movimientos en las energías renovables

Siemens-Gamesa: una operación de 5.000 millones y jugosas plusvalías para Iberdrola

El sector está de moda. Y en plena consolidación. Gamesa confirma las negociaciones con la alemana Siemens para cerrar una fusión que alumbre al líder mundial del mercado eólico
Foto: El presidente y consejero delegado de Siemens, Joe Kaeser. (EFE)
El presidente y consejero delegado de Siemens, Joe Kaeser. (EFE)

Las negociaciones se habían llevado en secreto. Durante semanas. Hasta que este viernes, y a raíz de una información publicada en exclusiva por El Confidencial, acabaron saltando a la luz. Gamesa reconoció, a través de un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), "la existencia de conversaciones dirigidas a una potencial integración de determinados negocios de energía eólica de Siemens y Gamesa por vía de una operación de fusión".

Este comunicado, difundido apenas un par de minutos antes del cierre oficial de la sesión bursátil en España, daba carácter oficial a las negociaciones entre ambas compañías. Sobre la mesa, una operación de 5.000 millones de euros, que es lo que ya casi vale Gamesa en bolsa. "Un precio de 5.000 millones encajaría con el tipo de adquisición por tamaño que hace Siemens", aseguran desde Commerzbank. 

​En concreto, la capitalización de la empresa presidida por Ignacio Martín, que el jueves se situaba en los 4.021,5 millones de euros, se disparó al cierre de este viernes hasta los 4.778,3 millones después de que sus acciones subieran un 18,8%, hasta los 17,11 euros. No alcanzaban un precio tan alto desde 2008. 
 

Según las cuentas auditadas del ejercicio 2014, Iberdrola tenía valorada contablemente su participación en Gamesa en 475,3 millones de euros

Sobre una previsión de que Gamesa alcanzará en 2016 un beneficio bruto de explotación (ebitda) que se moverá entre los 500 y los 525 millones de euros, Siemens estaría pagando entre 9,5 y 10 veces ebitda. En octubre de 2015, la alemana Nordex compró la división eólica de Acciona, Acciona Wind Power (AWP), a un múltiplo de 8,7 veces el ebitda de la española. Fuentes financieras aseguran que el tamaño, la tecnología y el crecimiento de Gamesa justifican pagar un múltiplo mayor que el desembolsado por AWP. 

Pero esta operación no es solo a dos bandas. Hay un tercero en liza. Es la eléctrica Iberdrola, que desempeña un papel estelar en la negociación. No puede ser de otra forma, puesto que es el mayor accionista de Gamesa, con un 19,7% del capital. Es decir, cualquier intención de la empresa presidida y dirigida por Joe Kaeser en Gamesa debe contar con el beneplácito de la compañía comandada por Ignacio Sánchez Galán. Por eso, y ya con el apoyo de Deutsche Bank, al que Siemens había dado el mandato de preparar la operación, la compañía alemana llevaba semanas negociando con Iberdrola. 

A los precios actuales, la operación dejaría jugosas ganancias en las arcas de la eléctrica. Según las cuentas auditadas de 2014, Iberdrola tenía valorada contablemente su participación en Gamesa en 475,3 millones de euros. En estos momentos, el 19,7% del capital de la eólica vale en el mercado 941,3 millones de euros, con lo que obtendría unas plusvalías de 466 millones de euros

Sentido estratégico

Con los reconocimientos realizados este viernes, solo el precio o una ecuación de canje abusiva por alguna de las partes daría al traste con la operación. Por lo demás, tanto desde el sector eólico como desde el financiero se da la bendición a una operación que cuenta con sentido estratégico. 

Parque eólico con aerogeneradores de Gamesa en Uruguay. (EFE)
Parque eólico con aerogeneradores de Gamesa en Uruguay. (EFE)

La división de energía eólica de Siemens está posicionada fundamentalmente en Europa y Estados Unidos y, sobre todo, es muy fuerte en los parques eólicos marinos ('offshore'). De hecho, Siemens fue pionera en este segmento, al instalar el primer parque en Dinamarca en 1991. Sin embargo, flaquea en su presencia en los mercados emergentes y en su capacidad en los parques terrestres ('onshore'). O lo que es lo mismo, las dos áreas -emergentes y 'onshore'- en las que el sector y los márgenes tienen más potencial y en las que, particularmente, Gamesa cuenta con una potente posición. Por tanto, los activos de la empresa española complementarían y reforzarían el negocio y la presencia internacional de Siemens.  

Y aún hay más. Con este zarpazo, Siemens se desquitaría del revés que supuso el rechazo de su oferta por la división energética de la francesa Alstom, que prefirió la propuesta de la estadounidense General Electric, y crearía el líder mundial en el mercado eólico, por delante de la danesa Vestas y, precisamente, de la división eólica de General Electric. "Tendría sentido estratégico para Siemens porque pasaría a ser el líder mundial por cuota de mercado en renovables", afirman los analistas de Bankinter. Según los datos de las consultoras Make Consulting y BTM Navigant, la suma de Siemens y Gamesa desembocaría en una sociedad con una cuota de mercado próxima al 15%, por encima de las que poseen Vestas y General Electric.  

Siemens, además, se encontraría con una empresa en crecimiento. De perder 659 millones en 2012, ejercicio en el que la empresa ejecutó un profundo saneamiento para reestructurar su negocio, Gamesa pasó a ganar 92 millones en 2014 y 126 millones en los nueve primeros meses de 2015. Además, sus ventas, de 1.953 megavatios (MW) en 2013, crecieron hasta los 2.623 MW en 2013 y en 2017 podrían llegar hasta los 3.500-3.800 MW, tal como se recoge en su plan estratégico 2015-2017. Y lo mismo ocurre con la rentabilidad, puesto que su margen sobre el resultado antes de impuestos e intereses (ebit) alcanzó el 8,1% al cierre del tercer trimestre, frente al 6,4% de 2013.

En ebullición

Las negociaciones de Siemens y Gamesa -e Iberdrola- certifican a su vez que el sector se encuentra en plena ebullición. Desde la industria eólica reconocen que "este proceso de consolidación era esperado tras la crisis" y que las compras evidencian que se trata de "uno de los sectores de moda en el mundo".  

Perspectivas sobre la capacidad instalada en energía eólica en el mundo. Fuente: WGEC.
Perspectivas sobre la capacidad instalada en energía eólica en el mundo. Fuente: WGEC.

Este protagonismo encaja con una industria en la que la competencia es global, es decir, una realidad que exige tamaño y capacidad financiera para competir. Pero es que, además, las previsiones reflejan crecimientos anuales de doble dígito en la capacidad eólica instalada hasta 2019 -ver gráfico-.

Según los cálculos del Consejo Mundial de la Energía Eólica (GWEC, en sus siglas en inglés), entre 2016 y 2019 se instalarán entre 55.000 MW y 66.500 MW al año. Estos incrementos desembocarán a su vez en una capacidad total de 661.100 MW, un 80% por encima de los niveles de finales de 2014. La tarta, por tanto, está creciendo. Y Siemens quiere la porción más grande. 

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ÚLTIMOS VÍDEOS

En Primera Plana (Spotlight) Trailer Subtitulado HD
Historia de una pasión - Trailer subtitulado en español (HD)
MUSTANG (Tráiler Oficial España)

ºC

ºC