Smart TV es la denominación que los fabricantes han dado a las últimas generaciones de televisores con conexión a internet (vía wifi o ethernet, principalmente). Los nuevos modelos poco tienen que ver con las primeras unidades que llegaron al mercado (conocidas como internet TV) y su uso se asemeja cada vez más al de un ordenador o un smartphone; aunque no permiten realizar llamadas, es posible llevar a cabo videoconferencia.

Estos televisores inteligentes, al igual que los teléfonos móviles, incluyen sistema operativo, software y procesador, así como apps específicas, y ofrecen la posibilidad de descargar otras muchas más en función de los gustos del usuario.

Sirven para acceder a redes de sociales y correo electrónico con pantalla compartida, reproducir en alta definición diversos formatos de vídeo, música e imágenes; se pueden controlar por voz, disponen de servicio cloud o capacidad para crear carpetas y organizar los contenidos y, aunque a veces se nos olvide, también son televisor.

Un repaso por sus prestaciones

Aprovechando el reciente lanzamiento de la gama Smart TV 4.0 de LG, vamos a tomar como ejemplo un par de estos nuevos modelos para comprobar las prestaciones de los llamados televisores inteligentes.

El portfolio de LG abarca pantallas de 32 a 84 pulgadas con múltiples características para adecuarse a las necesidades de cada cliente. Por ejemplo, el 84LM960V, que es el primer televisor Ultra HD de 84” de la industria, ofrece una resolución de hasta 3840 x 2160 HD4K.

Sin embargo, para mostrar el rendimiento de las smart TV hemos elegido las referencias 55LA860V de 55 pulgadas (gama alta) y 47LA620S de 47 pulgadas (gama media). Aunque ambos televisores comparten buen número de funciones, el primero se beneficia de la práctica totalidad de mejoras introducidas en la familia 4.0.

Estos dos televisores poseen un panel IPS que aporta más brillo y contraste que otras tecnologías de display y un amplio ángulo de visión para poder colocar la pantalla en cualquier rincón del hogar. La tecnología Super IPS, con el cien por cien de los píxeles activos, también se emplea en tareas de retoque fotográfico a nivel profesional.

Resolución, audio y conectividad

Los dos modelos tienen una resolución de 1920x1080. El 55LA860V cuenta con una pantalla LED plus (retroiluminación) y sistema de escaneado MCI de 800 Hz, mientras que el 47LA620S dispone de una pantalla LED y un sistema de escaneado MCI de 200 Hz.

En cuanto al audio, el smart TV de 55 pulgadas de la serie 8 se beneficia de las prestaciones de un subwoofer 2.1 y un Sound System de 170 W. El televisor de 47 pulgadas de la serie 6 cuenta con dos altavoces y una potencia de audio de 12 W + 12 W.

La conectividad es otro de los aspectos a destacar de las unidades Smart TV 4.0. Con SmartShare, que incluye MHL, WiFi Direct, NFC, Miracast, WiDi y DLNA, es posible copiar o transferir contenidos de cualquier dispositivo (Android o iOS de cualquier marca) conectado al televisor. Así, WiDi permite duplicar la pantalla del ordenador en el televisor, Miracasthace lo propio con lo que se está viendo en el smartphone y NFC posibilita el envío de fotos a la pantalla de la smart TV.

Tanto el 55LA860V como el 47LA620S poseen puertos USB 2.0 y HDMI 1.4 Simplink, ranura PCMCIA para CI+, salida óptica, LAN (para smart TV y DLNA por cable) y otras conexiones en los laterales y en la parte trasera.

El acceso a la nube queda garantizado a través del almacenamiento en LG Cloud. El usuario puede disfrutar (mediante streaming) de contenidos de alta definición cargados desde cualquier smartphone u ordenador. Este servicio es multitarea, por lo que es posible escuchar música mientras se ven unas fotografías.

El 55LA860V se presenta con cámara integrada (VC400) para sacar el máximo partido a Skype.

Navegación intuitiva

Por su parte, el mando Magic Control facilita la navegación por los menús e internet y proporciona una interacción intuitiva a través de cinco modos: voz (Voice Mate), gestos, puntero, scroll y universal (compatibilidad con diversos dispositivos, como sintonizador externo, altavoces, Blu-ray o DVD de cualquier marca).

Otras características a destacar son navegador libre compatible con Flash11 y HTML5, gafas 3D y Dual Play (ideal para juegos), grabación de contenidos y programas, pantalla partida con la función PIP y diseño Cinema Screen con marco ultrafino y peana Magic Stand.

En definitiva, LG y el resto de los grandes fabricantes de smart TV, como pueden ser Samsung, Sony, Philips, Panasonic o Toshiba (seguro que nos dejamos alguno en el tintero), ofrecen productos que tienen el objetivo de proporcionar la mejor calidad de imagen y sonido e incorporar funciones avanzadas para que todos los miembros de la familia tengan acceso a sus contenidos favoritos (televisión a la carta, noticias, redes sociales o juegos) de la forma más fácil posible.

Actualización de modelos anteriores de Samsung

Pero los fabricantes también piensan en proteger la inversión de los clientes en estos productos. Por ejemplo, Samsung ha lanzado recientemente en España su primer Evolution Kit, un accesorio que permite actualizar modelos comprados en 2012 (Series 7, 8 y 9) y convertirlos en smart TV 2013, tanto a nivel de hardware como de software.

El kit, que se conecta en la parte trasera del televisor inteligente, se distingue por un Smart Hub 2013 que ofrece cinco paneles distintos en los que visualizar programas en directo, vídeo bajo demanda (VoD), apps e internet. Este Smart Hub integra tecnología S Recommendation en el panel On TV para proporcionar sugerencias de contenidos a medida en función de los gustos de cada miembro de la familia.

El Evolution Kit aumenta el rendimiento y la velocidad de navegación por internet y funciones multitarea, ya que “transforma el procesador dual core del televisor en quad core”. También amplía la memoria interna del dispositivo para la descarga de aplicaciones.

La interacción con el televisor se beneficia de diversas opciones para moverse entre los paneles Smart Hub mediante gestos con las dos manos (Motion Control) o la voz (Voice Interaction).

Este dispositivo de Samsung, que se suministra con un mando táctil, ha sido diseñado para ser compatible con todos los estándares de UHD que lleguen próximamente. De esta forma, los usuarios podrán disfrutar de cualquier contenido Ultra High Definition

Smart TV a través de HDMI

Aquellos usuarios que dispongan de un televisor con puerto HDMI tienen la alternativa de poder crear una smart TV mediante la conexión de set-top boxes (STB). Estos dispositivos permiten incluir un sistema operativo y sacar el máximo partido de la conexión a internet desde el mando a distancia.

Unos buenos ejemplos son el SMART TV NANO 2 de Blusens y el Smart TV Box S-901AM de NPG.

La solución de Blusens, con procesador de doble núcleo a 1.6 GHz con arquitectura ARM Cortex A9, integra el sistema operativo Android 4.1 Jelly Bean para ofrecer una smart TV con acceso a navegación libre por internet a través de la conexión wifi/n de alta velocidad y elevado alcance.

El Smart Box S-901AM de NPG facilita el acceso a la tecnología smart TV con un STB con procesador de doble núcleo, almacenamiento interno de 4 GB, sistema operativo Android 4.2.2 Jelly Bean y launcher Smart TV.

Apple TV

Apple también cuenta con su caja, denominada Apple TV, que permite reproducir en streaming contenidos del ordenador y mostrar en la pantalla del televisor (con puerto HDMI) los vídeos, la música o las fotografías del iPad, iPhone o iPod touch.

Sin embargo, parece que la empresa dirigida por Tim Cook también quiere ampliar su presencia en el sector de la smart TV y no de cualquier forma.

Existen rumores de su intención de adquirir PrimeSense, compañía especialista de control de movimiento que colaboró con Microsoft en la fabricación de la primera generación de Kinect. La tecnología de esta empresa israelí podría ayudar a mejorar la interfaz de reconocimiento gestual (facial y corporal) de Apple y, en consecuencia, la interacción con la pantalla.

El tiempo nos dirá si se realiza esta operación y Apple refuerza su catálogo de productos para smart TV o intenta revolucionar la industria como ya sucediera con el teléfono móvil.

Futuro prometedor

El 35% de los hogares españoles contará a finales de 2013 con, al menos, un televisor con conexión a internet, directamente o a través de otros dispositivos como smartphones, tablets, consolas y PC, según un análisis de GfK.

En este escenario, “las diferentes pantallas convivirán con un importante crecimiento en las ventas de todas ellas, especialmente de tablets y smart TV”. La compañía de investigación de mercados estima que este año se venderán alrededor de 19 millones de estos dispositivos y más de 100 millones de unidades en los próximos cinco años.

Estas cifras suponen un alto potencial para la distribución de contenidos digitales, como televisión a la carta o vídeo bajo demanda (VoD), y el mercado publicitario con campañas cada vez más personalizadas.