, la imagen y la renuncia

Foto: Carlo Ancelotti empieza a estar muy cuestionado dentro del club
Carlo Ancelotti empieza a estar muy cuestionado dentro del club

Ni la desafortunada actuación de Undiano Mallenco salva a Carlo Ancelotti de las críticas y de colocarse de nuevo en el punto de mira. Los seis puntos, la imagen y la renuncia a ciertos principios que son seña de identidad del Real Madrid, han colocado al técnico en el disparadero. Si la semana pasada respiró gracias al triunfo ante el Málaga y el empate del Barcelona ante Osasuna, la situación vuelve al estar límite. Las dudas vuelven a la primera línea y más de uno por el despacho oval del Bernabéu ya piensa en un año perdido.

El italiano decepcionó a todos. Empezando por el presidente, siguiendo por los jugadores y terminando en los aficionados, que asistieron atónitos a un show del ex del PSG y que llevó al Real Madrid a convertirse en un equipo vulgar, miedoso y pequeño ante el peor Barcelona de los últimos años. "Es una pena la oportunidad que hemos perdido. No se puede tirar una hora del partido de esta manera", señaló un directivo del Real Madrid ayer a este periódico.

Las señales que emite Ancelotti dejan entrever a un entrenador que cien días después no sabe de qué va el Real Madrid. Al menos eso es lo que piensan en la zona noble del Bernabéu. Creen que la diplomacia que está teniendo con determinados jugadores le está llevando a no dar con un once, con un esquema claro. Sigue a la búsqueda de una manera de jugar cuando ya está cerca de consumir los tres primeros meses de la temporada, algo que siembra el desconcierto entre los dirigentes blancos.

Falta de carácter

Se le culpa de falta de carácter a la hora de ordenar el once. No entienden la posición de Ramos como mediocentro y creen que llegó como consecuencia de tener que colocar a Varane en el centro de la defensa. Bien Pepe o bien el campeón del mundo sobraban y optó por la medida más sencilla, que no fue otra que la de colocar a los tres en el once titular. Colocar a Ramos en el centro del campo, significó dar la patada de manera definitiva a Casemiro y, de paso, señalar a Illarramendi, que se encargó de reivindicarse en cuanto tuvo ocasión.

Ancelotti se ha dado cuenta de que la presión del Real Madrid supera a la de otros equipos en los que ha sido el jefe del banquillo. El caso de Bale es el mejor ejemplo. El galés no está todavía al ciento por ciento. Todavía no ha aterrizado en el equipo blanco por culpa de un fichaje al límite, de una lesión real y de otra que está, pero que no ha aparecido todavía. El entrenador sabe que tiene que contar con él. Sin quererlo, los 91 millones de euros pagados por su aparición presionan a todos, Ancelotti a la cabeza, que sin verlo claro tiró de él para el once titular en el Clásico.

La toma de medidas drásticas está descartada. Ancelotti tiene asegurado el puesto hasta final de temporada, pero la decepción es máxima. La falta de confianza lleva a que el fantasma de Pellegrini empiece a perseguirle de manera constante. Hablamos de un entrenador poco menos que sentenciado, pero con el puesto garantizado hasta el final de campaña, más o menos lo que ocurrió con el chileno. Ancelotti cuenta con más respaldo presidencial que el que tuvo el actual entrenador del City. El italiano es un hombre suyo y fue la primera opción para la presente temporada, mientras que el ex del Villarreal era de Valdano y era la tercera opción.

La temporada es larga y hay tiempo para que Ancelotti voltee la situación, pero cuando muchos querían ver una recuperación definitiva, Schuster ya avisó de que no era así. La derrota en el Camp Nou y los seis puntos de desventaja hacen que todo regrese a su sitio; al de las dudas, con el equipo y, en especial, con el entrenador italiano.

Florentino Pérez
El redactor recomienda