LA TEFINA AUMENTA LA EXCITACIÓN

Llega la Viagra femenina, un espray con testosterona que potencia el orgasmo

El conocido como trastorno orgásmico femenino (FOD) podría tener los días contados si, finalmente, la Tefina supera los ensayos clínicos que se pondrán en marcha en

Foto: Llega la Viagra femenina, un espray con testosterona que potencia el orgasmo
Llega la Viagra femenina, un espray con testosterona que potencia el orgasmo
Autor
Tags
Tiempo de lectura3 min

El conocido como trastorno orgásmico femenino (FOD) podría tener los días contados si, finalmente, la Tefina supera los ensayos clínicos que se pondrán en marcha en Australia y Canadá. Se trata de un aerosol que aumenta el grado de excitación de las mujeres mediante la inhalación de una dosis de testosterona antes de mantener relaciones sexuales. Este espray ya ha sido bautizado como la Viagra femenina y, según escribió en las páginas del diario australiano Herald Sun la directora del Programa de Investigación para la Salud de la Mujer en la Universidad de Monash (Australia), Susan Davis, “está llamado a cambiar la vida de muchas mujeres”.

La compañía farmacéutica responsable de su desarrollo calcula que una de cada cinco mujeres, tanto premenopáusicas como posmenopáusicas, sufren un retraso persistente o ausencia de orgasmo tras la fase de excitación normal. Una disfunción sexual para la que todavía no existe en el mercado ningún tipo de tratamiento.Vincular el trastorno orgásmico femenino con un problema fisiológico es una tergiversación

En el artículo de Davis se pone de relieve que hay muchas más mujeres de las que se cree que no experimentan una satisfacción sexual completa. “Las encuestas indican que un 30% no alcanza el clímax durante el coito, una incapacidad que convierte las relaciones sexuales en una tarea o en un deber, en lugar de una tratarse de una experiencia positiva de las parejas”.

Un trastorno “más extendido de los que se piensa”

Los primeros ensayos clínicos han arrojado resultados positivos sobre este fármaco, que dilata los vasos sanguíneos, principalmente en los genitales, aumentando así la capacidad de las mujeres para alcanzar un orgasmo. Su eficacia se ha testado en un 60% de las pacientes sobre las que se realizaron las pruebas. Sus efectos no solo son fisiológicos, sino que se ha comprobado que aumenta la libido influyendo en el deseo y las fantasías, según asegura la investigadora australiana.Su eficacia se ha testado en un 60% de las pacientes

Anteriormente ya se había probado en EEUU tratamientos contra esta disfunción sexual femenina, aunque todos ellos fracasaron. El desarrollo de este tipo de medicamentos trae de cabeza a las grandes farmacéuticas desde que comenzó a comercializar la Viagra, pero ninguno de ellos fue aprobado. En algún caso incluso se aprobaron parcialmente y luego fueron retirados del mercado por sus perniciosos efectos secundarios. Este último fue el caso del parche Intrinsa.

¿Un problema fisiológico o psicológico?

La Tefina tiene todas las papeletas para convertirse en el primer estimulante sexual femenino que supere la fase de ensayo. A pesar de ello, no faltan las voces críticas que ponen en duda el mismo hecho de que el trastorno orgásmico femenino exista. Una de las abanderas de estas tesis es Liz Canner, autora del polémico documental Orgasm Inc., en el que defiende que los trastornos sexuales son una creación ficticia de las industrias farmacéuticas para aumentar sus beneficios.Australia y Canadá serán, previsiblemente, los primeros países en comercializar este fármaco

La Asociación Americana de Psiquiatría ha defendido la oficialidad de este tipo de diagnósticos, los cuáles define como aquella situación en la que una mujer sufre estrés debido a que “su capacidad orgásmica es insuficiente teniendo en cuenta su edad, experiencia sexual y la estimulación que recibe”.

Otra de las voces críticas, aunque menos conspirativa que la de Canner, es la de Barbara Mintzes, profesora de farmacología en la Universidad British Columbia. “Vincular el trastorno orgásmico femenino con un problema fisiológico es una tergiversación porque el sexo en las mujeres es una cuestión más psicológica y cultural”, explica. Por tanto, cree que el fármaco “distrae las causas reales” de un trastorno para cuya cura propone la terapia de pareja.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios