Es noticia
Menú
Los gordos, la próxima gran apuesta de los principales fondos de inversión
  1. Alma, Corazón, Vida
ESTÁN DESARROLLANDO ESTRATEGIAS EN CUATRO SECTORES

Los gordos, la próxima gran apuesta de los principales fondos de inversión

La lucha contra la obesidad genera pingües beneficios económicos para las grandes empresas y, según las previsiones de los inversionistas, los réditos en el futuro todavía

Foto: Los gordos, la próxima gran apuesta de los principales fondos de inversión
Los gordos, la próxima gran apuesta de los principales fondos de inversión

La lucha contra la obesidad genera pingües beneficios económicos para las grandes empresas y, según las previsiones de los inversionistas, los réditos en el futuro todavía serán mayores. Así lo atestiguan los grandes fondos de inversión que ven en las incipientes políticas públicas contra el sobrepeso una oportunidad “altamente rentable”. En un informe del Bank of America Merrill Lynch se identifica la lucha global contra la obesidad con una beneficiosa estrategia inversionista. Especialmente, en la industria farmacéutica, por el desarrollo de píldoras contra la obesidad, y en la alimentaria, donde se disparará la venta de productos dietéticos y saludables, según explica a The Telegraph el trader del BoA Merrill Lynch Global Research, Sarbjit Nahal.

En los últimos 30 años los índices de obesidad se han duplicado a nivel mundial y triplicado en los países desarrollados. En estos momentos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que el número de personas con obesidad en todo el mundo ya alcanzan los 500 millones. Sólo en Estados Unidos, las previsiones para el año 2030 son que el país contará con 65 millones de personas con sobrepeso. Una tendencia que también se está produciendo en países emergentes como Brasil. Los grandes capitales ya se frotan las manos ante la propagación de esta epidemia mundial. En total, el informe de Merril Lynch apunta a cuatro sectores clave donde se producirán suculentas ganancias.

Farmacéuticas y empresas de biotecnología

Además de los laboratorios encargados de desarrollar medicamentos para bajar de peso, como indicaba Nahal, también existe una gran oportunidad en el campo de las enfermedades y problemas derivados de la obesidad, como la diabetes, la insuficiencia renal y los implantes de rodilla, pues “es probable que veamos una mayor demanda de estos productos”, indica. Asimismo, tampoco pasan desapercibidas las empresas de fabricación de utensilios sanitarios adaptados a personas obesas como: grúas para mover pacientes, camas con dimensiones más grandes e incluso ambulancias.McDonalds está orientando sus inversiones a las cadenas de comida saludable, como Pret a Manger

En el país norteamericano el precio de las acciones de Arena Pharmaceuticals subió un 500% en el momento en que recibió la aprobación para su nuevo medicamento contra la obesidad. El fondo de inversiones especializado en salud (fármacos, biotecnología, dispositivos médicos…) Axa Framlington ha doblado su capital en la última década, unos beneficios que durante los últimos tres años han aumentado un 66 por ciento. La alta rentabilidad de estos fondos ha llevado a Axa Framlington a crear su propio fondo de inversiones únicamente para biotecnología, del que dependieron el 27% de sus ganancias del último ejercicio.

Industria alimentaria y textil

Los productos dietéticos generan un mercado anual de cuatro mil millones de dólares, sólo en Estados Unidos. Un mercado suculento que cuenta con la ventaja añadida, apunta Nahal, de que no sea tan castigado con subidas de impuestos.

Las estrategias comerciales de las grandes multinacionales de alimentación ya llevan años adaptándose a estas nuevas circunstancias. Compañías como Nestlé, Unilever, Procter & Gamble, Kraft o Tesco fabrican y venden una amplia gama de productos “sanos”, lo que salvaría sus cuentas de resultados en el caso de que se implantase un impuesto específico para tasar los productos con más aporte calórico, como ya se empieza a temer en estos círculos empresariales. De hecho, McDonalds ha comprado todas las acciones de Pret a Manger, una cadena en continua expansión de restaurantes de comida rápida elaborada a base de productos orgánicos y bajos en grasa.Las multinacionales temen una subida de impuestos en productos con alto contenido calórico

El analista de inversiones en Bestinyest, Adrian Lowcock, asegura en el mismo diario británico que las grandes empresas mundiales de alimentación sólo concentran la venta de productos ricos en grasas en los mercados de países emergentes. Sin embargo, cree exagerados estos movimientos para equilibrar los ingresos porque, “por ejemplo, las compañías tabacaleras, a pesar de la fuerte regulación a la que están sometidas, siguen teniendo unas ganancias bastante elevadas”.

Por otra parte, se espera que el material deportivo y textil para hacer deporte experimente un fuerte incremento, una tendencia iniciada hace varios años, pero que ha tenido sus correspondientes altibajos. “Está claro que la influencia de la obesidad mejorará las ventas de este sector”, añade Lowcock, aunque “todavía está por ver cómo afectará a los distintos países la actual situación económica”.

Diversificar las inversiones

Los expertos financieros coinciden en señalar que las estrategias de inversión basadas en un solo sector son intrínsecamente más arriesgadas. Así, el agente de inversiones británico Dario McDermott, señala que “basta un cambio legislativo o algún tipo de escándalo para que las inversiones de su cartera se desplomen”. Además, se muestra comedido ante unas tendencias que a menudo puedan pasar de moda y, antes de que su potencial se haga realidad, pueden atravesar situaciones difíciles en las que acarreen pérdidas económicas. Por último, recomienda a los que quieran invertir en estos sectores que lo hagan en los fondos destinados a ellos, en lugar de comprar directamente las acciones.El número de obesos ya supera los 500 millones en todo el mundo, según la OMS

Por otra parte, los analistas apuntan que tampoco se deben olvidar ciertas tendencias irreversibles, como el envejecimiento de la población o las crecientes necesidades energéticas, para invertir en estos otros sectores. Cuantas más opciones, sentencian, más seguridad y más posibilidad de obtener beneficios.

La lucha contra la obesidad genera pingües beneficios económicos para las grandes empresas y, según las previsiones de los inversionistas, los réditos en el futuro todavía serán mayores. Así lo atestiguan los grandes fondos de inversión que ven en las incipientes políticas públicas contra el sobrepeso una oportunidad “altamente rentable”. En un informe del Bank of America Merrill Lynch se identifica la lucha global contra la obesidad con una beneficiosa estrategia inversionista. Especialmente, en la industria farmacéutica, por el desarrollo de píldoras contra la obesidad, y en la alimentaria, donde se disparará la venta de productos dietéticos y saludables, según explica a The Telegraph el trader del BoA Merrill Lynch Global Research, Sarbjit Nahal.