10'

PROTESTA CIUDADANA

El increíble Spiriman: este médico precario amenaza a la Junta con su propia marea blanca

Quien conoce Granada sabe que es una ciudad tranquila. Que por debajo de los estudiantes y los turistas no hay una masa social peleona sino más bien conservadora. Sin embargo, el domingo pasado una auténtica marea blanca tomó la ciudad. Fue una manifestación brutal. Entre 40.000 y 80.000 personas (en una ciudad de 250.000). La Gran Vía, una de las principales arterias de la ciudad, y los accesos estaban a reventar, como muestra este vídeo casero.

El último triunfo de Spiriman sobre la Junta de AndalucíaEl Confidencial
Protestaban por la fusión de los hospitales que la Junta de Andalucía llevó a cabo en julio pasado y que ha levantado a médicos, pacientes, la oposición como nadie lo había hecho antes. Los capitaneaba en plan estrella del rock un médico con bata blanca, gafas de sol y gorra hacia atrás, una especie de Juan Luis Guerra andaluz que se hace llamar Spiriman. ¿Qué está pasando? ¿Se resquebraja la imagen de los servicios públicos en Andalucía? ¿Era solo un mito hábilmente construido por el PSOE y por Susana Díaz? ¿Quién es este médico? La historia es simple y a la vez compleja.

Desde hace años la Junta fomenta Granada como la ciudad de la salud en Andalucía. Allí está la Escuela Andaluza de Salud Pública, tiene buenas facultades de Medicina y Farmacia y cuando todo iba bien y Manuel Chaves vendía la "segunda modernización de Andalucía" pintó allí un campus de la salud lleno de edificios inteligentes, empresas punteras de biotecnología e investigación pionera en células madre. Eso era sobre el papel.

La realidad es que llegó la crisis y el Parque Tecnológico de la Salud (PTS, ahora conocido entre algunos médicos como “el puto ese”) se fue retrasando. La idea era trasladar allí, al sur de la ciudad, uno de los dos hospitales de Granada (se hablaba del Clínico) y dejar al norte el otro centro hospitalario, el Virgen de las Nieves, que actualmente están muy cerca. En algún momento, la Junta de Andalucía, del PSOE, decidió que cuando abriera este centro lo mejor era fusionarlo con el restante. La ciudad pasaría a tener dos centros que eran el mismo hospital. Los dos centros se repartirían los servicios. Sobre el papel se ahorraba dinero y se mejoraba la gestión (ojo al vídeo que lo promocionaba). El hospital abrió el pasado 2 de julio con mucha gente en contra pese a una gran inversión.

Jesús Candel, 'Spiriman', subido a hombros, lidera la manifestación el pasado domingo. EFE

“Había mar de fondo. Hay listas de espera y cosas que se tienen que atender en días que se atienden en meses, así que la gente estaba cabreada. También los médicos, muchos eventuales. Hubo problemas de comunicación, porque el nuevo hospital es puntero en muchas cosas pero no lo han explicado. Mi suegra fue a la manifestación aunque no sabe si la fusión de cardiología es buena o mala, pero sí sabe que hay algo que funciona mal", explica una fuente sanitaria de la ciudad. Cada uno de los consultados suma más motivos: "Cuando abrieron hubo gente que iba a urgencias a un hospital y si tenían que operarlo lo mandaban a otro, que está a 10 kilómetros cuando antes estaban al lado. A todos los jefes de servicios les dijeron que ellos dirigirían el nuevo superservicio y luego muchos vieron que no era así. Había lucha de egos y resistencia al cambio”.

Sus vídeos alcanzaban las 250.000 visitas en Facebook pero la Junta no vio venir la protesta

Y todo eso lo galvanizó Spiriman. Spiriman es el superhéroe tras el que se embosca Jesús Candel, una mezcla de 'youtuber' populista con el 'Médico de familia' de Emilio Aragón. Tiene 40 años y ha implicado a Andrés Iniesta y Fernando Hierro en una fundación para ayudar a niños desfavorecidos. Tremendo combo. “Iba a ser la superespecialización. Lo mejor de todo. Y ha sido un desastre”. Candel, médico de Urgencias con contrato eventual, tiene ojeras. Está en el patio de la fundación que fundó en 2012 para ayudar a niños mediante su propio deporte, el Spiribol (luego volveremos sobre eso). Son más de las cuatro de la tarde y come una hamburguesa de forma atropellada. No ha tenido tiempo antes.

“La fusión se estrenó en julio. Yo me acababa de ir de vacaciones y no paraba de recibir mensajes sobre lo desastre que estaba siendo, con todo saturado y con los residentes dándose de baja con crisis de ansiedad. No sabía qué hacer, así que grabé un vídeo con mis niños [tiene cuatro de entre 9 y 3 años] en la playa y lo subí a Facebook”. En el vídeo, Candel riñe a sus hijos porque no saben a qué hospital deben ir en caso de ponerse enfermos. "Lucía, si te duele la cabeza, los ojos, la nariz o la boca, ¿a qué hospital debes ir?" Los niños fallan la respuesta y Candel hace como que les regaña. El vídeo lo colgó el 7 de julio y ya lleva más de 254.000 reproducciones (más las que se habrá leído en WhatsApp). Un impacto notable. Dice que no sabe de redes sociales —ni tiene cuenta en YouTube— y que los subía a Facebook porque era lo más cómodo.

Jesús Candel, el pasado miércoles ante el hospital clínico de Granada. R. M.

A ese le siguieron otros. Y fue subiendo el tono. “El sistema no va porque todo funciona a dedo. A dedo, a dedo. Hay una Junta de Andalucía, una señora que nombra a dedo a los que le conviene, a los que sabe que no van a decir que no. La consejería nombra a un señor que suele ser el más poco válido que elige a unos gerentes que suelen ser los menos válidos, los que menos sirven, los que menos medicina han practicado en su vida", dice en uno de los últimos vídeos mientras dibuja sobre la pizarra un sencillo esquema.

Candel no era un desconocido en la ciudad. En 2012 había fundado la fundación Spiribol. “Mi abuelo Baltasar era de Lanjarón, en las Alpujarras. Como hay muchas cuestas estaba harto de que sus 11 hijos perdieran la pelota. Así que ató una bola a un palo para que le dieran con una pala y así no se perdía. Lo llamamos bola en espiral”. Él estudió medicina casi por casualidad pero su vocación era la solidaridad. “Quería hacer cine, pero era muy tímido y tampoco lo hice. Como tenía muy buena nota y entonces era muy difícil entrar en medicina me vi ahí. El primer curso pensé que qué estaba haciendo yo ahí”.

"Me dicen que soy vulgar, que soy populista. Y yo digo: 'Gilipollas, a lo mejor es que a ti no te entiende la gente normal y a mí sí'"

Un día acompañó a un amigo que quería ligarse a una monitora a un colegio que ayudaba a niños y ahí se fue enredando. Años después él lió a Andrés Iniesta, Fernando Hierro, Carles Puyol y al Tricicle y creó la fundación Spiribol, donde unos 100 niños de barrios deprimidos van a jugar al juego del abuelo Baltasar. A las puertas del local hay una obra en marcha. "Fernando Roig, de Mercadona, nos está construyendo un parque. 70.000 euros se está gastando", cuenta Spiriman, el mote que le pusieron los chavales hace años. El Spiribol parece sencillo, pero la bola viaja a una velocidad endiablada y no es fácil atinarle con la pala.

Candel habla con acento 'granaíno' no demasiado marcado y con ritmo directo. Es una mezcla de Pablo Iglesias y Álvaro Ojeda. "Me dicen que soy vulgar, que soy populista. Y yo digo: 'Gilipollas, a lo mejor es que a ti no te entiende la gente normal y a mí sí". Sus mensajes, simples, entran como un tiro: "Dinero hay, que no me vengan con historias, que se metan por el culo la crisis. He visto cómo viven los ricos y dinero hay". Niega vinculación con cualquier partido político: "Todos me han tirado los tejos y a todos les he dicho que una leche. No soy podemita ni de ningún partido. A Podemos les he dicho: 'Qué tontos sois. Podíais haber cambiado este país y os habéis puesto por la independencia de Cataluña. Me da coraje que Cataluña se quiera independizar". Spiriman tiene para todos: "Con el PP sabes a lo que van, pero el PSOE es peor porque vende lo contrario y luego ha creado una red clientelar. Iría contra todo el que recorte".

Jesús Candel, Spiriman, juega al Spiribol en su fundación. R. M.

Ante este fenómeno viral, la Junta tuvo una respuesta clásica. Como explica una fuente sanitaria. "Los vídeos circulaban por WhatsApp y la Junta se reunía con el decano de medicina. No servía para nada". Nadie lo vio venir. Ante los mensajes en su Facebook pidiendo que hiciera algo, Candel convocó una manifestación para el domingo pasado. Lo que ocurrió superó todo lo previsto. Unas semanas antes, una manifestación había congregado a solo 4.000 personas que pedían acabar con el aislamiento ferroviario de Granada, que lleva dos años sin tren. Y sin embargo el pasado domingo no cabía nadie. Lo han cifrado entre 40.000 y 80.000 personas. Da igual cuántos. Era muchísima gente para una capital mediana. Y al frente, Spiriman. Le acercaban a los niños para que los besara, era como una estrella de rock.

La manifestación y su tremendo éxito llegó en el peor momento para el socialismo andaluz. Con Susana Díaz moviendo los hilos del partido a nivel nacional, una marea blanca es una bomba de relojería. El nerviosismo es palpable. Tras varias idas y venidas y consultas a los superiores durante tres días, la Junta no ha querido contestar a las preguntas de este diario. Nadie se ha hecho responsable de los errores y el consejero, Aquilino Alonso, no fue a la ciudad hasta ayer, donde templó el ambiente. "Hay cosas que seguro que se han hecho mal aunque no a sabiendas de que se hacían mal”, declaró.

Susana Díaz ha pedido disculpas. La protesta llega en el peor momento para la líder del PSOE andaluz

Unos días antes, Susana Díaz había ido en la misma línea en el Parlamento andaluz. Díaz admitió "errores" y pidió "disculpas". La Junta "puede cometer errores", dijo, "realizar actuaciones que posiblemente deberíamos explicar mejor" y que "no son comprendidas por los ciudadanos, que están preocupados como es completamente natural por su derecho a la salud", unos "errores por los que pedimos disculpas". Ese mismo día, la mayoría del Parlamento pidió a la Junta que paralizara la fusión hospitalaria. Solo dos semanas antes de la manifestación, la escuela Andaluza de Salud Pública premió a la marea blanca de Madrid que tantos dolores de cabeza dio a Esperanza Aguirre por "su contribución a la defensa de la sanidad pública".

Spiriman sabe que han empezado a sembrar rumores sobre él, sobre sus intereses y su trabajo. Él mismo saca el tema. "Dicen que trabajo poco, pero me adelanto y aclaro en un vídeo que tengo media jornada para dedicarme a la fundación. Si sé que van soltando que tengo una empresa aclaro que es para fabricar el material y que los beneficios son para la fundación. No tengo nada que ocultar y no tengo miedo".

El miedo en el Ejecutivo andaluz es que el fenómeno se extienda a otras ciudades, que prenda la protesta y dinamite su imagen de haber preservado la sanidad durante lo peor de la crisis. Una vuelta en coche por Granada con él da una idea del fenómeno. Suena el teléfono y un hombre mayor pide hablar discretamente con él: "Le tengo que contar algo muy grave que está ocurriendo en un hospital. Solo usted puede ayudarnos". Spiriman resopla y comenta que quizá haya llegado el momento de dejar la medicina.

El doctor Spiriman contra la Jungla de AndalucíaJavier Caraballo

18 comentarios

Hoy en portada