Amaya Valdemoro: "Si pensase que el siguiente va a ser mi último partido sería bastante duro"
  1. Deportes
  2. Baloncesto
LA JUGADORA ESPAÑOLA DE BALONCESTO DISPUTA EL EUROBASKET DE FRANCIA

Amaya Valdemoro: "Si pensase que el siguiente va a ser mi último partido sería bastante duro"

Amaya Valdemoro (Alcobendas, Madrid 1976) es un mito del baloncesto femenino español. Su carrera en este deporte comenzó hace más de 20 años, en 1992 cuando

placeholder Foto: Amaya Valdemoro: "Si pensase que el siguiente va a ser mi último partido sería bastante duro"
Amaya Valdemoro: "Si pensase que el siguiente va a ser mi último partido sería bastante duro"

Amaya Valdemoro (Alcobendas, Madrid 1976) es un mito del baloncesto femenino español. Su carrera en este deporte comenzó hace más de 20 años, en 1992 cuando debutó en Primera división, y desde entonces ha logrado numerosos éxitos. En el Eurobasket de Francia afronta su última cita con la selección española, la jugadora reconoce que será “duro”, pero es consciente de que todo es cuestión de etapas: “Te vas haciendo mayor y sabes que las jóvenes te van a pasar”, reconoce a El Confidencial.  España comienza hoy su andadura, ante Rusia a partir de las 21:00 horas, en un campeonato que será especial para Amaya, primero porque será su despedida y además, porque regresará a la competición de máximo nivel. La capitana de la selección española tiene ante sí la posibilidad de devolver a España a la élite del baloncesto femenino. Afronta el reto “con ilusión y ganas” de hacer algo importante.

España está ante una nueva oportunidad de volver a estar en lo más alto. Después de la decepción en Polonia 2011 (terminaron novenas) y la ausencia en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, el combinado nacional tiene la necesidad de volver a la élite. El conjunto dirigido por Lucas Mondelo tendrá en Amaya Valdemoro a su buque insignia. Con 36 años y 241 internacionalidades a sus espaldas afronta la que será su última cita con la selección: “La fecha estaba marcada en el calendario y estoy con mucha ilusión y con ganas de empezar. Voy a disfrutar y tratar de llegar lo más alto posible”, asegura.

Amaya Valdemoro llega a la cita como una de las veteranas, es la experiencia personificada. Esta temporada ha entrenado con el Centros Único Canoe, un equipo de la Liga Femenina 2, pero asegura que está en un buen momento: “Las sensaciones personales son muy buenas, me encuentro muy a gusto y ayudando al equipo. Me veo muy bien”. La madrileña sabe que es cuestión de partidos que su carrera con el combinado nacional finalice: “En la Selección ya me retiro y cada partido es un partido normal. Llevo toda mi vida jugando partidos, si pensase que cada partido es el último sería bastante duro”, afirma. 

Su carrera es extensa en equipos y en premios, en total 28 títulos contando Ligas Femeninas, Copas de la Reina, Supercopas de España, Euroliga, mundiales de clubes y anillos de las WNBA. Amaya Valdemoro es el alma de la selección, la jugadora explica lo que supone su presencia en el grupo: “Aporto veteranía y experiencia y, sobre todo, muchos años y muchos campeonatos”.  La alero asegura que ha llegado el momento de hablar de relevo generacional: “Es ley de vida dejar esto en manos de las más jóvenes, el deporte es así, sabemos que empiezas fuerte y te vas haciendo mayor y sabes que las jóvenes te van a pasar. Si no lo asumes, lo pasas mal. El grupo fuerte del equipo son ellas”, explica.  

Valdemoro tiene claro el recuerdo que le gustaría llevarse de este Eurobasket: “Intentar coger una plaza para el Mundial del año que viene y si es con medalla mucho mejor”. La jugadora española analiza los rivales: “El más peligroso somos nosotras mismas, pero está claro que de favorito pondré a Francia. Tienen un equipazo, no sólo porque jueguen en casa”. Por el momento, en la fase de grupos deben enfrentarse a Rusia, Suecia e Italia. Será la última cita de Amaya Valdemoro con la selección española de baloncesto, su mayor deseo es que termine el 30 de junio en Orchies donde se disputará la final. Y si es con el oro colgado al cuello, mejor que mejor. 

Amaya Valdemoro