El Tai Chi reduce el riesgo de caídas en personas con osteoporosis

La práctica del Tai Chi reduce hasta un 48% el riesgo de caídas en personas mayores con osteoporosis, según la doctora Laura Soria Villegas, traumatóloga adjunta

Foto: El Tai Chi reduce el riesgo de caídas  en personas con osteoporosis
El Tai Chi reduce el riesgo de caídas en personas con osteoporosis
Autor
Tags
    Tiempo de lectura2 min

    La práctica del Tai Chi reduce hasta un 48% el riesgo de caídas en personas mayores con osteoporosis, según la doctora Laura Soria Villegas, traumatóloga adjunta y coordinadora del Servicio de Urgencias de Traumatología del Hospital San Pablo de Barcelona.

    Según esta doctora, la práctica del Tai Chi incrementa la calidad de vida de las personas con osteoporosis porque al mejorar el equilibrio en movimiento disminuye el riesgo de caídas, lo que previene fracturas. Asegura además que la práctica regular del Tai Chi consigue una menor pérdida de masa ósea y mejora la salud mental de los pacientes porque favorece unas buenas relaciones con el entorno.

    El Tai Chi es una antigua forma de ejercicio de origen chino con la que se desarrolla especialmente la coordinación y el control del equilibrio mediante giros suaves y armónicos que a veces recuerdan los movimientos de algunos animales, y las personas que lo practican toman conciencia de su cuerpo y logran corregir errores posturales.

    La doctora Soria ha presentado el taller que coordina sobre el Tai Chi y la osteoporosis dirigido a médicos especializados en rehabilitación y medicina física, para que los especialistas en el aparato locomotor lo conozcan como un alternativa de prevención y un instrumento a su disposición para tratar y mejorar a los pacientes. El Tai Chi lo puede practicar todo el mundo, con independencia de su condición física, porque es un ejercicio de moderada intensidad, pero está especialmente indicado para las personas mayores de 65 años con osteoporosis como método de prevención contra caídas y fracturas.

    Los expertos recomiendan que las personas susceptibles de padecer osteoporosis comiencen a practicar esta técnica oriental alrededor de los 55 años, unos diez años antes de que exista un riesgo real de sufrir osteoporosis.

    En España, unos dos millones de mujeres y 750.000 hombres padecen osteoporosis, una enfermedad de los huesos que se caracteriza por una disminución progresiva de la masa ósea, que produce un aumento de la fragilidad en el hueso e incrementa el riesgo de fracturas. Se estima que una de cada dos mujeres mayores de 50 años puede sufrir una fractura ósea como consecuencia de la osteoporosis, y que una de cada tres mujeres mayores de 80 años sufrirá una fractura de cadera.

    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios