incluso para las personas poco activas

La música rápida y alegre mejora el rendimiento y facilita un entrenamiento duro

Los participantes disfrutaron más de realizar ejercicios HIIT con música que cuando lo hicieron en sesiones sin audio o escuchando un podcast

Foto: Salir a entrenar con nuestra música favorita ayuda a mejorar el rendimiento (Foto: Pixabay)
Salir a entrenar con nuestra música favorita ayuda a mejorar el rendimiento (Foto: Pixabay)

La música alegre puede hacer que un entrenamiento riguroso parezca menos difícil, incluso para personas que son poco activas, según una nueva investigación de la Universidad de Columbia Británica (UBC), en Canadá. Matthew Stork, becario postdoctoral en la UBC, publicó recientemente un estudio que analiza cómo la música adecuada puede ayudar a las personas menos activas a obtener más de su entrenamiento y disfrutarlo más.

Se ha demostrado que el entrenamiento a intervalos de alta intensidad (HIIT), sesiones breves y repetidas de ejercicio intenso separadas por períodos de descanso, mejora la salud física después de varias semanas de entrenamiento. Pero Stork admite que puede percibirse como agotador para muchas personas, especialmente para aquellos que son menos activos.

El autor del estudio reconoce que "si bien el HIIT es eficiente en el tiempo y puede obtener beneficios significativos para la salud entre los adultos que no son lo suficientemente activos, un inconveniente importante es que las personas pueden encontrar que es desagradable, lo que desalienta para ser constante".

Música y HIIT

En una investigación previa, dirigida por Stork y Kathleen Martin Ginis, habían examinado los efectos de la música durante la práctica de ejercicios HIIT con personas deportistas activas. Pero en su último estudio, publicado en la revista 'Psychology of Sport and Exercise', ha probado los efectos de la música con participantes que no eran lo suficientemente activos, utilizando un proceso de selección de música más riguroso e implementó un régimen HIIT más práctico para los adultos menos activos.

Para los adultos menos activos utilizaron un proceso de selección de música más riguroso e implementaron un régimen HIIT más práctico

La inverstigación se realizó en la Universidad Brunel de Londres y Stork trabajó con el profesor Costas Karageorghis, un investigador de renombre mundial que estudia los efectos que la música tiene sobre el deporte y el ejercicio. En primer lugar, Stork reunió un panel de adultos británicos para calificar las cualidades motivacionales de 16 canciones de ritmo rápido. Las tres canciones con las calificaciones de motivación más altas se utilizaron para el estudio.

Según Stork, "la música se usa típicamente como una estrategia disociativa. Esto significa que puede desviar la atención de las respuestas fisiológicas del cuerpo al ejercicio, como el aumento de la frecuencia cardíaca o los músculos adoloridos. Pero con el ejercicio de alta intensidad, parece que la música es más efectiva cuando tiene un ritmo rápido y es altamente motivadora".

Muchos deportistas utilizan sus cascos para escuchar música y concentrarse (EFE/Ángel Medina G.)
Muchos deportistas utilizan sus cascos para escuchar música y concentrarse (EFE/Ángel Medina G.)

A continuación, un grupo separado de 24 participantes completó lo que se conoce como el 'entrenamiento de un minuto': tres sprints totales de 20 segundos, con un total de 60 segundos de arduo trabajo. Un breve descanso separó los sprints, para un período de ejercicio total de 10 minutos, incluido el calentamiento y el enfriamiento. Los participantes completaron estas sesiones de HIIT en tres condiciones diferentes: con música motivacional, sin audio o un podcast sin música.

Resultados sorprendentes

Los participantes reportaron mayor disfrute de HIIT y tuvieron ritmos cardíacos elevados y potencia máxima en la sesión con música en comparación con las sesiones sin audio y podcast. Matthew Stork no se esperaba esos resultados: "Cuanto más lo veo, más sorprendido estoy. Creíamos que la música motivadora ayudaría a las personas a disfrutar más el ejercicio, pero nos sorprendió la elevada frecuencia cardíaca. Ese fue un descubrimiento novedoso".

Creíamos que la música motivadora ayudaría a las personas a disfrutar más el ejercicio, pero nos sorprendió la elevada frecuencia cardíaca

Stork cree que la frecuencia cardíaca elevada puede explicarse por un fenómeno llamado 'arrastre': "Los humanos tienen una tendencia innata a alterar la frecuencia de sus ritmos biológicos con respecto a los ritmos musicales. En este caso, la música de ritmo rápido puede haber aumentado el ritmo cardíaco de las personas durante el ejercicio. Es increíble lo poderosa que puede ser la música".

La investigación de Stork indica que para las personas que se consideran insuficientemente activas, la música no solo puede ayudarles a trabajar más físicamente durante el HIIT, sino que también puede ayudarles a disfrutar más. Y debido a que la música motivadora tiene el poder de mejorar los entrenamientos HIIT, en última instancia, puede dar a las personas un impulso adicional para probar el HIIT nuevamente más adelante.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios