De Nápoles y los espejos

Todo Nápoles parece una escenografía barroca. Sus calles imbricadas y umbrías, sus construcciones empinadas de piedra dorada, sus kilómetros de cuerda de ventana en ventana con todos los ajuares textiles de miles de familias, son puro teatro

Por Jaime M. de los Santos1
De Nápoles y los espejos
De naranjas y otras cítricas beldades

De naranjas y otras cítricas beldades

Vuelvo al 'Bodegón' que ahora guarda el Prado y que fue regalo de bodas —del magnate Norton Simon a la oscarizada Jennifer Jones— para concentrarme en las naranjas, otra vez; pura verdad

De las mujeres y nada más

De las mujeres y nada más

Quería que fueran ellas las que alzaran su voz. Cogí el teléfono y escribí a Aída Gómez, Cristina Lucas, Gabriela Flores, María Toledo y Carme Portaceli, cinco artistas valientes, aguerridas. Y dijeron sí

De lo público, 'El público' y los públicos

De lo público, 'El público' y los públicos

Sin miedo no seríamos nosotros porque seríamos inmensamente mejores. Por eso a los malos les gusta tanto asustar -e incendiar obras de arte-, porque les hace creer que son más fuertes

De conquistas, sincretismos y los huesos de Colón

De conquistas, sincretismos y los huesos de Colón

Se imponían allí, entre tintineos de cuchara y chocar de platos, rumores sobre alguna asignatura, sobre la firmeza de quien la impartía. En un caso se rozaba el sentir casi unánime: Arte Hispanoamericano con la profesora Esteras

De Melusina y otros juegos de agua

De Melusina y otros juegos de agua

La mujer líquida, exiliada en parte de la vida pública, espectadora obligada de una realidad que le niegan y objeto a entrever

De la cultura y sus ministerios

De la cultura y sus ministerios

Cada vez que viajo en tren me acuerdo de Édouard Manet; es imposible no hacerlo después de haber visto sus telas, después de hacer mías las sensaciones que debieron inundarle a él a resultas del movimiento

De mascletàs y un buñuelo de viento

De mascletàs y un buñuelo de viento

La mascletà es un ritual casi telúrico que atraviesa a cualquiera que esté bajo su efecto, en el radio de su onda expansiva

De besos, gestos y el ascenso al Mont Ventoux

De besos, gestos y el ascenso al Mont Ventoux

Es Giotto, en la Capilla Scrovegni de Padua, quien mejor va a expresar esa tensión primitiva entre el dentro y fuera, entre lo conocido —y tangible— y lo que escapa a la razón

De la otredad, el amor y la guerra

De la otredad, el amor y la guerra

Todo es trágico en Pajtim Statovci, hasta el amor verdadero; porque en todo está la guerra, las de Yugoslavia y la librada dentro del pecho, las que siguen matando hoy

De Marcel Proust y la belleza exterior

De Marcel Proust y la belleza exterior

A la concatenación de adjetivos, de sentimientos, de frases y descripciones inmensas, se suma en la gran obra de Proust —y casi del siglo XX— la mirada fría de cronista

De pasiones, oraciones, brujas y electroduendes

De pasiones, oraciones, brujas y electroduendes

En 'La bola de cristal' estaban Auserón y su mirada canalla, Olvido Gara con sus collares de rótulas y los electroduendes, ese filtro sin filtros del mundanal existir