Joaquín Achúcarro, académico honorario de San Fernando

  • Pantalla completa
El pianista bilbaíno posa como académico honorario. (Real Academia)
1 de 7
Comparte la fotografía

El pianista bilbaíno posa como académico honorario. (Real Academia)

Otra imagen de la ceremonia, celebrada hace unos días en la Ral Academai de las Bellas Artes de San Fernando.
2 de 7
Comparte la fotografía

Otra imagen de la ceremonia, celebrada hace unos días en la Ral Academai de las Bellas Artes de San Fernando.

Momento de imposición de la medalla al pianista bilbaíno.
3 de 7
Comparte la fotografía

Momento de imposición de la medalla al pianista bilbaíno.

El músicologo José Luis García del Busto, uno de los que propusieron la candidatura de Achúcarro. (Real Academia)
4 de 7
Comparte la fotografía

El músicologo José Luis García del Busto, uno de los que propusieron la candidatura de Achúcarro. (Real Academia)

Joaquín Achúcarro como nuevo académico honorario. (Real Academia)
5 de 7
Comparte la fotografía

Joaquín Achúcarro como nuevo académico honorario. (Real Academia)

Joaquín Achúcarro a su llegada a la Academia. (Real Academia)
6 de 7
Comparte la fotografía

Joaquín Achúcarro a su llegada a la Academia. (Real Academia)

Desde 1987 el pianista bilbaíno Joaquín Achúcarro formaba parte de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando como académico correspondiente, una consideración que el pasado domingo cambió para pasar a formar parte del selecto grupo de académicos honorarios de la prestigiosa entidad. En la ceremonia, que estuvo dividida en dos partes, Achúcarro interpretó al piano una selección de piezas de Debussy, Falla y Ravel, tras pronunciar su discurso de ingreso.

El crítico musical García del Busto elogió la sólida trayectoria del pianista y evocó sus cualidades profesionales y humanas. En su "laudatio" destacó especialmente la vocación investigadora de Achúcarro, derivada de la consciencia de que la música importante guarda sutiles matices en su partituras, solo des velados a través de una paciente investigación. La búsqueda de la verdad es la esencia del modo de entender la música por el maestro, en palabras de García del Busto, perseguir "la verdad musical y hacerla aflorar para sentir su profundo contenido y comunicarlo a los oyentes, a quienes hay que emocionar más que deslumbrar". 

En su discurso de ingreso, titulado "Música y lenguaje, hermanos" Achúcarro aludió a los componentes esenciales de la emoción, sensación y estado de ánimo para enfrentarse a la creación artística. "Yo siempre he buscado la verdad que hay debajo del virtuosismo. No he querido apabullar con exhibiciones atléticas sino convencer sugiriendo la belleza y el misterio de la música" expresó el pianista para explicar su manera de entender la música. 

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios