El mundo de la cultura sangra con la valla

  • Pantalla completa
Fernando León de Aranoa
1 de 14
Comparte la fotografía

Fernando León de Aranoa

Maxim Huerta
2 de 14
Comparte la fotografía

Maxim Huerta

Juana Acosta
3 de 14
Comparte la fotografía

Juana Acosta

Carmen Ruiz
4 de 14
Comparte la fotografía

Carmen Ruiz

Emmanuel Toumar
5 de 14
Comparte la fotografía

Emmanuel Toumar

Ana Labordeta
6 de 14
Comparte la fotografía

Ana Labordeta

Mónica Runde
7 de 14
Comparte la fotografía

Mónica Runde

Marta Poveda
8 de 14
Comparte la fotografía

Marta Poveda

Jelen Morales
9 de 14
Comparte la fotografía

Jelen Morales

Oscar Aibar
10 de 14
Comparte la fotografía

Oscar Aibar

Tatiana Chorot
11 de 14
Comparte la fotografía

Tatiana Chorot

Teresa Nieto
12 de 14
Comparte la fotografía

Teresa Nieto

Susanna Griso
13 de 14
Comparte la fotografía

Susanna Griso

"¿En qué sociedad vivimos?¿Qué pasaría si nosotros no pudiéramos pasar de los Pirineos?". Esas son las preguntas que surgieron en la cabeza del fotógrafo Luis Gaspar al ver las noticias llenas de sucesos sobre inmigrantes heridos al intentar pasar la valla que separa España de África.

Tuvo claro que tenía que hacer algo para denunciar una situación inhumana. Cogió su cámara de fotos, compró una concertina y enfrentó a gente a las cuchillas por las que pasan aquellos que quieren entrar en nuestro país.

El resultado es la exposición Vallados, que a partir de este jueves estará en el Ateneo de Madrid y que, como confiesa su autor a El Confidencial: "Quiero que sea un aldabonazo a esta extrema seguridad que solo nos hace sentir más indefensos".

Casi 100 fotografías en las que gente del mundo de la cultura como Fernando León de Aranoa, Carmen Ruiz, Maxim Huerta, Juana Acosta, Aída Folch o Ana Labordeta tuvieron toda libertad para interactuar con lo que Gaspar considera "un instrumento de tortura medieval".

Sin planificación, dejándo que la fotografía surgiera sola, los improvisados modelos llegan a sangrar, desgarrarse su ropa y arañarse para clamar contra una injusticia que los gobiernos siguen permitiendo.

Luis Gaspar tiene claro que nadie puede estar a favor de estas concertinas y que estas medidas no evitan que la gente quiera llegar a España. "Lo único que hacen es estigmatizar a la gente que las salta y que están desesperados. Una marca como la que se podía poner en el pasado a los homosexuales o a los judíos" añade a este periódico.

Vallados pretende concienciar y abrir los ojos ante una realidad que empieza, por desgracia, a ser habitual.

 

 

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios