El cine español pierde 35 millones en la taquilla extranjera
  1. Cultura
EN 2012 SU RECAUDACIÓN EN EL EXTERIOR FUE UN 36% SUPERIOR A LA NACIONAL

El cine español pierde 35 millones en la taquilla extranjera

En 2012 el cine español recaudó 150,5 millones de euros en el mercado extranjero frente a los 110 millones en la salas nacionales, lo que supone

Foto: El cine español pierde 35 millones en la taquilla extranjera
El cine español pierde 35 millones en la taquilla extranjera

En 2012 el cine español recaudó 150,5 millones de euros en el mercado extranjero frente a los 110 millones en la salas nacionales, lo que supone una taquilla  un 36,8% mayor en el exterior, según los datos presentados este martes ante la prensa por  la Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales de España –FAPAE– en la octava edición de Madrid de Cine-Spanish Film Screemings. La película más taquillera de 2012, con 150 millones recaudados en total, fue Lo imposible, de Juan Antonio Bayona, rodada en inglés.

Pese a que los productores valoran el dato de forma positiva, esta diferencia es muy inferior a la del año anterior, cuando el cine nacional recaudó fuera no un 36% más, sino casi el doble que en el mercado doméstico. En 2011 las películas españolas –con la locomotora al frente de Midnight in Paris, una coproducción dirigida por Woody Allen y rodada de nuevo en inglés– recaudaron en nuestro país 93 millones de euros y 185 en el extranjero, un 99% más.

De este modo, las cifras de 2012 ilustran que los ingresos del cine español en el extranjero han caído 35 millones de euros en un año –pasó de recaudar 185 en 2011 a recaudar 150 en 2012–, mientras que en el mercado doméstico han subido 17 millones –de 93 en 2011 a 110 en 2012–. El saldo total, por tanto, es también peor, aunque no por mucho; la industria hizo más de 278 millones de euros en 2011, pero en 2012 solo llegó a los 260,5 millones.

El fin de semana pasado "no se puede repetir"

Los datos de 2012, de este modo, entran en continuidad con las previsiones de 2013, año en el que el cine español está batiendo todos los récords a la baja. El último el pasado fin de semana, el peor de toda la historia de la taquilla española, cuando consiguió recaudar solo 2,1 millones de euros de 300.000 espectadores. En el peor fin de semana de 2012, para hacernos una idea, los cines recaudaron 3,8 millones de euros y reunieron a 560.000 personas.

Durante la presentación, el vicepresidente de la empresa medidora de audiencias Rentrak Europa, Arturo Guillén, no endulzó los adjetivos para referirse a esta misma cifra. De los nueve peores fines de semana de la historia del cine en España seis se han producido en los primeros seis meses de este año, un "guantazo de tal magnitud", aseguró Guillén, que hace complicado, "dentro de los datos que tenemos, encontrar algo de luz".

Por su parte el presidente de FAPAE, Pedro Pérez, también escenificó ante la prensa el mea culpa institucional a raíz de la fatídica noticia, asegurando que "no tenemos derecho a ponernos dramáticos, lo que ha pasado este fin de semana no se puede volver a repetir".

"Si en este momento la gente no entra en las salas es porque considera que el cine es caro, da igual lo que pensemos: tenemos que actuar en consecuencia. No hay otra manera para recuperar a la gente que la política de precios. Tenemos que perder algo de antiguos y entrar en una política de precios muy agresiva para el espectador", advirtió.

Dependencia de los blockbusters

En todo caso los números de 2012 son mejores que los de 2010, cuando el cine español se dio un batacazo histórico en el extranjero, recaudando solo un 10 millones más que en España –90 millones de euros frente a los 80 nacionales–. Ese año los ingresos fuera de España cayeron casi un 36% respecto al año anterior y los productores españoles ingresaron 54 millones de euros menos que en el año previo. La película española más taquillera de aquel 2010, Tres metros sobre el cielo, no estaba rodada en inglés.

En 2012, por lo tanto, el cine español ha recuperado unas cifras parecidas –ligeramente superiores– a las de 2009, cuando recaudó 104 millones de euros en España y 144 en el extranjero, un 27,8% más. Un tercio de los ingresos de 2009 correspondió a un único título, Planet 51, una película de animación en inglés. El total de aquelo año ascendió a 248 millones.

En 2008, por su parte, el cine español recaudó 81 millones de euros en España y 132 millones en el extranjero, un 38% más, disparadas las taquillas aquel año por dos coproducciones, Astérix y los Juegos Olímpicos y Vicky, Cristina, Barcelona. El total, por tanto, fue de 213 millones de euros.

La evolución de estos datos, en suma, ilustra que en 2012 el cine español quebró la senda ascendente en sus resultados totales –aunque sin incurrir en una debacle como la de 2010– y que, aunque siguió vendiendo más en el extranjero que en el mercado nacional, perdió presencia fuera de nuestras fronteras respecto al año anterior, exactamente un 8,77% menos que en el 2011.