Las dietas más eficaces, fáciles y seguras del año, según los expertos en salud
EL RANKING DE U.S NEWS

Las dietas más eficaces, fáciles y seguras del año, según los expertos en salud

Todos los años aparecen dietas nuevas, pero no todas son recomendables. Por eso es interesante el 'ranking' que publica anualmente la revista U.S. News

Foto: La mayoría de dietas priman el consumo de frutas y verduras. (Corbis)
La mayoría de dietas priman el consumo de frutas y verduras. (Corbis)
Autor
Tags
    Tiempo de lectura6 min

    Todos los años aparecen dietas nuevas, pero no todas son recomendables. Por eso es interesante el ranking que publica anualmente la revista U.S. News, otrora uno de los grandes semanarios americanos junto a Time y Newsweek, que se ha especializado en la elaboración de listados.

    En este caso no se citan las dietas más populares (como en el listado de Google) sino aquellas que un panel de expertos en salud consideran más eficaces, y no sólo para adelgazar. Según los criterios de la publicación, para estar entre las mejores de la lista una dieta tiene que ser “relativamente fácil de seguir, nutritiva, segura y efectiva para perder peso y prevenir la diabetes y las enfermedades cardiovasculares”.

    Estas son, por orden, las únicas 7 dietas que han obtenido el sello de “BEST”, de entre las 32 analizadas.

    1. La dieta DASH

    La dieta DASH responde al acrónimo Dietary Approaches to Stop Hypertension (“enfoque alimenticio para detener la hipertensión”) y, como su nombre indica, fue desarrollada por el Instituto Nacional de Salud estadounidense como una dieta específica para tratar a pacientes con tensión alta. Pese a esto, los expertos de U.S News consideran que es una dieta ideal para todo tipo de personas.

    Se trata de una dieta muy variada en la que se prima la ingesta de frutas, verduras y lácteos bajos en grasa. También se consumen cereales integrales, carne, pescado y legumbres, pero de forma más restringida. Las grasas saturadas, los azúcares refinados y los carbohidratos están prácticamente prohibidos. La dieta va acompañada de un plan de actividades de ejercicio físico y reduce a la mínima expresión el consumo de alcohol.

    La sal, como es lógico tratándose de una dieta específica para tratar la hipertensión, se reduce y controla a un mínimo diario, lo que implica desterrar de nuestra alimentación la mayoría de conservas, embutidos y sopas instantáneas.

    2. La dieta TLC

    Al igual que la dieta DASH la dieta TLC (acrónimo de Therapeutic Lifestyle Changes, “cambios terapéuticos de estilo de vida”) fue diseñada por el Instituto Nacional de Salud estadounidense, aunque en esta ocasión como una dieta para tatar el colesterol. De nuevo, los expertos han considerado que es una dieta ideal para todo tipo de perfiles, pues es “muy saludable, completa y segura”.

    Se trata de una dieta con un enfoque basado en el “hazlo tú mismo”: es muy flexible pero requiere un gran compromiso, dado que no está tan pautada como otras dietas. La clave del régimen reside en la reducción a la mínima expresión del consumo de grasas, en particular las grasas saturadas (lácteos enteros, fritos, carnes grasas…). Por lo demás, se prima el consumo de cereales integrales, fruta, vegetales, pescado y pollo (sin la piel).

    3. La dieta de la clínica Mayo

    El siguiente régimen de la lista es el que recomienda la clínica Mayo –una de las compañías de hospitales privados más prestigiosa del mundo– a todos sus pacientes para mantener una alimentación saludable a lo largo del tiempo. Los expertos consideran que es una dieta excelente como régimen de mantenimiento, pues es muy completa y segura, aunque no permite adelgazar tan rápido como otros regímenes.

    La dieta de la clínica Mayo no elimina ningún nutriente pero, como la mayoría de planes de adelgazamiento, prima la ingesta de frutas, vegetales y cereales integrales. La particularidad de este régimen es que insiste en el cambio en los hábitos de vida, no sólo en lo que respecta a la alimentación, también en lo relativo al ejercicio físico. Además incide en los peligros de los alimentos procesados, que están muy limitados en la dieta.  

    4. La dieta mediterránea

    La dieta mediterránea es la dieta tradicional que cuenta con un mayor respaldo científico y todos conocemos en qué consiste: un consumo alto de frutas, verduras, pescado, cereales integrales, legumbres y aceite de oliva, y bajo en carne roja, azúcares y grasas saturadas. Pero, además, un componente importante es la práctica de ejercicio. Dado que es la dieta a la que más estamos acostumbrados, en España debería estar sin duda en la primera posición.

    5. Weight Watchers

    La dieta de Weight Watchers es la única dieta comercial que se cuela en el ranking (en España la marca se comercializa con el nombre Entulínea). Según los expertos de U.S. News supera al resto de dietas de pago en múltiples áreas, incluyendo la pérdida de peso a corto y largo plazo y lo fácil que es de seguir.

    El regimen pone el énfasis en el trabajo en grupo (para tener éxito en la dieta es importante el apoyo de los que nos rodean), la ingesta de muchas frutas y verduras y deja espacio para las indulgencias ocasionales, que considera necesarias para no desesperar en el intento.

    6. La dieta flexitariana

    El flexitarianismo es un neologismo reciente –mezcla de "vegetariano" y "flexible"– que se creó para designar a aquellas personas cuya dieta es fundamentalmente vegetariana, pero no hacen ascos a la carne de vez en cuando, sobre todo si se encuentran fuera de casa. Aunque ninguna organización vegetariana reconoce la dieta flexitariana, es un primer paso para muchas personas que deciden dejar a un lado la carne.

    La dieta flexitariana enfatiza el consumo de frutas, vegetales, cereales integrales y proteínas vegetales, que suplan las que aportaría la carne, aunque la dieta también permite el consumo de huevos y lácteos. La carne, como tal, sólo se añade en muy pequeñas cantidades como ingrediente en platos de pasta o ensaladas.

    7. Dieta volumétrica

    La dieta volumétrica es una creación de la profesora de nutrición de la Universidad Estatal de Penn Barbara Rolls. Se basa en la idea de que la gente tiende a comer todos los días la misma cantidad de comida, independientemente de las calorías que esta tenga. Una dieta basada en la reducción de las cantidades es, en opinión de Rolls, mucho más difícil de seguir que una dieta en la que se coma mucho en cantidad, pero poco en calorías.

    El régimen prima los alimentos de baja densidad, bajos en calorías, pero grandes en volumen, que ayudan a que nos sintamos satisfechos sin engordar. Las frutas y los vegetales son los reyes de esta dieta, aunque también se come bastante pasta y sopas. Se trata de un régimen que exige dedicar tiempo a la cocina, pues es importante diseñar bien los platos según las pautas marcadas.

    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    1comentario
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios