Desde hace décadas España recibe a los extranjeros con los brazos abiertos… hasta a ahora
Los ciudadanos de Barcelona, Madrid, Valencia y Palma de Mallorca reciben a millones de turistas todos los años y los visitantes, afirman, han convertido las vidas en un auténtico infierno. La masificación, el ruido y los edificios convertidos en hoteles clandestinos, son inherentes al “turismo de borrachera” y eso ha generado el rechazo absoluto de quienes sufren las consecuencias.
Sinfiltros.com viaja a Barcelona, Madrid y Valencia para ver las consecuencias que el turismo masivo está teniendo en las vidas de los vecinos. 

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios