Es noticia
Menú
El riesgo convive en nuestras propias casas
  1. Alma, Corazón, Vida

El riesgo convive en nuestras propias casas

El descontrol en los hogares con las medicinas raya el surrealismo. No se conoce familia en este país que no tenga en su casa un nutrido

Foto: El riesgo convive en nuestras propias casas
El riesgo convive en nuestras propias casas

El descontrol en los hogares con las medicinas raya el surrealismo. No se conoce familia en este país que no tenga en su casa un nutrido botiquín con los fármacos más raros. La excusa siempre es la misma: los niños o el abuelo. Luego viene la Sociedad Española de Medicina General (SEMG) y nos alerta de que el 80% de los medicamentos que hay en los hogares españoles son antibióticos que se van acumulando de anteriores prescripciones médicas. Y no sólo eso, sino que "suponen un riesgo" porque la gente se automedica con ellos.

Y no hay manera de cambiar esa absurda cultura del abastecimiento casero de píldoras, jarabes y supositorios. Un pediatra amigo cuenta que él ha visto incluso compuestos hormonales en el cuarto de baño de alguna casa. Y no presisamente, dice, por prescripción médica. El caso es que el XII Congreso Nacional y VII Internacional de la Medicina General Española, que se ha celebrado en Valencia, da para ésta y otras noticias. Aunque uno de los temas que más preocupa actualmente es precisamente el acopio desmesurqado de medicamentos en las casas y la automedicación con antibióticos.

Los epidemiólogos están alarmados por la resistencia desarrollada a estos fármacos, porque no se respetan las indicaciones de los especialistas y porque tadavía perdura la idea de que los antibióticos valen para casi todo. Luego uno se pregunta por los motivos para que se vendan sin receta muchas de las medicinas que hoy son de uso habitual, por la propaganda mediática tan persistente, por el gigantesco negocio que mueve... Es el mercado de la enfermedad, más que de la salud.

Primero se crea la necesidad, y a continuación se vende el remedio salvador, el último invento salido de los mejores laboratorios. Pero esto es harina de otra semana. El fracaso de que haya tanto antibiótico en los hogares no sólo es de la mala educación para la salud de los ciudadanos. También los médicos tienen su parte de culpa. En el 40% de las infecciones víricas, se prescribe tratamiento con antimicrobianos. Mal diagnóstico del bata blanca que lo hace. Se estudia en tercero de carrea.

El descontrol en los hogares con las medicinas raya el surrealismo. No se conoce familia en este país que no tenga en su casa un nutrido botiquín con los fármacos más raros. La excusa siempre es la misma: los niños o el abuelo. Luego viene la Sociedad Española de Medicina General (SEMG) y nos alerta de que el 80% de los medicamentos que hay en los hogares españoles son antibióticos que se van acumulando de anteriores prescripciones médicas. Y no sólo eso, sino que "suponen un riesgo" porque la gente se automedica con ellos.