''EL EMPLEO ESTÁ MEJOR DE LO QUE SE CREE''

La verdad sobre los grandes mitos del mercado laboral alemán

Durante los últimos meses, gran parte del discurso público en lo que concierne a temas laborales ha mantenido que, aunque el mercado español de trabajo no

Foto: La verdad sobre los grandes mitos del mercado laboral alemán
La verdad sobre los grandes mitos del mercado laboral alemán

Durante los últimos meses, gran parte del discurso público en lo que concierne a temas laborales ha mantenido que, aunque el mercado español de trabajo no atraviesa precisamente por su mejor momento, tampoco los alemanes se encuentran en condiciones de presumir de él aunque así lo haga el partido de Angela Merkel, el CDU. Minijobs, inestabilidad y jubilaciones forzadas han sido los argumentos esgrimidos por sus detractores para recordar que no es oro todo lo que luce. Sin embargo, una nota publicada ayer por el Instituto de Estudios Económicos (IEE) a partir de datos  proporcionados por el Instituto de la Economía Alemana de Colonia señala en la dirección completamente opuesta. Es decir, que Alemania sigue ofreciendo un mercado laboral bastante positivo para el trabajador y, además, la mayor parte de nociones popularmente compartidas son falsas.

Estas creencias están muy extendidas tanto en Alemania como fuera de allíUn economista del instituto señala a El Confidencial que lo que estos datos muestran es que “el mercado laboral es mejor de lo que se piensa, tanto en la propia Alemania como fuera de sus fronteras”, lo que le ha supuesto ser el centro de duras críticas tanto por parte de los sindicatos del país (como ocurre con el DGB, Deutscher Gewerkschaftsbund) como fuera de sus fronteras, en países como el nuestro donde la guerra entre Europa del Norte y los llamados PIIGS parece cada vez más enconada. “En España está muy difundido ese mito, y en muchas ocasiones se utiliza para señalar que Alemania no está tan bien. A veces, cuando las cosas no funcionan, se mira al vecino y se le señala”, indican desde el IEE, que también recuerda que “en muchos casos se debe a la falta de información o quedarse únicamente con lo que se cuenta en los medios de comunicación”. Pero ¿cuáles son exactamente los mitos que estos datos intentan desmentir?

Los minijobs cada vez son más frecuentes. “No es verdad que sólo se creen miniempleos”, señala la fuente del Instituto, y los datos lo demuestran: desde 2004, las cifras proporcionadas indican que el número de este tipo de empleos no ha aumentado de manera significativa, a pesar de que este mismo año los sindicatos alemanes señalasen que desde aquella fecha el número de estos trabajos había pasado de los 639.500 a los 835.000, es decir, alrededor de un 25% más.  “Al contrario de lo que se piensa, las mejoras no han ido acompañadas por empleos de peor calidad, como es el caso de los minijobs”, señalan desde el IEE.

Los sueldos son cada vez más bajos. Muchos mantienen que los positivos datos de empleo del país teutón se han obtenido gracias a la proliferación de trabajos basura o mal pagados. Efectivamente, los datos señalan que los tipos de empleo se han diversificado –por ejemplo, a través del aumento de los trabajos a tiempo parcial–, según señala el estudio, el porcentaje de los trabajos que reciben una menor retribución simplemente han pasado del 10 al 14% entre 2000 y 2009, y además, el porcentaje de los sueldos mejor pagados ha aumentado del 46 al 48%. Aunque, como matizan los sindicatos, ha sido a partir de 2010 cuando los sueldos han empezado a caer, afectando a más de 2,3 millones de trabajadores.

Sólo se hacen contratos temporales. Es cierto que el primer trabajo en la vida laboral de los alemanes suele ser de este tipo (un 41% en la franja de edad que comprende entre los 15 y los 20 años), pero cuando los empleados crecen, ya antes de los 30 años, la cifra desciende al 21%. “Lo que sí ha aumentado es el empleo a tiempo parcial, que favorece la inserción laboral de las mujeres y ha beneficiado a los parados. La pregunta es la de siempre, si es preferible tener un trabajo peor retribuido a no tener trabajo”, añaden las fuentes del IEE.

El 59,6% de la población mayor de 55 años sigue en activoLos empleos de mayor calidad han desaparecido. Según los datos, el empleo a tiempo completo se ha mantenido en un 40% desde el año 2010. Y además, el paro ha descendido, de un 38 a un 32%, pero no a costa de los trabajos fijos, señalan las estadísticas. Por su parte, los sindicatos apuntan que el número de trabajadores precarios ha aumentado en un 45% en los últimos años, y que ahora 7,7 millones de alemanes lo son.

Si tienes más de 55 años, es imposible trabajar. En realidad, Alemania es el segundo país de Europa donde más personas mayores de 55 años trabajan, después de Suecia: en concreto, el 59,6% de la población de esa edad sigue en activo. Lo que los sindicatos alemanes denuncian es que, a partir de ahora, y por la proliferación de miniempleos, las jubilaciones serán mucho peores que en el pasado inmediato. Los detractores de Merkel y su partido afirman que el número de prejubilaciones ha aumentado (un 41,2% el pasado año) aunque la legislación alemana intente ir en el sentido contrario, alargando la edad de jubilación hasta los 67 años de manera gradual hasta 2029.

–Muchos alemanes empleados viven en el límite de la pobreza. Los datos matizan que esto ocurre principalmente con los alemanes en paro, no con los que trabajan. Algo obvio, pero que se encuentra en conflicto con la tesis defendida por los sindicatos, que afirmaban que los bajos salarios de sus compatriotas eran los causantes de que, aun empleados, muchos alemanes viviesen por debajo del nivel de pobreza. Según estos datos, tan sólo un 16% de los empleados se encuentran en una situación vulnerable antes esta situación, señalan los datos, aunque el DGB aumente la cifra hasta el 23,3%.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios