cuidado, viajero

Los trucos más frecuentes que usan para robarte cuando creen que eres un turista

Lejos de nuestro entorno nos volvemos presa fácil. Lo importante es disfrutar de la estancia en el extranjero, pero hay que andarse con cuidado para no ser víctimas de estafas

Foto: El aeropuerto es uno de los lugares preferidos de los carteristas. (iStock)
El aeropuerto es uno de los lugares preferidos de los carteristas. (iStock)

Ser turista nunca había sido tan fácil y popular. Durante el verano, las ciudades se llenan de viajeros hipnotizados por el trajín de monumentos y gentes que desfilan ante sus ojos. Y es ahí cuando, como insectos atraídos por la luz, brotan los ladrones, sus timos y engaños.

En España son los extranjeros los que sufren la lacra de los carteristas, sobre todo en Madrid y Barcelona. Pero fuera somos nosotros los que tenemos que andarnos con cuidado. Lejos de nuestro entorno, nos volvemos presa fácil: no conocemos las costumbres del lugar y solemos confiar fácilmente en los locales. Por eso, el viajero Peter John ha desvelado en su libro 'Around the World in 80 Scams' algunas de las estafas más comunes que sufren los turistas (o aquellos que lo parecen) cuando visitan el extranjero.

Crean una distracción

Foto: iStock.
Foto: iStock.

El robo de la mancha es uno de los más utilizados. En concreto, suelen seleccionar a los turistas más acaudalados (a los que tienen pinta de portar más dinero). A continuación, se chocan con ellos y les manchan con un líquido elaborado con mostaza, agua y tinte de pelo. Finalmente, les ofrecen su ayuda para limpiarles y es en el caos del momento cuando un cómplice suele llevarse su equipaje, dinero o alguna que otra pertenencia personal. También es común dejar caer las llaves y esperar a que el turista se arrodille para recogerlas o incluso liarle en una conversación sobre un falso anillo perdido. Pretextos hay de todos los colores. Sin ir más lejos, el mes pasado fueron detenidas dos personas cerca de la catedral de Girona que estaban intentado robar el bolso de una turista a través de estos métodos.

Se pueden hacer pasar por policías: te harán creer que hay un problema con tu visa o pasaporte y te querrán multar por ello

​Descuidos en el hotel o aeropuerto

Durante el trajeteo del proceso de 'check in', ya sea en el aeropuerto o en un hotel, el turista es la víctima perfecta. También hay que tener cuidado en los controles de seguridad. Ten en cuenta que suelen ser más de dos: uno monta un número en el detector de metales, suena la alarma y, aprovechando la confusión, otro rápidamente roba tu portátil o teléfono desde la bandeja. Al respecto, la Administración de Aviación Federal de EEUU advierte que ya ha habido casos en sus aeropuertos.

Hacerse pasar por policías

Algunos de estos ladrones se hacen pasar por una fuente de autoridad, como bien pueden ser los policías. Por ejemplo, te podrían pedir tu cartera con el pretexto de cerciorarse de que no tienes dinero falso y se las apañará para devolvértela con menos sin que te des cuenta. Otras veces, te harán creer que hay un problema con tu visa o pasaporte y te querrán multar por ello. Sin embargo, en ocasiones son los verdaderos policías los que se aprovechan de su poder para amenazar al visitante y pedir dinero a cambio.

Falsas amistades

Seguro que hay personas muy amables por el mundo que de verdad quieren lo mejor para el turista, pero, a veces, la insistencia esconde un objetivo menos loable. Desconfía de aquellos que se convierten en amigos en cuestión de minutos. En Shangai saben de lo que hablamos. En este caso, jóvenes chinos, con una amabilidad sospechosa, se ofrecen a mostrar algún aspecto de su cultura. Y los turistas pican el anzuelo. Se acercan con el pretexto de que quieren practicar inglés y acaban por arrastrar al visitante a una ceremonia del té o a algún centro de masaje. El timo consiste en nunca enseñar los precios. Todo comienza si decir ni 'mu' y cuando haya dado tres sorbitos llega la sorpresa: una factura de miles de euros.

Si encuentras unos billetes de avión muy baratos en una web poco conocida, desconfía. Podría ser un timo, sobre todo si te piden pagar en efectivo

El truco de los billetes de avión

Foto: iStock.
Foto: iStock.

No lo puedes creer. Has buceado durante horas para encontrar los mejores precios y, por fin, has dado una web que ofrece el destino perfecto a un coste de ganga. La página no te suena mucho, pero es que es 'taaaan' barato… Les llamas y te piden reunirte con ellos y pagar en efectivo. Tienen labia y pretextos suficientes para convencerte. Una vez los consigas, el verdadero comprador cancelará el billete, recuperará el dinero y te dejará con cara de tonto.

La llamada nocturna

Alguien llama en medio de la noche. Te dicen que son la recepción del hotel, que han sufrido un problema informático y que necesitan tus datos de nuevo. Solo quieres volver a dormir, así que les das todo lo que te pidan. Lo más probable es que a la mañana siguiente descubras que alguien te ha sustraído dinero de la cuenta. Pista: no eran del hotel.

'Not so selfie'

Foto: iStock.
Foto: iStock.

No falla, en cualquier punto turístico del planeta veremos decenas, si no cientos, de turistas con el móvil en la mano. Los selfies, los palos, las sonrisas; es una escena muy del siglo XXI. Y, cómo no, los ladrones se aprovechan de ello. Tanto es así que en 2015 la policía portuguesa pidió a los turistas que no abusen de los autorretratos para evitar robos por descuidos. La campaña tenía como título 'Not so selfie' y se limitaba a las grades ciudades, Lisboa y Oporto.

Comida para llevar

No importa lo hambriento que estés. Si alguien pasa por la resquicio de tu puerta de hotel unos menús de comida, no llames. Puede que suene muy apetitoso, pero lo más probable es que pidan los detalles de tu tarjeta y tu comida no llegue nunca.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios