'Se va mi sombra pero yo me quedo', la fotografía del Romanticismo

  • Pantalla completa
'Pareja echando leña a la chimenea', imagen anónima fechada en 1860 y tomada con un par estereoscópico.
1 de 15
Comparte la fotografía

'Pareja echando leña a la chimenea', imagen anónima fechada en 1860 y tomada con un par estereoscópico.

'Grupo de señoras y caballeros', imagen anónima copia de Gaudin. Este tipo de técnica utilizaba una cámara que permitía una variación de encuadre.
2 de 15
Comparte la fotografía

'Grupo de señoras y caballeros', imagen anónima copia de Gaudin. Este tipo de técnica utilizaba una cámara que permitía una variación de encuadre.

'El bautizo en Francia' imagen anónima pintada en acuarela alrededor de 1860. Gracias a un visor especial, tras ser montadas sobre cartón se reproducía el efecto óptico deseado.
3 de 15
Comparte la fotografía

'El bautizo en Francia' imagen anónima pintada en acuarela alrededor de 1860. Gracias a un visor especial, tras ser montadas sobre cartón se reproducía el efecto óptico deseado.

'Niños con disfraz' utiliza las acuarelas para plasmar el color de las vestimentas de los protagonistas.
4 de 15
Comparte la fotografía

'Niños con disfraz' utiliza las acuarelas para plasmar el color de las vestimentas de los protagonistas.

'La gallina ciega', imagen de 1860 en la que se representaba a un jóvenes jugando.
5 de 15
Comparte la fotografía

'La gallina ciega', imagen de 1860 en la que se representaba a un jóvenes jugando.

Uno de los fines de la fotografía en el Romanticismo era reflejar la realidad, como en esta imagen titulada 'Mujer barriendo'.
6 de 15
Comparte la fotografía

Uno de los fines de la fotografía en el Romanticismo era reflejar la realidad, como en esta imagen titulada 'Mujer barriendo'.

'Niños en un jardín con una burbuja', imagen anónima fechada a finales del siglo XIX.
7 de 15
Comparte la fotografía

'Niños en un jardín con una burbuja', imagen anónima fechada a finales del siglo XIX.

'Estudio de pintura', tomada en 1860 por un autor anónimo.
8 de 15
Comparte la fotografía

'Estudio de pintura', tomada en 1860 por un autor anónimo.

'Obrador de pintura', otra de las imágenes que utiliza la acuarela para describir la variedad cromática de la estancia.
9 de 15
Comparte la fotografía

'Obrador de pintura', otra de las imágenes que utiliza la acuarela para describir la variedad cromática de la estancia.

La misma imagen tal y como se captó originalmente en 1860, positivada en un papel albuminado al que se colocaba detrás un papel fino o tisú.
10 de 15
Comparte la fotografía

La misma imagen tal y como se captó originalmente en 1860, positivada en un papel albuminado al que se colocaba detrás un papel fino o tisú.

'Prestidigitador', imagen en acuarela de 1860. La técnica denominada tissue podía ser pintada y agujereada para lograr efectos de color y luz.
11 de 15
Comparte la fotografía

'Prestidigitador', imagen en acuarela de 1860. La técnica denominada "tissue" podía ser pintada y agujereada para lograr efectos de color y luz.

'Mujeres cosiendo', imagen anónima copia de Charles Gaudin.
12 de 15
Comparte la fotografía

'Mujeres cosiendo', imagen anónima copia de Charles Gaudin.

'Habitación del palacio de St. Cloud', copia de Florent Grau tomada en 1858.
13 de 15
Comparte la fotografía

'Habitación del palacio de St. Cloud', copia de Florent Grau tomada en 1858.

'Damas con joyero', fotografía anónima de 1860, otra de las imágenes que podemos encontrar en la exposición.
14 de 15
Comparte la fotografía

'Damas con joyero', fotografía anónima de 1860, otra de las imágenes que podemos encontrar en la exposición.

 

Hasta el próximo 13 de mayo, el Museo Nacional del Romanticismo acoge la exposición 'Se va mi sombra pero yo me quedo, ilusión y fotografía en el Romanticismo', con varias de sus salas recreando 20 fotografías históricas de la época. Una muestra que pretende unir la fotografía y la realidad, gracias a los diferentes ambientes que se han confeccionado para permitir al visitante conocer cómo eran las tertulias, los bailes de máscaras, o los juegos que entretenían a los burgueses. 

Las fotografías de la muestra quedan así contextualizadas, creando un diálogo y mostrando las distintas actividades de carácter público o privado, que tendrían lugar en el interior de un palacio. Cada una de las imágenes se convierte en una mirilla, con la que se recrea la vida de los protagonistas en diferentes estancias. Para mejorar la experiencia del visitante, el Museo Nacional del Romanticismo ha dispuesto un montaje que permite apreciar las distintas técnicas fotográficas de la época, a través de visores especiales que replican los que se utilizaban entonces. Una elección que permite apreciar además los juego ópticos que se desarrollaron a lo largo de la historia de la fotografía.

'Se va mi sombra pero yo me quedo', que toma su título de un poema de la escritora romántica Carolina Coronado, cuenta con cuatro 'cartes de visite' sirven para plasmar la importancia que los retratos personales tuvieron en los inicios de la fotografía. La técnica de los pares estereoscópicos permitía observar una imagen plana en tres dimensiones, mientras que los "tissues" son uno de los ejemplos más delicados de la fotografía decimonónica. Por último, el juego óptico denominado megaletoscopio cuenta con dos piezas expuestas, que se exponen con una caja con luz transmitida para apreciar los juegos de color de la imagen. 

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios