El surrealismo y el sueño

  • Pantalla completa
René Magritte. 'El arte de la conversación', 1963.
1 de 14
Comparte la fotografía

René Magritte. 'El arte de la conversación', 1963.

409THYSSEN- 057
Salvador Dalí. 'Sueño causado por el vuelo de una abeja alrededor de una granada un segundo antes de despertar'. 1944.
2 de 14
Comparte la fotografía

Salvador Dalí. 'Sueño causado por el vuelo de una abeja alrededor de una granada un segundo antes de despertar'. 1944.

toulouse lautrec 021
André Masson. 'En la torre del sueño', 1938.
3 de 14
Comparte la fotografía

André Masson. 'En la torre del sueño', 1938.

409THYSSEN- 155
Dora Maar. 'Sin título (mano-Concha)', 1934.
4 de 14
Comparte la fotografía

Dora Maar. 'Sin título (mano-Concha)', 1934.

Giorgio De Chirico. 'El doble sueño de primavera', 1915.
5 de 14
Comparte la fotografía

Giorgio De Chirico. 'El doble sueño de primavera', 1915.

Leonora Carrington. 'El templo de la palabra', 1954.
6 de 14
Comparte la fotografía

Leonora Carrington. 'El templo de la palabra', 1954.

Salvador Dalí. 'Los esfuerzos estériles / Cenicitas', 1927‐28.
7 de 14
Comparte la fotografía

Salvador Dalí. 'Los esfuerzos estériles / Cenicitas', 1927‐28.

17_DALI
Salvador Dalí. 'El hombre invisible', 1929‐32.
8 de 14
Comparte la fotografía

Salvador Dalí. 'El hombre invisible', 1929‐32.

24_DALI
Paul Delvaux. 'La Venus dormida', 1944.
9 de 14
Comparte la fotografía

Paul Delvaux. 'La Venus dormida', 1944.

Sleeping Venus
Joan Miró. 'Mujer en la noche', 1973.
10 de 14
Comparte la fotografía

Joan Miró. 'Mujer en la noche', 1973.

Oscar Domínguez. 'Recuerdo de París', 1932.
11 de 14
Comparte la fotografía

Oscar Domínguez. 'Recuerdo de París', 1932.

Salvador Dalí. 'La miel es más dulce que la sangre', 1941.
12 de 14
Comparte la fotografía

Salvador Dalí. 'La miel es más dulce que la sangre', 1941.

Paul Delvaux. 'Mujer ante el espejo', 1936.
13 de 14
Comparte la fotografía

Paul Delvaux. 'Mujer ante el espejo', 1936.

503THYSSEN- 520,
Querían que empleáramos el sueño para resolver los problemas fundamentales de la vida, reivindicaban la sorpresa, lo maravilloso, la imaginación y la libertad, pero no aprendimos más que a mitificarles. Los surrealistas se transformaron en una leyenda a la que adoramos y coleccionamos. Como en esta exposición del Museo Thyssen. 
Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios